Alimentar a los Demonios

Por Laura Lleonart.

¿Qué es esto de alimentar a los demonios? En el libro que lleva ese mismo título “Alimentando a los demonios”, escrito por la budista Tsultrim Allione, se hace una adaptación al mundo occidental de una serie de técnicas iniciadas en el siglo XI por Machig Labdrön, yoguini tibetana.

Según el relato mítico, tras haber estudiado con un maestro, en el momento de su iniciación Machig, en un estado profundo de trance, empezó a hablar en sánscrito y se elevó en levitación. Danzando, salió levitando del templo y se situó ante un árbol cercano al estanque del monasterio. Las gentes del lugar temían aquel estanque y lo evitaban, pues allí vivía una poderosa Naga. Las Nagas – masculinas y femeninas- son las serpientes míticas de la India, poderosos espíritus acuáticos que, como los dragones, tienen una naturaleza ambigua y pueden causar desgracias a la población, pero también son guardianas de tesoros y pueden otorgar determinados dones.

Cuando la Naga vió a Machig en meditación allí, lo sintió como un desafío, de forma que reunió a otras Nagas con el fin de atacarla. Sin embargo, cuando las Nagas se acercaron a ella con la intención de devorarla, fue la propia Machig quien se ofreció a sí misma, convirtiendo su cuerpo en una ofrenda de néctar.  Según el relato, las Nagas se nutrieron de este néctar y quedaron tan satisfechas que se convirtieron en sus aliadas, asumiendo el compromiso de proteger a todo aquel que siguiera las enseñanzas de Machig.

Del mismo modo que sucede con la hagiografía, es decir, los relatos de las vidas de los santos cristianos, las vidas de los grandes maestros orientales también están mezcladas con elementos míticos. En cualquier caso, Machig Labdrön existió, tuvo una vida plena, no exenta de polémica,  y es considerada la “madre” del Chöd, una de las vías tántricas del budismo tibetano.

Machig se caracterizó por su comprensión acerca de los demonios. Al respecto, Maching dijo a uno de sus discípulos: «Puedes creer que los Dioses son aquellos que otorgan bienes y que los Demonios causan daños; pero podría ser todo lo contrario. Aquellos que causan dolor te enseñan a ser paciente y aquellos que te conceden regalos pueden mantenerte alejado del Dharma. De modo que, el que se trate de Dioses o Demonios, dependerá del efecto que tengan en ti”.

Naga Kanya Bestowing Treasures, Silk Alchemy

El sistema formulado por Tsultrim Allione – quien es considerada una emanación de la propia Machig- simplifica la práctica y da una serie de pautas fáciles de seguir en el mundo occidental contemporáneo. Sin embargo, al momento de hablar del mundo occidental, como suele suceder en estos casos, Allione sólo habla del enfrentamiento con el demonio propia del héroe occidental, ya sea éste Hércules o San Jorge, olvidando, por un lado, que en las tradiciones orientales la imagen del enfrentamiento violento con los demonios es tan común como nuestros Hércules y nuestros dragones, y, por otro, que en las tradiciones occidentales, aunque de forma residual, aún se conserva el recuerdo de esas prácticas de familiarización con los demonios.

En el folklore de la Península Ibérica encontramos, por ejemplo, las leyendas acerca de las Encantadas, Xanas o Moras, un tipo de espíritus femeninos normalmente vinculados a las fuentes, ríos o pozos, que a menudo se presentan a pastores y viajeros para presentarles un enigma iniciático. Como las Nagas, estas entidades tienen la facultad de provocar males, pero también son guardianas de tesoros y otorgadoras de dones para aquellos que saben cómo tratarlas. Muchas variantes de los relatos populares presentan a las Encantadas en forma de serpiente, de manera que aquel que las encuentra ha de saber identificarlas como lo que en realidad son, venciendo su miedo o repulsión.

Al fin y al cabo, la brujería, entendida aquí como una vía iniciática y no sólo en su faceta operativa, es una manera alternativa a la común de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo, sus criaturas o sus energías.

