17 Principios raros que me llevaron a conseguir 10.000$ el mes pasado (acompañados de videoclips)

Todas aquellas  cosas genuinamente raras en las que creo han contribuído a mi exitoso salto desde la pobreza a la riqueza de mi vida actual, en la que dirijo una empresa basada en la enseñanza de magia y la readacción en la red social.

La empresa la dirijo nada menos que desde una isla tropical (sí, sé que es un cliché, pero bueno, ¡la isla es impresionante!), y hace poco celebré mi primer ingreso mensual de 10.000$.

Un poco acerca del negocio

Mi empresa de coaching y enseñanza ha estado completamente descalza y supuso muchas visitas al banco de alimentos y mucho pernoctar en el sofá de amigos en sus inicios. No ha contado con financiación parental, ningún “sugar daddy”, ni nada por el estilo.

Me describiría como una “mujer hecha a sí misma” pero no me gusta ese término, ya que la verdad es que he sido criada en toda mi rareza por una multitud de personas, así que soy una mujer hecha por una comunidad (específicamente, una mujer formada en Pittsburgh).

Un poco sobre lo raro

Cuando la gente empieza a conocerme, normalmente se sorprenden al saber que soy capaz de realizar de forma eficaz todas estas superconexiones y trabajo duro porque creo en algunas cosas (/tengo algunas creencias) chocantemente raras sobre los negocios, la magia y el vínculo (las relaciones).

Sé que muchos de vosotros en el territorio internauta (especialmente aquellos con inclinaciones mágicas y artísticas) sentiran curiosidad por saber las actitudes y creencias que han resultado en el logro (/manifestación) de (que me han llevado a conseguir) un ingreso de 10.000$ en el último mes, aunque sean realmente raras.

Así que me decidí a escribir todas las cosas raras en las que yo creo al 100% en este conveniente formato listado, así que esperemos que la gente pueda leerlas y de este modo pueda:

  1. aprender de ellas.
  1. saber de primera mano todo sobre mí, mis ideas extrañas y mis gustos musicales, para no tener que ocuparme de hacerlo constantemente, conmocionándolos y perturbándolos.

1. Tener es evidencia de querer, pero no siempre.

Ni siquiera voy a esmerarme en explicar este punto. Simplemente piensa en ello. Piensa realmente en ello.

¿Qué implicaría en tu vida que esto fuera verdad? ¿Estarías dispuesto a abrirte gradualmente y gozar de esto aplicado a tí mismo sin juzgarte, avergonzarte u odiarte por ello?

¿Tal vez? ¿No? Pues entonces, genial, puedes dejar de leer. No es necesario que pierdas tu tiempo conmigo y te juro que no vas a entender en absoluto lo que tengo que decir.

Porque la mayor parte de todo cuanto digo es alguna variante de “tener es evidencia de querer”.

En cuanto a mí, hubo un tiempo en que pensé que no quería vivir atrapada bajo el umbral de la pobreza. Pero tener es evidencia de querer, y en realidad una gran parte de mi alma sí quería exactamente eso.

También pensé que no quería estar en esa mierda de relaciones abusivas con hombres dementes y posesivos que me trataban como si fuera algún tipo de droga en lugar de una persona; aunque fascinantemente, la mayor parte de mi alma, de nuevo, sí que quería exactamente eso.

Sólo cuando dejé de juzgar y deshonrar la parte de mí que adoraba la pobreza y el tener hombres adictos a mí, pude interrumpir el patrón de vergüenza y autodesprecio que me mantenía queriendo (y creando) esas oscuras situaciones.

2. La magia consiste en un 10% de intención, y un 90% de liberar tu atención de tus apegos y aversiones, tus patrones habituales inconscientes, y tu vergüenza y resentimiento.

Los “Vision Board” y la Ley de Atracción más un siglo de New-Age llevaron a muchos  interesados en la magia a pensar que todo lo que necesitaban hacer era “tener intención” de algo para que esto ocurriera.

Sí y no.

Me refiero a que, tener intención de algo y hacer que ocurra, funciona totalmente si estás libre de apegos y aversiones y patrones inconscientes contraproducentes, ¿no?

¿Estás libre de tus patrones a nivel Gautama Buddha?

Si no lo estás, y esperas ser efectivo en la magia práctica, entonces yo de tí dedicaría mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho más tiempo en el trabajo de liberar tu atención de la trampa de dichos patrones y mucho, mucho, mucho, mucho, mucho menos tiempo en entender tus preciadas “intenciones”.

