7 Secretos que toda Diosa Lunar conoce

Por Cindie Chavez.

Desde joven he estado enamorada de la luna. No estoy segura de cuántos años tenía cuando supe que mi nombre de pila, Cynthia, significaba «diosa de la luna», pero no podría haber estado más encantada.

Tomé esa definición personalmente y la usé como un lema. De adolescente, usaba joyas con formas lunares y hacía arte con temática lunar. No sólo me habían dado el nombre de una diosa de la luna; Había decidido ser una diosa lunar.

Empecé a prestar atención a las fases de la luna, de vez en cuando. Finalmente seguí el ciclo de la lunación en serio, realizando tareas mágicas y mundanas en armonía con el flujo y reflujo de la Luna.

Últimamente he estado pensando en las diosas de la luna y en lo que tienen que enseñarme. Aquí hay siete poderosas lecciones que he reunido.

1. No puedes tener lo que quieres y mantener tus límites débiles.

Ay. Lo sé. Pero es verdad.

Cuando no tenemos lo que queremos, podemos comenzar por echar un vistazo a lo que estamos tolerando. La Diosa Hécate es conocida como la Reina de la Encrucijada y a menudo se muestra con una llave en la mano.

 

Y en contraste con su representación más reciente como una diosa oscura, la historia muestra que ella también ha sido llamada la portadora de luz. Esta aparente contradicción me recuerda a la respuesta que obtengo a menudo cuando sugiero que se necesitamos establecer límites más fuertes.

Cuando la palabra «límites» aparece, veo a las personas retroceder como si acabara de sacar una aguja hipodérmica enorme: podían estar de acuerdo en que el medicamento es bueno para ellos, en teoría, pero realmente prefieren evitar todo el proceso de creación de límites, o incluso hablar de ello.

La mayoría de nosotros nos sentimos realmente incómodos con la idea de establecer límites: miramos esa gran aguja puntiaguda y preferimos usar una cura alternativa más agradable y dulce para obtener lo que queremos.

Pero la alternativa «más agradable» para establecer límites generalmente equivale a tolerar el status quo con una dulce sonrisa.

Por mucho que intentemos evitar el conflicto externo, creamos un conflicto interno que nos hace ceder nuestro poder.

Mi definición favorita de qué es un límite proviene de Brene Brown: un límite es simplemente la línea entre «lo que está bien y lo que no está bien».

Es reconfortante que la Sra. Brown comente que su investigación ha encontrado que las personas más compasivas son aquellas capaces de establecer límites más firmes.

Establecer límites puede ser tan simple como hacer saber a alguien qué está bien y qué no. Al igual que Hécate, sostienes las llaves, te yergues en la encrucijada de lo que está bien y lo que no está bien. Hécate también se muestra a menudo sosteniendo una serpiente, símbolo de la transformación. Establecer límites es transformar la vida. De hecho, establecer límites es un acto de amor.

2. Tu autoestima determina tu habilidad para manifestar las cosas buenas.

Uno de mis primeros mentores me dijo que el mundo realmente no puede darme nada; sólo puede mostrarme lo que me estoy dando a mí misma.

La diosa lunar polinesia Hina, harta de ser menospreciada, decidió huir en contra de los deseos de su marido y cabalgar un arco iris hacia el sol. Resultó que el sol estaba demasiado caliente, por lo que descendió para realizar un nuevo intento, la noche siguiente, yendo a la luna, donde se dice que permanece en paz.

Hina es conocida por su fuerza, perseverancia y su ejemplo de cuidar de sí misma. Sabía que era digna de aprecio y decidió encontrarlo, incluso si eso significaba abandonar su relación.

Durante años me mantuve en una relación abusiva creyendo que si trabajaba lo suficiente para ser maravillosa y usaba bien mis habilidades mágicas, podría convertir en buena una mala relación.

La verdad es que me permití que me trataran mal porque no me amaba ni me respetaba lo suficiente como para establecer límites fuertes, y alejarme en caso de necesidad.

Nuestras relaciones íntimas son los espejos más claros que tenemos para ver lo que estamos dispuestos a darnos a nosotros mismos, un reflejo de nuestro nivel de autoestima.

3. Tus hábitos de autocuidado son evidencia de cuánto te valoras.

No es solo lo que hacemos por nosotros mismos, sino cómo lo hacemos. Una intención amorosa contribuye en gran medida a impulsar nuestro régimen de autocuidado.

Cuando se habla de «autocuidado» podemos pensar en reservar un masaje, hacernos la manicura, ir a la peluquería o cosas por el estilo, pero incluso beber un vaso de agua puede ser un poderoso acto de amor propio cuando lo haces con una intención amorosa.

Durante mi larga estadía en una mala relación, me cuidé mucho exteriormente, pero la intención de fondo era llegar a ser lo suficientemente buena, lo suficientemente arreglada, lo suficientemente en forma, porque no tenía autoestima.

Realmente no me estaba nutriendo con la energía del amor, solo estaba tratando de cumplir las expectativas de otra persona.

