Alimentar a los Demonios

Por Laura Lleonart.

¿Qué es esto de alimentar a los demonios? En el libro que lleva ese mismo título “Alimentando a los demonios”, escrito por la budista Tsultrim Allione, se hace una adaptación al mundo occidental de una serie de técnicas iniciadas en el siglo XI por Machig Labdrön, yoguini tibetana.

Según el relato mítico, tras haber estudiado con un maestro, en el momento de su iniciación Machig, en un estado profundo de trance, empezó a hablar en sánscrito y se elevó en levitación. Danzando, salió levitando del templo y se situó ante un árbol cercano al estanque del monasterio. Las gentes del lugar temían aquel estanque y lo evitaban, pues allí vivía una poderosa Naga. Las Nagas – masculinas y femeninas- son las serpientes míticas de la India, poderosos espíritus acuáticos que, como los dragones, tienen una naturaleza ambigua y pueden causar desgracias a la población, pero también son guardianas de tesoros y pueden otorgar determinados dones.

Cuando la Naga vió a Machig en meditación allí, lo sintió como un desafío, de forma que reunió a otras Nagas con el fin de atacarla. Sin embargo, cuando las Nagas se acercaron a ella con la intención de devorarla, fue la propia Machig quien se ofreció a sí misma, convirtiendo su cuerpo en una ofrenda de néctar.  Según el relato, las Nagas se nutrieron de este néctar y quedaron tan satisfechas que se convirtieron en sus aliadas, asumiendo el compromiso de proteger a todo aquel que siguiera las enseñanzas de Machig.

Del mismo modo que sucede con la hagiografía, es decir, los relatos de las vidas de los santos cristianos, las vidas de los grandes maestros orientales también están mezcladas con elementos míticos. En cualquier caso, Machig Labdrön existió, tuvo una vida plena, no exenta de polémica,  y es considerada la “madre” del Chöd, una de las vías tántricas del budismo tibetano.

Machig se caracterizó por su comprensión acerca de los demonios. Al respecto, Maching dijo a uno de sus discípulos: «Puedes creer que los Dioses son aquellos que otorgan bienes y que los Demonios causan daños; pero podría ser todo lo contrario. Aquellos que causan dolor te enseñan a ser paciente y aquellos que te conceden regalos pueden mantenerte alejado del Dharma. De modo que, el que se trate de Dioses o Demonios, dependerá del efecto que tengan en ti”.

Naga Kanya Bestowing Treasures, Silk Alchemy

El sistema formulado por Tsultrim Allione – quien es considerada una emanación de la propia Machig- simplifica la práctica y da una serie de pautas fáciles de seguir en el mundo occidental contemporáneo. Sin embargo, al momento de hablar del mundo occidental, como suele suceder en estos casos, Allione sólo habla del enfrentamiento con el demonio propia del héroe occidental, ya sea éste Hércules o San Jorge, olvidando, por un lado, que en las tradiciones orientales la imagen del enfrentamiento violento con los demonios es tan común como nuestros Hércules y nuestros dragones, y, por otro, que en las tradiciones occidentales, aunque de forma residual, aún se conserva el recuerdo de esas prácticas de familiarización con los demonios.

En el folklore de la Península Ibérica encontramos, por ejemplo, las leyendas acerca de las Encantadas, Xanas o Moras, un tipo de espíritus femeninos normalmente vinculados a las fuentes, ríos o pozos, que a menudo se presentan a pastores y viajeros para presentarles un enigma iniciático. Como las Nagas, estas entidades tienen la facultad de provocar males, pero también son guardianas de tesoros y otorgadoras de dones para aquellos que saben cómo tratarlas. Muchas variantes de los relatos populares presentan a las Encantadas en forma de serpiente, de manera que aquel que las encuentra ha de saber identificarlas como lo que en realidad son, venciendo su miedo o repulsión.

Al fin y al cabo, la brujería, entendida aquí como una vía iniciática y no sólo en su faceta operativa, es una manera alternativa a la común de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo, sus criaturas o sus energías.