Una manera de hacer que, de entrada, puede parecer contra intuitiva (pues nuestro primer impulso frente al miedo es atacar o huir) pero que nos lleva a disolver nuestros límites, esos límites de la personalidad y la visión ordinaria dentro de los cuales, a menudo, nos ahogamos al mismo tiempo que nuestras vidas palidecen y se plagan de preocupaciones triviales. Cuando, en ocasiones, se habla del camino contra-natura, no es porque se tenga nada en contra de la Naturaleza, sino porque la conciencia es como un fuego que se enciende en medio de la trama de patrones y automatismos con los que nacemos o que heredamos en las primeras etapas de la vida, y ese fuego nos recuerda que es posible modificar estas predeterminaciones.

En la definición de Machig Labdrön, un demonio es todo aquello que se interpone en nuestra liberación. Tal vez esta noción resulta demasiado abstracta, para nosotros, sobretodo para los que nos gusta sentir el contacto de la tierra en nuestra piel, pero podemos redefinirlo como toda aquella potencia que ha acabado atrapada en un patrón y que, en vez de fluir con el resto de energías vitales, está causando algún tipo de conflicto.

Ya sea que hablemos de demonios o monstruos, o de aspectos de la Sombra, cuando contemplamos el tema desde la perspectiva del individuo, se trata de todas aquellas cosas en nuestra vida que parecen habernos atrapado, o mordido un pie, impidiéndonos avanzar: Las obsesiones, los miedos, las adicciones, etc. pueden ser consideradas monstruos o demonios, pero, en lugar de sucumbir al espejismo del poder que ejercen sobre nosotros, podemos invertir esta visión, liberar el patrón, y recuperar estas energías estancadas.

En el último programa de Encrucijada Pagana contamos con la participación de Margit Glassel, a la que seguramente conocéis por su trabajo como astróloga, haya accedido a la entrevista que vais a escuchar. Una entrevista en la que, dado el bagaje de nuestra invitada, aparecen muchos y variados temas: astrología, tarot, trabajo con la Sombra, mitología, magia ceremonial o budismo tántrico. Además, Margit nos hablará de sus próximos proyectos.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/hrVJQl9A6xc» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

 

Imagen principal


Para saber más:

Podéis conocer el trabajo de Margit a través de su  Web, Facebook o Instagram.
Para la suscripción al grupo de Trabajo con la Sombra (inicio 13/10/19) es necesario escribir a: grupos.margitglassel@gmail.com

Conoce a tus Guías Planetarios: La Metáfora Náutica en la Astrología Antigua I

Por Matthew Kenney.

Los antiguos astrólogos diseñaron la astrología para revelar verdades profundamente esotéricas sobre la vida, incluido tu destino, tu suerte e incluso la naturaleza de los espíritus y seres daimónicos con los que estás vinculado en el otro lado.

Con el fin de obtener una sabiduría tan profunda y consistente, desarrollaron una metáfora muy elaborada de la vida como un barco en un gran viaje. Al igual que un barco, tu vida tiene un destino: algún tipo de propósito hacia el que navegas. Los vientos y las corrientes lo empujan maneras que pueden favorecer este viaje u obstaculizarlo.

Lo que es más importante, multitudes de fuerzas externas guían y dirigen tu vida, y pueden hacerlo de manera eficiente y provechosa o, en algunos casos, descoordinada y caótica. En otras palabras, al igual que una gran cantidad de oficiales navales se reparten diferentes responsabilidades y órdenes en un barco, cada planeta atiende a un conjunto de deberes para asegurar que el viaje tenga éxito.

La astrología antigua nos muestra cómo determinar la naturaleza de estas fuerzas y qué papel desempeña cada una de ellas.  Al cultivar relaciones con los planetas que dirigen el curso de tu vida, desarrollas la capacidad de mantener una conversación con estas fuerzas, fortalecerlas y, en última instancia, remodelar y mejorar tu destino.

Con este conocimiento podemos realizar remedios o magia astrológica para transformar nuestro destino y, en última instancia, influir en las fuerzas que nos influyen.

Hay cinco posiciones oficiales principales ocupadas por los planetas. Voy a tratar estas posiciones y cómo trabajar con los planetas que los ocupan. En el resto de este artículo, describiré los significados de dos de estos roles y cómo puedes descubrir quién ocupa ese rol en tu propia carta natal. En la segunda parte completaré la exposición con los otros tres oficiales.