La atención liberada es poder. La atención liberada es gozo.

Tus intenciones no valen mucho a menos que tengan toneladas de poder a sus espaldas.

Si eres en lo más mínimo como la mayoría de los humanos, prácticamente toda tu atención y todo tu poder y todo tu gozo está en este momento atrapado en una chorrada de patrones contraproducentes que se han calcificado en tu interior a lo largo de tu infancia a través de traumas, abuso y coerción, ya sean familiares, sociales o ambas.

¡Felicidades, disfrúta, peque! – firmado, el legado de la humanidad que te precede, especialmente los fundadores de la sociedad occidental.

3. En este mundo, la riqueza viene del aceptar de buena gana ser un depredador.

¿Suena a algo malo, ser un depredador?

¿Crees que los leones son malos? Porque… ellos son depredadores.

Lo diré otra vez: especialmente si estás vendiendo un servicio espiritual y emocional, como la enseñanza o el coaching y eres una mujer, necesitas escuchar esto: eres una depredadora. Eres una leona.

Si estás arruinada, probablemente sea por la misoginia sistémica y también por que todavía te ves a tí misma como un antílope indefenso (Para tu información, esto es algo a lo que la misoginia sistémica nos ha condicionado a todas las mujeres).

Ahora bien, aunque seguramente no puedas acabar con la misoginia sistémica de una vez, puedes dejar de verte como un antílope.

O no. Quiero decir, está todo bien, puedes continuar viéndote como un antílope si quieres.

Sin embargo, es probable que seas un antílope ilusorio, porque si hay una parte de tu alma que ansía hacer negocios, entonces eres una leona.

Tu presa es el ego de tus clientes potenciales: la parte de éstos que quiere resistirse profundamente al compromiso con el cambio y a admitir que necesita ayuda y orientación y por lo tanto, rendirse a dar valor a tus servicios y sabiduría a través del pago.

Como una leona, debes matar a esa presa y comértela entera si quieres permanecer en el mundo de los negocios.

Así que, ¿quieres admitir que eres una leona, o quieres continuar pretendiendo ser un antílope?

Consigues dar mucha más pena como una antílope indefensa, en apuros, en la ruina espiritual y súper básica; también así consigues la aprobación de hombres inseguros que no se sienten amenazados por ti ¡ y además la continua afirmación por parte de tus arruinadas amigas espirituales antílope!

4. La Magia no es “espiritual”; tiene alma.

Plantéatelo de esta forma: todos tenemos un cuerpo, un alma y un espíritu.

Nuestro cuerpo es nuestro cuerpo (piel y huesos y demás). La parte que permanecerá en la tierra cuando mueras. La parte que tendrá que enterrarse o cremarse. Ya sabes, esas cosas.

Nuestro espíritu es nuestra consciencia, nuestra mente. ¡La parte de nosotros que elabora todas aquellas grandes intenciones!

Nuestra alma es la parte de nosotros que media entre nuestro cuerpo y nuestro espíritu. Podríamos llamarla nuestra sombra y ánima / animus, o inconsciente creativo, o nuestro genio personal.

El misticismo trabaja principalmente con el espíritu.

La magia trabaja principalmente con el alma, para crear efectos pragmáticos en el cuerpo y en el mundo.

Por eso los magos usan objetos físicos: hierbas y velas y aceites y esculturas y pinturas y sacos mojo y ofrendas de comida –¡babas y caracoles!

Los usamos porque estamos trabajando a nivel simbólico, imaginal, el nivel de la interrelación entre el espíritu y el cuerpo, el nivel del sueño y la metáfora y la poesía y el arte.

El misticismo (y sus acompañantes el dogma y la mojigatería) tienden ser populares entre la gente que es tan rica o privilegiada que apenas saben lo que hacer consigo mismos.

Estoy segura de que puedes evocar fácilmente en tu mente a personas que has conocido que nunca en sus vidas han tenido que preocuparse por cómo iban a pagar el alquiler o comprar comida, gente que nunca han tenido que defenderse de ataques de cualquier clase (que te dirán que la brujería y la magia son ocupaciones bochornosas, poco espirituales y vulgares).