Una manera de hacer que, de entrada, puede parecer contra intuitiva (pues nuestro primer impulso frente al miedo es atacar o huir) pero que nos lleva a disolver nuestros límites, esos límites de la personalidad y la visión ordinaria dentro de los cuales, a menudo, nos ahogamos al mismo tiempo que nuestras vidas palidecen y se plagan de preocupaciones triviales. Cuando, en ocasiones, se habla del camino contra-natura, no es porque se tenga nada en contra de la Naturaleza, sino porque la conciencia es como un fuego que se enciende en medio de la trama de patrones y automatismos con los que nacemos o que heredamos en las primeras etapas de la vida, y ese fuego nos recuerda que es posible modificar estas predeterminaciones.

En la definición de Machig Labdrön, un demonio es todo aquello que se interpone en nuestra liberación. Tal vez esta noción resulta demasiado abstracta, para nosotros, sobretodo para los que nos gusta sentir el contacto de la tierra en nuestra piel, pero podemos redefinirlo como toda aquella potencia que ha acabado atrapada en un patrón y que, en vez de fluir con el resto de energías vitales, está causando algún tipo de conflicto.

Ya sea que hablemos de demonios o monstruos, o de aspectos de la Sombra, cuando contemplamos el tema desde la perspectiva del individuo, se trata de todas aquellas cosas en nuestra vida que parecen habernos atrapado, o mordido un pie, impidiéndonos avanzar: Las obsesiones, los miedos, las adicciones, etc. pueden ser consideradas monstruos o demonios, pero, en lugar de sucumbir al espejismo del poder que ejercen sobre nosotros, podemos invertir esta visión, liberar el patrón, y recuperar estas energías estancadas.

En el último programa de Encrucijada Pagana contamos con la participación de Margit Glassel, a la que seguramente conocéis por su trabajo como astróloga, haya accedido a la entrevista que vais a escuchar. Una entrevista en la que, dado el bagaje de nuestra invitada, aparecen muchos y variados temas: astrología, tarot, trabajo con la Sombra, mitología, magia ceremonial o budismo tántrico. Además, Margit nos hablará de sus próximos proyectos.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/hrVJQl9A6xc» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

 

Imagen principal


Para saber más:

Podéis conocer el trabajo de Margit a través de su  Web, Facebook o Instagram.
Para la suscripción al grupo de Trabajo con la Sombra (inicio 13/10/19) es necesario escribir a: grupos.margitglassel@gmail.com

Sombra, destino y liberación

Por Vaelia.

El concepto de “Sombra”, del mismo modo que el de “doble” y otros, han estado presentes en nuestra cultura y en las tradiciones mágicas desde tiempos remotos. En nuestra época, sin embargo, ha sido popularizado especialmente a partir de Jung y su aportación a la psicología. La Sombra es todo aquello que forma parte de nuestro ser, pero que nuestra identidad consciente no acepta como propio y, por lo tanto, la personalidad reprime en el intento de impedir su manifestación.

Posiblemente uno de los ejemplos literario más claros de los problemas que puede causar la sombra es la novela de Robert Louis Stevenson “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, en la que un respetable médico acumula los aspectos oscuros de su psique hasta crear un monstruo que, por momento, domina y actúa a sus espaldas.

Sin embargo, en la Sombra no se acumulan sólo aspectos negativos, también van a parar a los suburbios de la personalidad aquellos rasgos positivos con los que no nos identificamos, todo aquello que nos parece demasiado bueno, o poderoso, o bello. En este caso, algunos autores hacen una diferencia para hablar de la Sombra dorada.

Los contenidos reprimidos en la Sombra tienen tendencia a manifestarse como proyecciones externas, más o menos intensas. Los motivos de esta proyección requerirían una discusión extensa, pero podemos considerar que la psique añora ser reconocida como una entidad completa, total, es decir, el estado anterior o subyacente a los límites impuestos por el ego o la identidad consciente.

Dicho de otro modo, somos mucho más – y mucho más extraños- de lo que reconocemos como “nosotros mismos”.