 


El dueño del barco

Más comúnmente conocido por su nombre griego oikodespotes (señor de la casa), el propietario del barco en el mundo clásico compró y fletó el barco.

Un oikodespotes era a menudo un comerciante adinerado que necesitaba un barco para transportar carga o viajar a otro puerto o, en ocasiones, un general que necesitaba transportar soldados.

En cualquier caso, el propietario del barco decide a dónde va el barco y qué logrará.

De la misma manera, los oikodespotes de su propio «barco» eligen un destino y un propósito para tu vida.  Los temas de destino, propósito y cualquier respuesta a la pregunta «¿por qué estoy aquí?» serán representados por los oikodespotes. De esta manera, los oikodespotes se convierten en un co-significador con el sol y el espíritu.

Muchas escuelas de astrología antigua identificaron el planeta que sirve como oikodespotes como un indicador del propio daimon personal. El daimon personal en la astrología antigua opera en algunas fuentes como un espíritu tutelar principal y en otras como la expresión «más auténtica» de uno mismo. Del mismo modo que sucede con el santo ángel guardián Thelemita o Abrameliniano, que tiene sus raíces en este concepto, el daimon personal es, casi con plena seguridad, ambos.

Para encontrar al propietario de la nave, primero debes identificar un planeta llamado Predominante o epikratetor. El Predominante es la luz de secta en tu carta, – el Sol en una carta diurna o la Luna en una carta nocturna-, a menos que ocupe una casa cadente (3ª, 6ª, 9ª, 12ª), en cuyo caso la otra luz se convierte en Predominante. Si tanto el Sol como la Luna ocupan casas cadentes, entonces el Ascendente se convierte en el predominante.

Una vez que hayas identificado el Predominante, fíjate en el signo que ocupa. El gobernante de ese signo es el oikodespotes. Por ejemplo, si tu Predominante es el Sol en Aries, Marte se convierte en el oikodespotes.

Una vez que hayas identificado tus oikodespotes, determina tu secta, examina el signo y la casa que ocupa, y tome nota de cualquier aspecto que haga a otros planetas. La dedicación del tiempo suficiente a analizar estas condiciones a menudo resultará en una visión profunda de la naturaleza y propósito de tu vida.

El Capitán

El dueño le dice a la nave a dónde ir y le da una dirección y una tarea. Pero en general, en el mundo antiguo, la mayoría de las personas lo suficientemente ricas para comprar un barco nunca se molestaron en aprender a navegar.

Hablando en términos prácticos, necesitabas a alguien que pudiera llevar la nave de un lugar a otro y que cumpliera con los requisitos que ordenaban los oikodespotes. Este papel recayó en el kurios, o el capitán de la nave.

El kurios controla las operaciones diarias para garantizar que el barco complete su viaje.

Para ti, esto significa atraer a tu vida eventos, situaciones y personas que la impulsen a lo largo del camino y la llevan a donde quiere ir.

A veces, su acción se puede denominar «gracia» o «buena fortuna» y, de hecho, la fortuna representa de manera conjunta eventos y acontecimientos concretos en nuestras vidas.

En mi propia práctica, veo un corolario entre la acción de los kurios y lo que algunas personas denominan guías espirituales, o seres que ayudan y guían a un individuo en su camino.

No tienen influencia sobre libre albedrío de un individuo (esa es la tarea de los oikodespotes, que en última instancia ya eres tú), pero cada uno de ellos se complace en proporcionar ayuda y apoyo para que el libre albedrío de alguien se pueda realizar.

En la medida en que los kurios proporcionan ayuda y apoyo a través de su contexto y entorno, los kurios y la Luna también son co-significadores.

Teniendo en cuenta que la luna gobernó clásicamente a todos los espíritus de la tierra, los kurios son bastante plausibles como indicadores de los guías espirituales personales.

La selección de los kurios se basa en encontrar el planeta más apto para ser capitán en el momento en que naciste.

Sin embargo, encontrar el planeta más adecuado puede ser complicado: hay que sopesar muchos factores y, por desgracia, las fuentes difieren en el orden de importancia de estos factores.

En mi práctica personal, sigo los lineamientos de Porfirio en su Introducción , y me ha ido bien.