Los exclusivos místicos espiritualmente orientados o bien se vuelven remilgados con el dinero, el nacimiento, la muerte, el sexo y el ajetreo o bien se meten en una especie de cursi negación de que haya algo que de verdad esté jodido o que dé miedo en el mundo. Una pista: hay muchas cosas jodidas y que dan miedo en el mundo.

La magia y la brujería, por otro lado, tienden a ser populares entre la gente que necesita apurarse para vivir, y que han visto la cara oscura de esta tierra.

En otras palabras, la magia es popular entre la gente que no se da el lujo de evitar su alma para proteger la pureza brillante e imaginaria de su espíritu.

5. Jesucristo era un brujo de primera clase.

Soy una gran fan de Jesús y lo cito constantemente, lo que desquicia un poco a la gente, especialmente considerando que al mismo tiempo hablo siempre de que soy una bruja y de la magia, del ritual, etc., etc.

Pensad en ello, gente, Jesús fue obviamente un brujo al que le iba la fiesta.

“¿Qué? ¿No hay más vino? Pasadme el agua y apartaos, gente – ¡Bam! ¡Que siga la fiesta!”

“Es cierto, mi madre tenía catorce años cuando me dio a luz en esa locura de establo con cabras por todos lados, y después llegaron a la escena aquellos tipos persas…”

“Oooh, vaya tela, ¿nos hemos quedado sin comida? Esperad, esperad, esperad, ¡no os vayáis todavía! Un momento, dadme esas hogazas y esos peces; ¡Eeeeeeea, ahora! ¡Sandwiches de pescado para todos!”

“Guay, pues ¿dónde se juntan todas las perras y los estafadores? ¿Me puedes indicar cómo llegar?”

“Sí, mi gente me llevó al Templo un montón desde pequeño, pero cuando tenía como 13 años, fue como, que les jodan, ¿sabes? Yo ya estoy en mejores términos con el Señor que ellos, ¡y eso que sólo soy un niño idiota!”

En cualquier caso, para mi es obvio. Jesús no era un místico.

Jesús era un brujo sexi, mago, chamán, hechicero y sanador, y uno de los más consumados.

Aterrorizó tanto al Imperio Romano que lo tuvieron que asesinar.

En otras palabras, los romanos lo quemaron por brujo. Bueno, lo crucificaron, pero ya sabes, es básicamente lo mismo. Ambos resultan en muertes tortuosas.

6. Así es fuera, como es adentro.

Esta es una variación de la verdad clásica hermética, “así es arriba, como es abajo”.

Es una premisa que es la base de toda analogía. Y sin analogía no podemos acceder a lo desconocido. La analogía es como conectamos lo conocido con lo desconocido.

El mundo a tu alrededor se corresponde exactamente con tu alma. Tanto es así que la forma más alta de iluminación en el budismo tibetano se conoce como “mahamudra”, que significa “el gran símbolo”.

Esto significa que todo el mundo es un símbolo de sí mismo, es decir, es un símbolo de ti. ¿Tiene sentido?

Probablemente no lo tenga, porque es una verdad no dualística y la estoy expresando en términos dualísticos. Pero todo el lenguaje es dualístico, es parte de su gracia.

Mientras tanto, disfrutad este video de Lana Del Rey lleno de imágenes herméticas.

7. El mundo necesita más malas perras – alias “te jodes, págame”.

Tengo muy, muy superada la misoginia en todas y cada una de sus formas, especialmente aquella en que a las mujeres y a la gente femenina se les condiciona a creer que tienen que ser “espirituales” y “buenas” y llevar a cabo interminables labores emocionales a cambio de nada.

Fuera. Esa. Mierda.

Mientras vivamos en un mundo capitalista, el dinero es la forma de expresar valor. La labor emocional como la que las mujeres y la gente femenina realiza constantemente (coaching, crianza, enseñanza, cuidados, terapia, etc., etc., etc.) es sumamente valiosa y merece ser sumamente pagada.

La razón principal que previene que las mujeres sean sumamente pagadas y valoradas por su interminable labor emocional, es el brutal y traumático abuso endémico global a mujeres, niños, y gente que manifiesta feminidad en formas no-normativas (incluyendo gente gay, bisexual, queer y trans).

Así que lo diré otra vez: Fuera. Esa. Mierda.

En otras palabras; dámelo, me lo merezco.

Y tú también.

8. Las personas desean más que nada ser vistas y sentidas de forma genuina. Si tu atención está suficientemente liberada, seras capaz de dárselo (y después convertirte en alguien apreciado e influyente).