‘Cat People’ (1942)

La sombra y la configuración del destino

Una de las citas más conocidas de Jung resume: “Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente dirigirá tu vida, y tú le llamarás destino”. Por más que nuestras posibilidades en bruto sean mucho más amplias de lo que podemos imaginar, en cuanto llegamos al mundo de la manifestación, encarnados como seres humanos, nos vemos limitados por dos factores clave: el tiempo y el espacio.

En este ámbito concreto nuestros recursos no son infinitos y tan pronto como empezamos a respirar (o, posiblemente, algo antes), es necesario escoger, de forma consciente o inconsciente, a qué destinamos estos recursos vitales. La naturaleza nos ha dotado de mecanismos o procesos automáticos para la supervivencia de la especie, de forma que cada individuo nace con una serie de canalizaciones o circuitos conformados por su entorno inmediato, para que sus energías y recursos vitales fluyan sin que deba detenerse a pensar en ello.

Así identificamos las líneas del destino, determinadas por los cielos (la influencia de los astros según el momento del nacimiento), por la tierra (el territorio en el que nacemos, y de cuya materia emerge nuestro cuerpo físico), y, especialmente, de nuestro entorno humano (la familia y la comunidad).

El énfasis en la individualidad que la cultura occidental ha hecho en los últimos siglos olvida, a menudo, que somos parte viva de una red que incluye nuestra familia y comunidad humanas, pero también toda la comunidad que se extiende más allá del ámbito humano. En las antiguas visiones de la encarnación, el espíritu desciende de los cielos a la materia, vistiéndose en el proceso de estos elementos determinantes no sólo de su cuerpo físico, sino también sus características psíquicas, algo que podríamos considerar el destino repartiendo las cartas (buenas o no) con las que jugaremos la partida de la vida. Obviamente, aquí depende de la habilidad de cada jugador saber extraer provecho de ellas.

Patrones y guiones

Estas determinaciones iniciales, a las que se pueden sumar algunas adquiridas en nuestro proceso de crecimiento y educación, reciben en ocasiones el nombre de “patrones”. Un patrón es una situación o un conjunto de personajes y situaciones que se repiten a lo largo de nuestras vidas o, incluso, que pueden repetirse de diferentes formas en las vidas de diferentes miembros cercanos de una familia o comunidad. Cuando se trata de cosas que juzgamos negativas, se experimentan como una especie de “maldición familiar”, mientras que cuando las juzgamos positivas se convierten en una especie de bendición o don heredados. Sin embargo, no dejan de ser una de estas determinaciones que yacen en el inconsciente, en el territorio de la Sombra, como un guion a seguir.

Cuando aún no somos conscientes de ellos, los patrones o guiones de nuestro inconsciente son proyectados al exterior, particularmente sobre otras personas, de manera que tenemos la sensación de encontrarnos siempre en las mismas situaciones o con el mismo tipo de personas. Esto se ve muy claro en las relaciones personales o laborales. Independientemente de la tendencia que podamos tener para “atraer” cierto tipo de situaciones o personas, el peso del resultado de estas interacciones recae en la interpretación que damos a estas experiencias.

Oedipus Rex (1957)

La antigua tragedia griega refleja muy bien estas situaciones, y tal vez por ello da nombre a complejos identificados por la psicología moderna. Como en el mito de Edipo, cuando detectamos un patrón negativo en nuestra vida (un destino) tendemos a querer huir de él, buscando la persona o la situación más distante posible, y aún así la vida parece retorcer nuestro camino de forma prodigiosa, para enfrentarnos precisamente con aquello que pretendíamos evitar. Otra gran lección que encontramos en la tragedia griega es la manera en que una misma situación se repite de generación en generación, como una maldición familiar, y como el eco de una falta y su necesidad de expiación recae en los miembros más jóvenes aún cuando ellos no la hayan cometido, o no sepan siquiera que se cometió.

Parte de nuestra labor como individuos (el famoso proceso de individuación, o realización personal) consiste precisamente en superar estos patrones, ir más allá de estas limitaciones. Si el contenido de nuestra Sombra puede condicionar nuestras vidas de una manera tan innegable y tangible, podemos entenderlos también como una enorme fuerza a nuestra disposición, siempre que seamos capaces de liberarla de las redes (los canales, circuitos o sistemas) en los que está atrapada. Por esto, cuando deshacemos un sólo nudo, cuando deconstruimos uno de estos patrones que atrapan nuestra fuera psíquica, inmediatamente logramos un incremento en nuestra vitalidad, y una ampliación de nuestra percepción.