Primero, elimina cualquier planeta de la carta situado a quince grados del Sol o retrógrado. Las fuentes describen estos planetas como aquellos que se abstienen de considerar el rol. Por el motivo que sea, no desean ser el capitán, por lo que los descartamos desde el inicio.

De los que quedan, identifica los planetas que cumplen alguna de estas condiciones. Puede que no haya ningún planeta en su carta que satisfaga la 1ª o la 7ª condición. Por «Señor» me refiero al planeta que gobierna el signo en el que se encuentra el punto sensible.

  1. Que ocupen los mismos límites que el ascendente. Los límites o confines son subdivisiones de cada signo.
  2. Señor del Ascendente
  3. Señor de la Luna
  4. Señor de la casa 10
  5. Señor de la lunación prenatal, el grado en que la luna fue nueva o llena por última vez.
  6. Señor de la Parte Fortuna.
  7. Hace Phasis, exactamente a quince grados del sol a cada lado.

Descarta cualquier planeta que no cumpla alguna de estas condiciones. En este punto, es posible que solo te quede un planeta: ese planeta es tu kurios.

Si te quedan un par de planetas, debes elegir el que tenga la dignidad más esencial, el que tenga más autoridad. Si todavía hay un empate, selecciona el planeta que sea más angular.

A veces, los únicos planetas que satisfacen una de las 7 condiciones anteriores están retrógrados o bajo los rayos del sol. En ese caso, deberás reconsiderar esos planetas para encontrar al Kurios, pero el planeta puede considerarse un «capitán problemático», ya que se muestra reacio a realizar la tarea. Esta es una ocurrencia muy rara. La única vez que lo vi en una lectura, el nativo sintió que sus circunstancias siempre requerían más trabajo de piernas y agallas para tener éxito.

Al igual que con los oikodespotes, puedes empezar por determinar la secta, el signo y la casa que ocupan los kurios, y tomar nota de cualquier aspecto que haga a otros planetas. Toma nota de esto y observa de qué manera tu vida refleja esto. Si trabajas con guías espirituales, puedes encontrar alguna superposición o resonancia entre tus kurios en astrología y algunas de los guías que se te han revelado.

 

Ahora que has identificado al propietario del barco y al capitán del barco, conoces los dos roles de oficial más importantes en tu carta natal.

Esencialmente, hemos determinado las contrapartes más esotéricas del sol y la luna, otra capa para examinar nuestro destino y el tipo de fortuna que podemos esperar al cumplir ese destino.

Queremos asegurarnos de que estos dos planetas se lleven bien y puedan trabajar juntos.

Si el propietario y el capitán están luchando y no se soportan, conseguir que el barco llegue a algún lugar con éxito puede ser muy difícil. Comprueba y observa que aspectos se hacen el uno al otro. ¿Ocupan sus signos o límites? Pequeñas cosas como esta pueden estar llenas de implicaciones para la vida de alguien.

Si descubres que están en cuadratura, se oponen o son adversos entre sí, es posible que desees considerar la realización de remediaciones planetarias para cada uno de ellos.

Una nota final sobre el propietario y el capitán: a veces, en el mundo antiguo, la persona que compró el barco también es la mejor opción para dirigirlo. Esto sucede muy raramente, pero cuando sucede, el viaje será muy exitoso, ya que los desacuerdos entre el propietario y el capitán no tendrán lugar, y el capitán se involucrará personalmente en el viaje. Si descubres que estas dos posiciones están ocupadas por el mismo planeta, puede ser indicio de fama y eminencia, lo que los griegos llamaron timē u honor.

En la siguiente parte del artículo, examinaré otras tres posiciones de oficiales y su importancia para ti y tu carta: el timonel, el vigía y el maestro de la vela. Estos tienen menos significados inherentes, pero hay configuraciones específicas que buscamos en cada uno de ellos para determinar qué tan bien está navegando un barco sin ninguna ayuda adicional.

Artículo original 
Imágenes: Unsplash.com


Autoría:

Matthew Kenney ha estudiado astrología clásica durante seis años. Formado en filosofía, griego antiguo y sánscrito, Matthew ha dedicado su mente a la investigación de las prácticas espirituales antiguas, en particular la astrología y la tradición hermética. Utilizando su pasión por la filosofía antigua, los idiomas y la espiritualidad, se esfuerza por trasladar la sabiduría astrológica de lo a la actualidad. Puedes obtener más información en ancientastrology.org , donde brinda capacitación a empresarios y propietarios de negocios en línea, además de ofrecer artículos gratuitos y pronósticos astrológicos.