La diosa de la luna Yemanja es también la diosa del océano que nutre toda la vida. Se dice que es la energía que nutre la tierra y es conocida por su naturaleza generosa. Poderosa como el océano, y sanando como el agua salada del mar, ella ama, sí, pero no cede su poder.

Nuestros actos de autocuidado envían un mensaje a nuestro inconsciente acerca de nuestra valía, y nuestro amor y compasión hacia nosotros mismos enseñan a otros cómo tratarnos.

Trátate bien, con intención amorosa. La intención es poderosa y mereces un gran amor.

4. Encontrarás tu poder integrando la Sombra.

La historia de la diosa de la luna sumeria Ishtar y su descenso al inframundo es un poderoso recordatorio de que, para ser completos, debemos aceptar plenamente lo que se encuentra debajo de nuestra personalidad «aceptable» externa.

El día en que me di cuenta de que toda la basura que estaba experimentando en mi vida era en realidad mi propia creación, fue un momento poderoso. En vez de echar la culpa de todas las experiencias dolorosas a alguien u otra cosa, decidí asumir la responsabilidad.

Descendiendo a las profundidades, me daba cuenta de que cada cosa dolorosa, humillante, vergonzosa, incómoda y de mierda que había experimentado o estaba experimentando era mi propia creación.

Al llegar al fondo, reconocí algo. Me dije : «¡Oye, si puedo crear todo este dolor de corazón, entonces también puedo crear felicidad!». Fue entonces cuando comenzó el ascenso.

Ishtar descartó todas sus pertenencias mientras descendía al Inframundo, pero todas fueron devueltas cuando regresó, y a su regreso los árboles florecieron y los pájaros cantaron, regresó con poder y gloria, estaba completa.

 

5. Una voluntad unificada es esencial en la creación mágica.

La correspondencia es un principio hermético familiar para brujas, magos y metafísicos de todas las tendencias: “Como es arriba es abajo. Como es adentro es afuera”.

Cuando nuestro mundo interno se alinea con nuestro mundo externo, experimentamos sincronicidades.  La mayoría de nosotros hemos tenido la experiencia de «Estaba pensando en él y sonó el teléfono», pero también hay un rango de experiencias más profundas.

Cuando nuestras verdades internas están alineadas con nuestras expresiones externas, es cuando ocurre la gran magia.

Sin embargo, a menudo es difícil darnos permiso para honrar nuestros sentimientos más profundos, especialmente cuando incluyen miedos y emociones que consideramos inaceptables.

El nombre de la diosa hindú Anumati se traduce como «favor divino» o «permiso». Ella es la diosa de la espiritualidad. La verdadera espiritualidad nos permite honrar el valor de cada sentimiento, emoción y deseo.

La vida no es sólo amor y luz.

Cuando nos damos permiso para experimentar todos nuestros sentimientos y emociones sin juzgarlos como «malos» o inaceptables, estamos en el camino de tener una voluntad unificada y experimentar un verdadero poder.

6. Tu sexualidad es poderosa.

Se dice que la diosa de la luna Artemisa es virgen y, al mismo tiempo, protectora de los partos y de mujeres y niños. Esto parece un poco contradictorio hasta que te das cuenta de que la palabra «virgen» originalmente significaba «una mujer en sí misma», una mujer libre que no es propiedad de nadie.

Las «vírgenes» originales eran mujeres libres y poseían su sexualidad.

La energía sexual es poderosa: es literalmente la energía que crea la vida, por lo que nos corresponde comprender y apreciar nuestro poder sexual, y aprender cómo transmutar esa energía para crear la abundancia que deseamos experimentar.

7. Confía en el proceso.

Varias de las diosas lunares también se conocen bajo la imagen de una «triple diosa», que personifica las tres fases de la vida de una mujer: «doncella, madre, anciana», y aunque estas fases están relacionadas con la edad, me gusta pensar que toda mujer tiene momentos de encarnar cada una de estas fases todos los días.

Podemos disfrutar de ser juguetones e infantiles, divertidas y coquetas como doncellas, podemos ser cariñosas, compasivas y maternas, y podemos mantener nuestra sabiduría y conocimiento como mujeres maduras y poderosas.

Ninguno de estos atributos es exclusivo de una edad determinada. La triple diosa representa el nacimiento, la vida, la muerte (renacimiento).

La luna creciente y menguante es una bella imagen de la luz y la oscuridad, el flujo y reflujo de la vida, la Rueda de la Fortuna, el cambio constante de la naturaleza.

La vida está llena de altibajos y, a pesar de todo, eres suficiente. Naciste en este mundo como un ser completo. Eras suficiente entonces, y eres suficiente ahora. Confía en el universo, confía en ti mismo, confía en el proceso.

Artículo original
Fuente Imagen destacada


Autoría:

Cindie Chavez

Cindie Chavez es una maga y experta en relaciones, y la creadora de MOONLIGHT – A Course in Manifesting Love. Puedes encontrarla en www.cindiechavez.com

Tags:

You May Also Like

¿Tu práctica New Age promueve la opresión y la meritocracia?

Por Angela Kaufman Tal vez pensaste que adentrarte en el misticismo y la espiritualidad ...