Ilustración de Carl Jung

El problema con la psicología moderna es que parece haberse hecho vieja antes de tiempo, o más bien, ha sido envejecida y encerrada en una residencia lujosa, pero angustiante. La actualidad está saturada de lecturas blandas y cómodas sobre arquetipos y simbolismo, como si la vida fuera una actividad de entretenimiento para el fin de semana. De alguna manera, ir al psicólogo se ha convertido en muchos casos en algo respetable, porque estamos seguros entre las cuatro paredes de la consulta, y saldremos de allí bien preparados para encajar en la sociedad que nos ha criado. Sin embargo, si uno ojea cuatro cosas sobre la Jung, encontrará que su vida estuvo llena de conflictos, aventuras y maravillas difíciles de explicar desde la tibia sensatez que se nos pretende inculcar, y que la vía que abrió a través de su conocimiento y experiencia ha sido antes ocultada que explorada.

Por más que aquí hablemos de brujería o práctica mágica, no conviene olvidar que la psicología tomó para sí nociones, imágenes y nombres de las antiguas tradiciones para pavimentar un sendero contemporáneo que transita las mismas realidades.

 


Autoría:

Vaelia (Laura Lleonart) desconfía de los títulos, pero ha dedicado los últimos 20 años de su vida a la investigación y difusión de las tradiciones mágicas y espirituales… Con unos cuantos más en la práctica, ha vivido muchas aventuras y visto un poco de todo. Actualmente se dedica a hacer de editora de WITCH Hispana, y llevar los podcasts Encrucijada Pagana y Torre Negra.

 


 

 

Eros y el Sendero de la Magia II

Por Carolyn Elliott.

Segunda parte de Eros y el Sendero de la Magia I

El dolor de la alienación

Aparentemente somos individuos separados, sin ninguna relación particular con otras personas o con el mundo salvo una relación de acción causal (i.e., Karma).

Apaentemente llegamos al mundo por la acción de nuestros padres (concepción y nacimiento) y que interactuamos con éste basándonos en elecciones de acción propias.

(La rueda karmica del Samsara)

 

Da la impresión de que no tenemos más que una relación de acción causal (karmica) con el mundo. Parece que podemos actuar sobre cosas, situaciones y otras personas y que ellos pueden actuar sobre nosotros, y ya está.

Eso es todo lo que tenemos.

Cuando pasamos un tiempo bajo este punto de vista (o incluso la mayor parte de nuestras vidas, tal y como fomenta el Encuadre), empezamos a percibir una sensación de futilidad. Nos damos cuenta de que nuestro impacto causal en el mundo parece ínfimo, mientras que el impacto causal del mundo sobre nosotros es enorme.

Esto provoca un sentimiento de cinismo e impotencia conocido como “depresión”, un mal que hoy en día afecta a un porcentaje gigantesco y alucinante de la población mundial.

Esta depresión es una consecuencia inevitable de sentirse alienado del mundo y atascado en una relación dualista de sujeto-objeto con éste. La apariencia de ese mundo alienado, dualista, de sujeto-objeto es el Samsara, la rueda del sufrimiento.

La cúspide de la sabiduría tántrica budista es que “el Nirvana es el Samsara” — en otras palabras, “el Reino del Cielo se encuentra sobre nosotros”.

El Paraíso ya está aquí, pero no nos damos cuenta, porque estamos en una relación alienada, de explotación, cosificada, de Encuadre con respecto él. El sendero de la magia es esencial porque es el camino que nos saca de dicha alienación y nos vuelve a reconectar con él.

 

Deseo vs. apego

El deseo (es decir, Eros) tiene mala fama porque se lo confunde fácilmente, por quienes no lo conocen, con el apego.

Son, sin embargo, inmensamente diferentes. Mientras que Eros tiene cualidad de viveza volitiva, calor, diversión, chispeante, el apego tiene cualidad de melodrama estático y de miedo.