Piensa en ello. Si tu atención está enfrascada en tus obsesiones y tus miedos, no puedes estar del todo presente con la gente, ¿verdad?

Quiero decir, todos conocemos a personas que juegan compulsivamente con sus teléfonos en lugar de experimentar el intimar con humanos de carne y hueso que están frente a ellas.

Así pues, en un mundo donde es más fácil que nunca que tu atención se vea absorbida de forma obsesiva, tener el poder de focalizar tu atención y concentrarte profunda y bellamente en la persona que tengas delante es un arte poco común.

El don de la atención exquisita siempre ha sido muy demandado, y esta demanda seguirá en aumento. Así que, si quieres ser una persona influyente y con abundancia, cultiva tu habilidad para permanecer libre de obsesiones, vivir en el momento presente, y prestar una atención exquisita a la persona que tengas frente a tí.

9. No hay razón para que tú o ningún otro ser humano se sienta avergonzado, nunca.

A veces cuando digo esto la gente se pone en plan de “¿Qué? ¿Acaso no crees que los violadores y acosadores y asesinos deberían avergonzarse?

Ante lo cual me pongo en plan de: “Ehh, joder, no. Para empezar, si no fueran arrastrados por la vergüenza y toda la disociación y la alienación que la vergüenza acarrea, no podrían tratar a otros humanos como objetos”.

Y después a veces esa gente me mira y se quedan como “¿Y qué me dices sobre los psicópatas y sociópatas y narcisistas? ¡Ellos no sienten vergüenza, aunque deberían sentirla!”.

No sé muy bien que lo que decir al respecto, aparte de que es absolutamente obvio para mi que en verdad lo único que sienten los psicópatas y sociópatas y narcisistas es vergüenza. Sienten vergüenza tan a menudo y tan profundamente que eso les previene de sentir compasión.

En otras palabras, después de muchas horas de meditación sobre el tema, me resultó claro que la vergüenza es la fuente de la violencia y el trauma, no un bálsamo preventivo.

Por lo tanto, cuandoquiera que percibo vergüenza o juicios que emanan en mi, hago todo lo que está en mis manos para liberarlos inmediatamente, ya que sé que es completamente inútil.

El valor primario de la vergüenza es el ser un instrumento de control. Si puedes conseguir que alguien se sienta avergonzado de sí mismo, puedes conseguir que se sienta miserablemente alienado de su propia alma. Y si puedes conseguir que se sienta miserablemente alienado de su propia alma, entonces puedes hacer que se vuelva adicto a algo.

Y si puedes hacer que alguien se vuelva adicto a algo, entonces es simplísimo manipularle, tan sólo regulando su acceso al objeto de su adicción.

¡Ta-chan! He aquí la sociedad consumista oligárquica en resumidas cuentas.

10. El poder viene de abrazar las partes de ti mismo de las que más bien querrías deshacerte.

Cuando la mayoría de la gente habla de la importancia del “trabajo con la sombra” percibo que se refieren más bien a una versión bastante pobre y suavizada del mismo.

Parece que la gente se imagina que el “trabajo con la sombra” es algo que puedes completar en una tarde lluviosa de domingo anotando citas de Jung y marcándolas en la lista.

Emmmmmmmmmm. No del todo.

En mi experiencia, la integración de la sombre es la integración de tu propio inconsciente creativo, y es un proceso que te sacude por completo, hasta la médula, y desmantela todo lo que pensabas que eras.

Te suelta un rollo más extraño y hardcore desde el otro lado. Como Die Antwoord.

Si sobrevives el encuentro con tu sombra, entonces te vuelves mágica y prácticamente poderosa y vital.

La clave está en no matarte a ti o nadie por el camino.

El meollo del asunto y los detalles sobre cómo alcanzar la integración de esta sombra es el contenido principal de lo que enseño a la gente a hacer cuando tratamos la magia práctica, porque cuando tienes una sombra integrada, entonces consigues una atención liberada, lo cuál significa… poder y gozo.

11. Toda identidad está vacía, es fluida, y está constantemente sujeta a evolución.

La mayoría de la gente es ineficiente porque quiere aferrarse por encima de todo a una identidad sólida para sí misma. Todos queremos sentirnos sólidos, seguros, reales.