 

Sombra, destino y liberación

Por Vaelia.

El concepto de “Sombra”, del mismo modo que el de “doble” y otros, han estado presentes en nuestra cultura y en las tradiciones mágicas desde tiempos remotos. En nuestra época, sin embargo, ha sido popularizado especialmente a partir de Jung y su aportación a la psicología. La Sombra es todo aquello que forma parte de nuestro ser, pero que nuestra identidad consciente no acepta como propio y, por lo tanto, la personalidad reprime en el intento de impedir su manifestación.

Posiblemente uno de los ejemplos literario más claros de los problemas que puede causar la sombra es la novela de Robert Louis Stevenson “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, en la que un respetable médico acumula los aspectos oscuros de su psique hasta crear un monstruo que, por momento, domina y actúa a sus espaldas.

Sin embargo, en la Sombra no se acumulan sólo aspectos negativos, también van a parar a los suburbios de la personalidad aquellos rasgos positivos con los que no nos identificamos, todo aquello que nos parece demasiado bueno, o poderoso, o bello. En este caso, algunos autores hacen una diferencia para hablar de la Sombra dorada.

Los contenidos reprimidos en la Sombra tienen tendencia a manifestarse como proyecciones externas, más o menos intensas. Los motivos de esta proyección requerirían una discusión extensa, pero podemos considerar que la psique añora ser reconocida como una entidad completa, total, es decir, el estado anterior o subyacente a los límites impuestos por el ego o la identidad consciente.

Dicho de otro modo, somos mucho más – y mucho más extraños- de lo que reconocemos como “nosotros mismos”.

‘Cat People’ (1942)

La sombra y la configuración del destino

Una de las citas más conocidas de Jung resume: “Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente dirigirá tu vida, y tú le llamarás destino”. Por más que nuestras posibilidades en bruto sean mucho más amplias de lo que podemos imaginar, en cuanto llegamos al mundo de la manifestación, encarnados como seres humanos, nos vemos limitados por dos factores clave: el tiempo y el espacio.

En este ámbito concreto nuestros recursos no son infinitos y tan pronto como empezamos a respirar (o, posiblemente, algo antes), es necesario escoger, de forma consciente o inconsciente, a qué destinamos estos recursos vitales. La naturaleza nos ha dotado de mecanismos o procesos automáticos para la supervivencia de la especie, de forma que cada individuo nace con una serie de canalizaciones o circuitos conformados por su entorno inmediato, para que sus energías y recursos vitales fluyan sin que deba detenerse a pensar en ello.

Así identificamos las líneas del destino, determinadas por los cielos (la influencia de los astros según el momento del nacimiento), por la tierra (el territorio en el que nacemos, y de cuya materia emerge nuestro cuerpo físico), y, especialmente, de nuestro entorno humano (la familia y la comunidad).

El énfasis en la individualidad que la cultura occidental ha hecho en los últimos siglos olvida, a menudo, que somos parte viva de una red que incluye nuestra familia y comunidad humanas, pero también toda la comunidad que se extiende más allá del ámbito humano. En las antiguas visiones de la encarnación, el espíritu desciende de los cielos a la materia, vistiéndose en el proceso de estos elementos determinantes no sólo de su cuerpo físico, sino también sus características psíquicas, algo que podríamos considerar el destino repartiendo las cartas (buenas o no) con las que jugaremos la partida de la vida. Obviamente, aquí depende de la habilidad de cada jugador saber extraer provecho de ellas.

Patrones y guiones

Estas determinaciones iniciales, a las que se pueden sumar algunas adquiridas en nuestro proceso de crecimiento y educación, reciben en ocasiones el nombre de “patrones”. Un patrón es una situación o un conjunto de personajes y situaciones que se repiten a lo largo de nuestras vidas o, incluso, que pueden repetirse de diferentes formas en las vidas de diferentes miembros cercanos de una familia o comunidad. Cuando se trata de cosas que juzgamos negativas, se experimentan como una especie de “maldición familiar”, mientras que cuando las juzgamos positivas se convierten en una especie de bendición o don heredados. Sin embargo, no dejan de ser una de estas determinaciones que yacen en el inconsciente, en el territorio de la Sombra, como un guion a seguir.