No hay nada mágico en el apego. El apego es un pequeño gancho narrativo que dice que “si no tengo esto me voy a sentir fatal”. El gancho narrativo es una amenaza, así como una falsa conclusión.

El Eros por otro lado no te lleva a falsas conclusiones, sino que mantiene la curiosidad.

Dice, “si no tengo esto me pregunto que pasará después”.

El apego, al igual que la lujuria, forma parte de Thanatos. Es un impulso por tener todo asentado, terminado, concluido. El apego es el deseo de terminar con Eros, de no tener que lidiar con el pálpito de la emoción y la nostalgia jamás.

El arte de separar el deseo del apego es el arte de la magia, la alquimia, el tantra.

A la diosa budista de los encantamientos y de la magia, Kurukulla, se la conoce como aquella que es “absoluto magnetismo y desapego”.

La magia es básicamente el trabajo de separar Eros de la excesiva influencia embotadora, adormecedora y dañina de Thanatos.

Existe una ignorancia respecto al hecho de que Thanatos quiere terminar con todo este conflictivo mundo, para sacárselo de encima.

Esta ignorancia a menudo se enmascara como cierta urgencia por la trascendencia en las espiritualidades que enfatizan la incorporeidad y el más allá como una especie de meta.

(Kurukulla)

Esta ignorancia también se manifiesta como un énfasis en la exclusiva orientación y búsqueda de objetivos. Cualquier enseñanza que sostenga que la iluminación es como un “punto final”  que nos libra de las dificultades en un intenso suspiro final, está participando de este tipo de ignorancia.

Es ignorante porque literalmente ignora o pasa por alto el evento del presente que se despliega continuamente ante nosotros, el universo está haciendo el amor consigo mismo, y nosotros formamos parte de la fiesta.

El tantra, la magia y la alquimia son la participación consciente en el coito que es la celebración del deseo.

Es el cultivo de la conexión y la relación con el propio ser, el mundo y la otredad en lugar de la extracción de mercancías ultra-valiosas basadas en la rectitud y en la iluminación.

Es principalmente un trabajo sustractivo, en vez de aditivo: restamos nuestras actitudes habituales de Enmarcar, extraer, objetivizar y lo que descubrimos es que ya estamos profundamente entrelazados dentro de una red sensible de magia (conexión, Eros).

Si te preguntas si has superado el apego en tus propias interacciones, hay una prueba de fuego bastante simple: pregúntate, ¿me pongo celoso de mi pareja en situaciones románticas y sexuales? ¿Quiero controlar las acciones de mi pareja y tener su atención únicamente en mí?

Si es así, es muy probable que sufras de apego.

(Eros y apego juntos pueden ser peligrosos)

El despertar, al estilo Simposio

En el Symposium de Platón los personajes se van turnando bebiendo y dando discursos acerca de la naturaleza del amor (Eros).

Cuando llega el turno del gran Sócrates, alega que él no sabe nada sobre el amor, excepto lo que su maestra, Diotima, le enseñó.

Se ofrece para recitar la enseñanza de Diotima y así lo hace. Es importante destacar que Diotima fue no sólo una filósofa muy venerada sino que era también mujer, y (así lo piensan los historiadores) probablemente una hetaira, o cortesana griega, de éxito.

Según el Sócrates de Platón, Diotima le enseña que el Eros se mueve a través de tres estadios a lo largo de la vida de un sabio:

(Diotima, pasando el rato)

1. Eros hacia un individuo, i.e. el enamorarse.

Esto normalmente ocurre en la juventud. Nos encontramos con alguien seductor y nos enamoramos de su belleza spiritual y física. Esta temprana experiencia del Eros implica mucho apego y posibilidad.

2. Eros hacia varias personas.

Este es un desarrollo posterior del enamorarse. Conforme vamos madurando nos damos cuenta de que hay más de un atractivo amado en el planeta y nos abrimos a apreciar la belleza de varias personas. Podríamos participar en lo que se denomina monogamia serial o poliamor.