¡Y la gracia de este planeta es que eso es lo único que nunca podrás hacer! ¿Por qué? Porque no es posible que nada tenga una identidad sólida y segura, ya que la existencia de una identidad implica que tiene que haber un par de algo (por ejemplo “esto” es idéntico a “aquello”; tienes que tener tanto “esto” como “aquello” para tener una identidad), por lo cual la identidad implica una dualidad, y la realidad es no-dual.

En otras palabras, sé que parece que tú eres un sujeto y que el resto del mundo es objeto sólido de tu experiencia subjetiva, pero, resulta que eso es una ilusión.

Es una ilusión de solidez perforada frecuentemente por sueños nocturnos, pero nuestra cultura actual está realmente empeñada en negar la importancia y la realidad de los sueños.

Es difícil describir la situación actual en la que vivimos mejor de lo que lo hizo Bill Hicks en su elaborada expresión sobre cómo sonaría un presentador del Noticiero que diera noticias reales (en lugar de la monótona recitación de guerras y política):

“Hoy, un joven drogado con ácido se dio cuenta de que toda la materia es meramente energía condensada a una vibración baja, que todos somos una consciencia que se experimenta a sí misma subjetivamente, que no existe tal cosa como la muerte, que la vida es sólo un sueño, y nosotros somos un producto de nuestra imaginación. A continuación, Tom con el Tiempo.”

12. Todos creemos que queremos sentirnos satisfechos, pero la verdadera satisfacción es humillante e insoportable porque mata nuestro ego, basado en la autocompasión y la carencia.

Tus pensamientos te dirán constantemente que quieres ser más rico, más amado, más sano, etc., etc., de lo que ya eres.

De lo que no te das cuenta es de que tus pensamientos te están mintiendo en toda tu cara.

¿Por qué nos mienten? Porque en realidad abrirse a recibir ese dinero en efectivo, ese amor, esa salud y genialidad es un proceso doloroso y humillante.

Este proceso destruye el ego que has construido en torno a la autoimagen que tienes de tí mismo como alguien que ha sufrido largo tiempo, sobrecargado, oprimido, de quien se han aprovechado, incomprendido, necesitado, etc.

La satisfacción de todo lo que crees querer implica la destrucción de todo lo que actualmente piensas que eres.

Casi nadie quiere la destrucción de todo lo que actualmente piensa que es porque (ver más arriba) todos estamos atrapados en una búsqueda ferviente, desesperada, para llegar a aferrarnos a una identidad sólida.

13. La “adicción” es sinónimo de posesión diabólica, y todos estamos aquejados de ella.

¿Has hablado alguna vez a algún amigo tuyo que adicto a las drogas mientras deseaba intensamente una dosis (o a tu madre cuando estaba desesperada por tomar chocolate, o a tu padre cuando estaba amargadísimo porque su equipo deportivo perdía, o a tu novio cuando defendía su derecho a consumir porno?) y te quedaba 100% claro que no estabas hablando realmente a tu amigo (o a tu madre o padre o novio), sino que estabas hablando con la adicción en sí misma?

Bueno, yo sí.

A veces no es siempre tan obvio, pero es siempre verdad: el estar poseído por un demonio significa que hay una inteligencia que se ha apropiado de tu cuerpo y tu mente que no está en verdad interesada en el bienestar de tu cuerpo y tu mente.

Y eso es la adicción; es una fuerza que te aprisiona, una inteligencia que opera hasta que te destruye. Actualmente opera en todo el mundo y hace un fantástico trabajo destruyéndolo.

Yo veo mi misión en la vida como la liberación de mí misma de esa adicción en todas sus formas y el ayudar a otros a liberarse.

Algo importante que recalcar es lo siguiente: el abuso de drogas, compras, porno,  azúcar, deportes, apuestas o lo que sea, es sencillamente el síntoma de la adicción.

14. El fin del sufrimiento es la voluntad de gozar de la sensación abrumadora (por ejemplo, el dolor) en lugar de intentar negarla. Esto lo llamo perversión (kink) existencial, y es lo único que me ha funcionado para salir de mis patrones enquistados del trauma que sufrí después de ser acosada sexualmente y violada cuando era joven.

Prácticamente todas las mujeres que he conocido han sido acosadas, violadas, o cuanto menos asaltadas, por cierto.

No hay nada raro en ser una mujer o persona femenina y que hayas sido acosada, maltratada, violada, golpeada, forzada, agredida; eso en verdad es bastante común en nuestro mundo.