Cuando aún no somos conscientes de ellos, los patrones o guiones de nuestro inconsciente son proyectados al exterior, particularmente sobre otras personas, de manera que tenemos la sensación de encontrarnos siempre en las mismas situaciones o con el mismo tipo de personas. Esto se ve muy claro en las relaciones personales o laborales. Independientemente de la tendencia que podamos tener para “atraer” cierto tipo de situaciones o personas, el peso del resultado de estas interacciones recae en la interpretación que damos a estas experiencias.

Oedipus Rex (1957)

La antigua tragedia griega refleja muy bien estas situaciones, y tal vez por ello da nombre a complejos identificados por la psicología moderna. Como en el mito de Edipo, cuando detectamos un patrón negativo en nuestra vida (un destino) tendemos a querer huir de él, buscando la persona o la situación más distante posible, y aún así la vida parece retorcer nuestro camino de forma prodigiosa, para enfrentarnos precisamente con aquello que pretendíamos evitar. Otra gran lección que encontramos en la tragedia griega es la manera en que una misma situación se repite de generación en generación, como una maldición familiar, y como el eco de una falta y su necesidad de expiación recae en los miembros más jóvenes aún cuando ellos no la hayan cometido, o no sepan siquiera que se cometió.

Parte de nuestra labor como individuos (el famoso proceso de individuación, o realización personal) consiste precisamente en superar estos patrones, ir más allá de estas limitaciones. Si el contenido de nuestra Sombra puede condicionar nuestras vidas de una manera tan innegable y tangible, podemos entenderlos también como una enorme fuerza a nuestra disposición, siempre que seamos capaces de liberarla de las redes (los canales, circuitos o sistemas) en los que está atrapada. Por esto, cuando deshacemos un sólo nudo, cuando deconstruimos uno de estos patrones que atrapan nuestra fuera psíquica, inmediatamente logramos un incremento en nuestra vitalidad, y una ampliación de nuestra percepción.

Ilustración de Carl Jung

El problema con la psicología moderna es que parece haberse hecho vieja antes de tiempo, o más bien, ha sido envejecida y encerrada en una residencia lujosa, pero angustiante. La actualidad está saturada de lecturas blandas y cómodas sobre arquetipos y simbolismo, como si la vida fuera una actividad de entretenimiento para el fin de semana. De alguna manera, ir al psicólogo se ha convertido en muchos casos en algo respetable, porque estamos seguros entre las cuatro paredes de la consulta, y saldremos de allí bien preparados para encajar en la sociedad que nos ha criado. Sin embargo, si uno ojea cuatro cosas sobre la Jung, encontrará que su vida estuvo llena de conflictos, aventuras y maravillas difíciles de explicar desde la tibia sensatez que se nos pretende inculcar, y que la vía que abrió a través de su conocimiento y experiencia ha sido antes ocultada que explorada.

Por más que aquí hablemos de brujería o práctica mágica, no conviene olvidar que la psicología tomó para sí nociones, imágenes y nombres de las antiguas tradiciones para pavimentar un sendero contemporáneo que transita las mismas realidades.

 


Autoría:

Vaelia (Laura Lleonart) desconfía de los títulos, pero ha dedicado los últimos 20 años de su vida a la investigación y difusión de las tradiciones mágicas y espirituales… Con unos cuantos más en la práctica, ha vivido muchas aventuras y visto un poco de todo. Actualmente se dedica a hacer de editora de WITCH Hispana, y llevar los podcasts Encrucijada Pagana y Torre Negra.

 


 

 

3 Grandes malentendidos acerca de la Astrología

Por Veronica Smith.

En todos los años que llevo hablando de Astrología, me he dado cuenta de que, siendo sinceros, la mayoría de personas no acaban de entender qué es o en qué consiste en realidad.

Así que creo que ayudaré a aclarar algo las cosas hablando acerca de los tres principales malentendidos astrológicos que he encontrado.