3. Eros hacia el Tao en sí mismo.

Por supuesto Diotima no lo llama Tao. Ella lo llama la “belleza que ni es hermosa ni fea” que permea el mundo. Pero para cualquiera que esté familiarizado con los textos místicos del mundo, resulta muy evidente que aquello de lo que habla Diotima es de la naturaleza fundamental no dual de la realidad, que se denomina por muchos otros nombres — Tao, Naturaleza Búdica, Divinidad, Brahma, etc.

Así pues, en la base del pensamiento Occidental (los escritos de Platón), existe integrada la profunda enseñanza sobre el poder del Eros de una mujer con una mente y una sexualidad liberadas.

Y lo que ocurre es que nuestra sociedad de Encuadre ha ignorado ampliamente esta enseñanza.

Es una noción muy desconocida para nosotros, que Eros pueda llevar a una forma de despertar que es esencialmente el estar enamorado de todo lo que existe, de “la belleza que no es hermosa ni fea”.

Esta enseñanza de Diotima tiene mucho en común con las enseñanzas hindúes, budistas y sufíes sobre las posibilidades divinas del deseo.

El punto de la magia

 

El punto de la magia y del trabajo alquímico — crear sigilos y hechizos, acceder a estados de éxtasis, realizar adivinaciones, invocaciones, cultivar energía, etc. — es alinearse gradualmente con la verdadera voluntad mágica de cada uno, i.e. el Eros más profundo, el Eros hacia la realidad misma.

Cuando consigues alienarte con lo que llamaremos el Eros Profundo, eres un Buddha completamente despierto. El Espíritu Santo está contigo. Posees la piedra filosofal. Puedes convertir el plomo en oro porque has entrado en una profunda relación con la substancia de la existencia misma.

El hechizo más insignificante para el deseo más trivial forma parte de este trabajo porque conforme das energía a esos pequeños deseos y los manifiestas en sus variadas formas, gradualmente ganas en conocimiento (a veces dolorosamente) sobre cuál es tu deseo más verdadero, tu Eros Profundo.

Imagen
Artículo original


Autoría:

© BELLATRIX PHOTOGRAPHY | CAMILA MENDES
Carolyn Elliott

Carolyn Elliott es editora de WITCH magazine y coach de peligrosa reputación. Es autora de Awaken Your Genius: A Seven-Step Guide to Uncovering Your Creativity and Manifesting Your Dreams.  Es conocida por su extraña e incómoda habilidad para sonsacar a personas mágicas realmente inteligentes y de alto rendimiento y conseguir que hagan las cosas que en realidad quieren hacer.

El Ascenso del Fénix. Títeres, Prisiones y Dolores del Despertar

Por Karolina Boldt.

¿Cuántas veces has rogado misericordia? ¿Cuántas veces has muerto hasta ahora?

Y aún así estás aquí, leyendo estas palabras. Porque sabes cómo levantarte de las cenizas. Siempre con la esperanza de que la siguiente ronda fuera más suave.

Y cada vez tu alma escoge la “vía dura”. ¿Te acabo de oír suspirar?

Bien, entonces, abróchate el cinturón, vamos a examinar la trastienda del pasado.

Se sentía como ser un títere, con otros sintiéndose autorizados a tirar de las cuerdas, hacer caminar tus pies en determinada dirección, haciendo que hicieras e incluso sintieras las cosas que proyectaban en ti.

Ofreciéndote su experiencia y maestría, intentando aleccionarte acerca de sus estándares: “¡Los títeres no dicen estas cosas maleducadas, obedece como un buen títere y no seas irracional!”

Si alzabas la voz o pedías un guion diferente, rasgando “tus” cuerdas, ellos te sacaban del escenario, y te escondían tras las cortinas, en una caja oscura y polvorienta, cubriéndote con papel arrugado y un paño negro: “Cállate de una vez”.

Tú sabes de lo que hablo.

Estás familiarizado con la experiencia de sobrevivir con poca luz y oxígeno, en un entorno que debería haberte asfixiado. Que hayas sobrevivido ya es un milagro.

Aquello que podría haberte roto, te ha convertido en un espíritu aún más fiero.

Tu anhelo por aire fresco y luz, por espacio, no es comprendido fácilmente por aquellos que no saben lo que es ser criado en la oscuridad y el dolor.