Lo repetiré una vez más: no hay nada raro o extraño o excepcionalmente vergonzoso en ser una mujer que ha sido acosada, maltratada, violada, golpeada, forzada y agredida; tristemente, esa es condición normal de ser una mujer en este mundo.

Hago énfasis en la verdad de lo ordinario de estas profundas violaciones porque honestamente durante mucho tiempo no me di cuenta de lo totalmente ordinario que es, y cuando me di cuenta de lo total y generalizadamente ordinario de esta violencia, el saberlo me ayudó a liberarme.

Durante muchos años pensé que estaba excepcionalmente jodida. Nada podía estar más lejos de la verdad.

Tristemente, no estoy tan excepcionalmente jodida. Soy una persona muy ordinariamente jodida. Lo que resulta raro y excepcional en este planeta es ser una mujer o ser una persona femenina que no haya sido acosada, maltratada, golpeada, forzada, agredida, violada.

15. El dinero no es “energía verde”. Es dinero sucio, asqueroso y efectivo.

Si bien soy muy de “te jodes, págame” (ver más arriba) y amo el ajetreo, también reconozco completamente que el dinero es una construcción sumamente problemática.

¿Has leído La deuda: Los primeros 5000 años?¿O Economía sagrada?¿O El capitalismo en el siglo XXI de Thomas Picketty?¿O Genealogía de la moral?

Bueno, probablemente deberías hacerlo, pero por el momento seguiré adelante y lo resumiré para vosotros: el tipo de moneda que usamos hoy en día está basado en la deuda. Es una moneda basada en la deuda. Y la deuda está hecha una mierda.

¿Sabes lo que es sinónimo de “deuda”?

El resentimiento. El resentimiento se aferra a algo que ocurrió en el pasado y quiere compensarlo mediante cualquier medio que sea necesario. Eso es lo que hace la deuda también.

La deuda es “algo que se sostiene en tu contra”. Ese “algo” es una expectativa, una exigencia forzada de retribución.

“Y perdona nuestras deudas, para que nosotros podamos perdonar a nuestros deudores”. Esto forma parte de un hechizo mágico que el gran brujo Jesús decía todo el tiempo, porque liberarse del resentimiento es una parte muy importante de la liberación de la atención para que puedas hacer magia.

En cierta manera, ¡el dinero es como el resentimiento calcificado!

En otras palabras, nuestro dinero es una abstracción que representa el pasado, y algo que debemos. Es una exigencia violenta en forma de notas de papel, moneda y marcas digitales.

El dinero no es benevolente, no es inocente. De ninguna forma. En absoluto. Nunca.

El dinero es fiero, es brutal, es injusto, está obsesionado con el pasado, y nos conecta profundamente a un sistema de brutalidad.

Si la única forma de que estar en buenos términos con el dinero es mediante el engañarse creyendo que es “¡sólo energía!” como si fuera una fuerza inocente, no problemática en absoluto, que te ha pasado el Conejo de Pascua, esa actitud es un reflejo de tu desgraciadamente crispada negación y falta de capacidad para comprender hechos históricos y económicos.

El dinero es una forma tan astuta de limitar la magia (creada por hechiceros conocidos como gobiernos y bancos) que perpetúa la vergüenza, la escasez y la alienación.

Y no hay una forma legitima de abarcarlo. No hay modo de evitarlo. La única forma es el asqueroso camino que lo atraviesa.

Porque ¿sabes lo que perpetúa la vergüenza, la escasez, y la alienación incluso más que tener y conseguir sucio, sucio, dinero en efectivo?

Te lo diré: es estar arruinado mientras justificas como un mojigato el hecho de que no te aventures fuera de tu zona de confort porque hacerlo sería “anti-espiritual”. Porque el esconderse perpetúa la vergüenza y la escasez y la alienación incluso más.

¿Por qué? Piensa en ello de este modo: cuando haces eso, te niegas a hacer que llueva ese sucio dinero en efectivo, sucio como la sangre que sale a borbotones del cuello roto de un antílope en primavera, porque prefieres ser “puro”.

En otras palabras, eres adicto a un ideal de ti mismo como alguien que está libre de pecado. Eres un fariseo.

Mi brujo favorito, Jesús, no tenía mucho respeto por los Fariseos. ¿Por qué? Porque a ellos les va más el verse guapos que hacer el trabajo verdaderamente desagradable de efectuar buenos resultados.