1. La Astrología muestra exactamente cuál es tu destino y, en ocasiones, simplemente estas “jodido” por tus estrellas.

Hum, no.  Este malentendido es, a menudo, cosa de buscadores super fluffy que en realidad simplemente están esperando algo o alguien que les diga lo que deben hacer, dado que en su mayoría consideran las circunstancias de su vida como algo “fuera de control”.

Creo que este malentendido dice más de las personas que lo sostienen que de la Astrología en sí.

Se basa en la que creencia según la cual si algo difícil sucede es a causa de una falta externa, nunca propia.

En mi experiencia, la astrología es prácticamente lo opuesto a esto.

En lugar de una sentencia “gravada en piedra”, es más bien como un suave empujón en la dirección correcta, o un suave empujón en la dirección equivocada.

Se parece más a un sistema de GPS, si haces un giro a la derecha y necesitabas hacerlo a la izquierda, se detiene y luego ‘recalcula’ para crear una oportunidad diferente para que lo vuelvas a intentar.

Si escuchas estos “empujoncitos” (también conocidos como la verdad de tu alma y seguir la luz de tu propia guía), la Astrología puede ser una herramienta para ayudarte a vivir una vida vida colmada de tanta plenitud como tu Alma pueda imaginar.

Si no escuchas, bueno, simplemente seguirás ‘recalculando’ una y otra vez (es decir, seguirás repitiendo los mismos patrones disfuncionales ).

 

2. La Astrología no tiene sentido y es algo completamente inventado

Este malentendido se produce a menudo entre el tipo opuesto de personalidad a la de los “destinados” antes mencionados.

Estas son las personas que sienten que su vida está COMPLETAMENTE bajo su control, y sientes que hay una firme frontera que separa el “libre albedrío/ciencia” de la “espiritualidad/creencia”.

Aunque este argumento tiene sentido a primera vista, basta con echar un ojo a la psicología básica para darnos cuenta de que el «libre albedrío» y la «creencia» están mucho más entrelazados de lo que nos gustaría creer.

Nosotros, humanos, tenemos una capacidad limitada para asimilar aquello que nos rodea, y por lo tanto, regularmente «editamos» lo que vemos (es decir, lo filtramos) en función de lo que consideramos «importante.

Lo que es importante para nosotros se basa en la forma en que orientamos nuestras vidas, es decir, nuestras creencias.

La mayoría de las veces vemos intensamente lo que encaja en nuestra estructura de creencias y, literalmente, ni siquiera vemos lo que consideramos «no importante» (también conocido como lo que no encaja en nuestra estructura de creencias).

Un buen ejemplo de esto sería una multitud de personas que explicado lo que vieron después de una leve colisión entre dos coches.

Tal vez una mujer que estaba caminando por la calle cuando ocurrió el accidente vió que uno de los conductores era una atractiva pelirroja. Como recientemente su pareja la había dejado por una pelirroja, esto desencadenó que, de forma inconsciente, culpe a esa conductora como responsable del accidente.

Es posible que otra persona tenga un sesgo inconsciente hacia «las personas ricas que sienten que pueden hacer lo que quieran» y en consecuencia culpa al conductor del coche caro antes que al conductor del coche económico.

Puede que un tercer testigo tenga un sesgo inconsciente hacia las «personas pobres que se hacen la víctima» y por eso culpa al conductor del coche barato.

Tal vez el conductor que *realmente* causó el accidente tiene la creencia de ser un conductor fantástico, y literalmente crea que la otra persona fue la causante.

Y puede que el conductor que técnicamente no causó el accidente crea que es un conductor terrible y esté convencido de ser el responsable del golpe.

Al final, ¿qué tan probable es que todos estén de acuerdo con quien fue el culpable?

Si bien este es un ejemplo un tanto tonto, muestra que la «realidad» no es tan en blanco y negro como nos gustaría pensar que es. (¡Pregúntale a la física cuántica moderna!)

Así que vamos a llevar todo eso un paso más allá.

¿Qué pasaría si en lugar de mirar las cosas objetivamente, las miráramos psicológicamente, incluso simbólicamente?

¿Qué ocurriría si partiéramos desde la comprensión de que las personas y los eventos que nos rodean «ven» la realidad (también conocida como filtro de la realidad) de diferentes maneras, y puede ser imposible aplastar todo en una «verdad» que lo abarque todo?