Fuente de la Imagen

Puedes haberte acostumbrado tanto a la incomodidad y al sufrimiento que aún tiendes a esconderte en ellos, asustado del brillo del sol, y de tu propia y resplandeciente luz.

El dolor es algo en lo que puedes confiar y lo sabes muy bien.

Emprender el viaje hacia aquello “más” que existe en la vida da miedo, y es arduo: La prosperidad requiere trabajo y compromiso.

Es por esto por lo que resulta difícil moverse de la mera supervivencia a un espacio de prosperidad:

Todo lo que viene con el lazo del compromiso evoca esa sensación de cadenas alrededor de tus tobillos y tus muñecas.

¿Esta sensación de asfixia en tu garganta?

Es el recuerdo de haber sido atado y silenciado en tu pequeña caja de títeres, completamente despierto, sin poder gritar o correr, sin tener ni siquiera la oportunidad de mover tus extremidades para mover la tapa.

Y ahora es lo mismo, pero con pánico y terror en tu corazón. «¿Cuánto tiempo podré respirar aquí? ¿Cómo se sentirá morir? ¿Ya estoy muerto? ¿Esto es solo un sueño? ¿Una pesadilla?»

Ha sido tu realidad y un sueño e ilusión al mismo tiempo.

Tu alma es poderosa. Es tu esencia, el centro, tu verdadera vibración.

Es por eso que puedes soportar tanto sin romperte: Tu alma quiere vivir. Quiere crecer y expandirse.

El deseo del alma es prosperar. Mientras tanto sobrevivirá, hasta que llegue el momento -tu momento- de romper el cascarón.

Hace mucho que has superado y dejado la maldita caja de títeres, pero has creado nuevas cajas y estructuras que te mantienen empequeñecido.

Ya sea que esta vez sea otra caja, o una jaula, o cualquier otra cosa, te has asegurado de tener nuevos confinamientos con poco espacio y fuertes puertas, cadenas o grilletes.

Fuente de la Imagen

Sigues preguntándote porqué aún te sientes miserable, a penas capaz de respirar, y con una sensación de malestar y vacío en el vientre.

Te desesperas porque parece que nunca vas a deshacerte de la vida enjaulada.

Aunque dolorosamente consciente, no puedes escapar.

Las preguntas siguen cruzando tu mente repetidamente, rodando por tu cabeza como si fueran monstruos: «¿Por qué tengo que pasar por esto?», «¿No es suficiente ya?», «No soy capaz de soportar esto un día más, ¿no puede terminar pronto, por favor?”

Entonces tu momento, tu tiempo, finalmente se acerca.

Pero no de una forma gloriosa, en absoluto. Tal vez alguien que amas, muere. O se te diagnostica un cáncer.

Puede ser incluso una hermosa sincronía que hace que tu alma establezca una conexión increíblemente profunda con otra, lo cual es maravilloso.

Solo para darte cuenta de que no sois compatibles o no podéis estar juntos por alguna razón, lo cual se siente como si te arrancaran el corazón del pecho.

Eso es lo que me pasó a mí, todo lo anterior. En un breve periodo de tiempo.

Tú has tenido tus propias experiencias, esas que te hacen estremecer con sólo pensar en ellas.

El Universo tiene una habilidad especial para interactuar con tu alma (también conocido como el Universo experimentándose a sí mismo en forma humana) de maneras muy efectivas, brindándote un poco de amor duro, sacudiéndote despiadadamente para que despiertes.

A menudo hay una ruptura antes de un avance.

Del mismo modo que la pequeña semilla no sabe que se convertirá en un poderoso árbol cuyas ramas besarán los cielos, no sabes lo que la vida tiene para ti en el futuro.

La prueba es real, y a veces puede sentirse como un golpe definitivo y mortal.

Pero no te va a matar. Renacerás por enésima vez, gracias a tu ardiente alma de Fénix .

El desasosiego de la muerte y el renacimiento pueden hacer que quieras regresar corriendo a la seguridad de tu prisión, especialmente si eres un Fénix con amnesia (¡No es tan inusual!).