Así pues,  evitar tratar con el dinero porque es desagradable y violento es una negación de tu alma y esto es más dañino que el dinero en sí, incluso con toda la deuda y la violencia y brutalidad asociadas factible e históricamente al dinero.

El dinero es corrosivo y peligroso y está relacionado con la deuda y el resentimiento y obsesionado con el pasado, sí.

¿Y adivina qué? Te has vuelto corrosivo, peligroso, brutal y obsesionado con elementos del pasado en tu propia alma también. ¡Muchos de ellos, de hecho! ¿Estarías dispuesto a continuar renegando de esos elementos para siempre?

Porque si niegas y rechazas la corrosión y brutalidad y obsesión con el pasado que está en tu propia alma negándote a levantarte y ensuciarte las manos con el sucio y violento mundo del dinero y las ventas, entonces estás negando elementos de tu propia alma.

Mmmmm, buena suerte con ello.

16. La conexión y la intimidad son antídotos para la adicción.

En parte, el motivo por el que estoy tan interesada en la conexión y superconexión es que la adicción (apego, aversión, obsesión, miedo) prospera en la alienación y la vergüenza.

Mientras tanto, la adicción perece en el calor de una verdadera conexión e intimidad.

De pequeños no nos enseñan como conectar realmente o generar intimidad, de hecho, toda nuestra actual sociedad está diseñada contra ella.

Por tanto, estamos viviendo en esta intensa paradoja, tenemos que apresurarnos a competir por dinero, y al mismo tiempo debemos conectar profunda e íntimamente para liberarnos del demonio de la adicción y mantener así libres la atención y energía que el verdadero éxito y liderazgo requiere.

No es fácil, pero es lo que nos toca hacer en este extraño momento de la historia.

Esto me lleva a la última de las rarezas en las que creo…

17. Tu capacidad para vivir en la paradoja es tu capacidad para el verdadero éxito, poder, influencia y gozo.

Tengo muy claro que este mundo no va a ser liberado de las garras del demonio de la adicción gracias a la intervención de héroes santurrones.

Va a ser liberado por gente que sea un poco malvada, un poco peligrosa, algo impredecibles y caóticas. Gente con pasados mancillados y manos sucias. Gente mágica sospechosa. El tipo de bodhisattvas que podría llegar a matarte para liberarte.

En medio de este mundo tardíamente capitalista y dogmáticamente materialista, una maga no se llega a liberar a sí misma y a otros permaneciendo híper limpia.

El juego ahora mismo implica tomar el veneno para purgarse y sanar.

Recuerda que el brujo Jesús se juntaba con prostitutas y mafia sospechosa (por ejemplo, recaudadores de impuestos) pero no todo el tiempo.

Si no puedes sinceramente encantarte con el dolor y la tragedia y la locura de este mundo, si no puedes caminar de forma resuelta en él y ser tan astuto como una serpiente e inocente como una paloma, entonces probablemente no disfrutarás del tiempo que pases aquí y probablemente no nos ayudaras demasiado al resto de nosotros.

Y es sabiendo todo esto y deseando vivirlo como he conseguido 10.000 $ el último mes.

Buenas noticias: si estos raros principios míos casan con tu sucia y diligente alma de bruja, entonces te va a encantar mi revista y lista de correos WITCH, a la que te puedes subscribir en badwitch.es (versión inglesa) o en badwitches.org (versión española).

 


Autoría:

Carolyn Elliott es editora de WITCH magazine y una coach con una peligrosa reputación. Es autora de Awaken Your Genius: A Seven-Step Guide to Uncovering Your Creativity and Manifesting Your Dreams.  Es conocida por su extraña e incómoda habilidad para sonsacar a personas mágicas realmente inteligentes y de alto rendimiento y conseguir que hagan las cosas que en realidad quieren hacer.

Tags:

You May Also Like

¿Es tu brujería una muleta?

Por Carisa Holmes ¿Entras en pánico si accidentalmente sales de casa sin tu cristal ...

La Magia Mundana del Hilo

Hilar, tejer, coser y trabajar con hilos ha sido una tarea del hogar mundana ...

Cómo liberar tu dolor con Magia de Fuego

A veces, para deshacerte de algo, solamente debes quemarlo. Durante meses, estuve arrastrando la ...