¿Y si entendiéramos que las personas que tienen el filtro A siempre requieren tal o cual cosa para tener éxito, y las personas del filtro B requieren exactamente lo contrario?

¿Cómo sabríamos quién tiene filtro A y quién filtro B?

Lo sabrías observando sus reacciones.

Cuando tal cosa sucede, responden de esta manera.

Y al reunir miles, incluso millones de ‘filtro A hace esto, y filtro B hace lo otro”, terminarías con un perfil psicológico bastante sustancial, uno que te permitiría, de manera constante, saber cómo interactuar con ellos, e incluso ayudarles a cambiar su realidad hacia una que creas que tiene más sentido.

(Ten en cuenta que seguirás siendo parcial).

Esa reunión de miles, incluso millones de ‘filtro A hace esto, y filtro B hace eso’, es exactamente lo que ha hecho la Astrología.

Es como echar un vistazo al perfil psicológico de la humanidad.

Muestra las categorías de «filtros» que nosotros, como humanos, hemos mantenido y continuamos manteniendo.

El filtro A podría ser un signo solar específico, ya que las personas comenzaron a darse cuenta y tomar registros que las gentes nacidas en esa época del año siempre parecían sostener un filtro particular de la realidad a través del cual habían visto todo.

Y luego probaron eso con las personas que nacieron en ese mismo momento al año siguiente, y al siguiente y al siguiente, así durante miles de años.

En cierto modo, la Astrología es como el estudio psicológico más antiguo y prolongado en el tiempo, jamás realizado.

Puedo prometer que hay MUCHA más lógica e investigación en esto de lo que conocemos.

3. La Astrología se reduce al Signo Solar

Permitidme dejar esto perfectamente claro, tu eres MUCHO MAS que tu Signo Solar.

Si sólo conoces la Astrología a través de tu horóscopo mensual (Estoy hablando a los fluffys del malentendido #1), entonces aún no tienes idea de lo que la Astrología es capaz.

Soy astróloga profesional – literalmente he dedicado mi vida a entenderme a mí misma y a otros a través de este antiguo arte, y aún así creo que los horóscopos mensuales son una tontería fluffy.

Simplemente son demasiado pequeños.

Sí, tu eres tu Signo Solar, pero vamos a suponer que tienes 6 Planetas en otro Signo, definitivamente resonarás con ese otro Signo más que con aquel en el que se encuentre tu Sol.

O si tu sol se encuentra en tu doceava casa y no estás orientado a nada espiritual o humanitario, definitivamente no vas a resonar con nada de lo escrito acerca de tu Sol (Etc, etc).

Este es el motivo por el que algunas personas realmente resuenan con sus horóscopos y otros no lo hacen nunca.

Es simplemente un filtro demasiado restringido para explicar a alguien a través de él.

Este es el motivo por el que se necesita ver tu Carta Natal al completo, no sólo tu Signo Solar. En ella hay más información acerca de lo que eres, lo que necesitas, y que has venido a hacer aquí de la que serás capaz de emplear.

Puedes estudiar Astrología por VIDAS ENTERAS, y aún tener más que aprender, de modo que ¿cómo pueden un puñado de frases, o, aún peor, un meme fluffy, acercarse si quiera a explicar quién eres?

Aunque las divisiones en Signos Solares pueden ser en ocasiones divertidos “resúmenes” no te dejes engañar creyendo que esto es todo lo que hay.

Hay otros 9 planetas principales por encima de tu Sol (y cientos de Asteroides) que se añaden a los significados de tus 12 Casas y Signos.

Cada Planeta, Casa y Signo (por no mencionar todos los ángulos, nodos y otros puntos) se combinan con los demás para crear una compleja sinfonía acerca de lo que tú, singular, único en tu tipo, eres y estás llegando a ser.

Definitivamente la Astrología es mucho más que simplemente tu Signo Solar.

Artículo original 
Fuente de la imagen principal


Autoría:

Veronica Smith

Veronica Smith trabaja con individuos para ayudarles a encontrar claridad en el propósito de sus vidas y reforzar su poder personal a través de sus habilidades astrológicas y empáticas. Para conocer más acerca de su trabajo y acceder a sus cursos podéis visitar su  página web: Soulmapmandalas.com