Fuente de la imagen

Pero una vez que se vislumbra la luz, es prácticamente imposible retirarse y volver a la piel de la semilla.

Tienes que expandirte y crecer. Puedes hacerlo de dos maneras diferentes:

O bien eliges regar el suelo en el que estás creciendo, dedicas tiempo y esfuerzo, dices a la vida, a tu transformación y a toda esta locura de experiencia.

O eliges la negación y resistencia, porque quieres que el proceso se detenga. Ya has sufrido lo suficiente y no quieres seguir luchando. Ya sientes que de todos modos no habrá fin. ¡No, esto no es para ti!

Te diré un secreto:

Vas a convertirte en ese maldito árbol de todos modos.

No puedes resistirte a la vida. Bueno, puedes, es tu elección vivir o no vivir, pero serás devuelto una y otra vez, hasta que hayas aprendido aquello que tu alma vino aquí a aprender. Depende de ti.

Al menos no puede escapar de los planes de tu alma, de una manera u otra te llevará donde quiere que vayas.

Pero puedes arreglártelas para mantenerte en un nivel que no vaya más allá de la supervivencia.

Tus ramas no llegarán a lo alto. Estarás tan concentrado luchando contra lo que estaba destinado a salvarte y servirte; te perderás todo lo que significa estar vivo.

No aprenderás lo que es prosperar. Esto es trabajar contra tu alma, viviendo una vida agotadora y vacía. No alineada con tu alma.

Una batalla de por vida.

Y lo peor de todo: como en tu caja de títeres, tu alma estará completamente despierta. Serás consciente del desastre y sabrás lo que sería posible si abandonaras tu defensa.

Aquello que te enjauló y torturó en el pasado ya no tiene poder sobre ti.

Sobreviviste. Tiraste de las cuerdas, se volvieron delgadas, invisibles al final. Esos lazos no te frenan físicamente.

Solo son energía almacenada. La memoria de los títeres.

Puedes cortar los lazos de una vez por todas y liberar el sufrimiento y la sensación de impotencia que has estado arrastrando detrás de ti como una capa húmeda y embarrada, durante siglos.

Una pesadez que te ha estado agotando. DÉJALA IR.

Arranca la constricción, el sabor a hierro y polvo, que habita tu garganta.

Quema el papel arrugado, la caja completa y observa cómo las llamas devoran tu prisión, mientras bailas de forma gozosa y salvaje.

Eres un Fénix, el fuego es tu elemento. Permite que queme la basura. Deja que arrase y consuma los últimos restos de tu infierno interno.

No tienes que olvidarte del infierno para seguir adelante. Pero recuerda tu nombre y el hogar que llevas dentro de tu corazón.

Es el hogar del amor, el pozo de tu tremenda energía y tu fe inquebrantable. Recuerda tu misión. El sufrimiento ha cumplido su propósito.

Es posible que hayas sentido que te empequeñecía y te hacía más débil, cuando, en realidad, ha sido todo lo contrario.

Solo las almas excepcionalmente fuertes son puestas a prueba a través de los intensos procesos de martillado, pulido y purgado.

La fortuna te favorece, de lo contrario no estarías aquí, no habrías llegado tan lejos. Es una afirmación desafiante, lo sé.

Ahora es el momento de reconocer la completa, aterradora e inmensa magnitud de tu poder y magia.

Has pasado por el infierno. Eso es porque estás aquí para compartir lo que has aprendido en tu viaje.

Cae el telón final. Aquí está, el fin de los títeres. Eres libre.

El mundo no necesita títeres y robots, necesita desesperadamente seres humanos reales con corazones vulnerables y almas poderosas.

Fuente de la Imagen

 

Resulta que eres un alma extraordinariamente sabia y fuerte y estás súper cargado de energía, compasión e intensidad.

Tus heridas son tus reservas de sanación : pueden verter oro líquido en las grietas de las almas de los demás.

Es posible que no se sientas preparado, aunque puedes escuchar tu llamado alta y clara.

Créeme, si lo oyes, estás listo. Sin idea o no, sigue adelante, paso a paso. El pasado se ha ido para siempre y estás recibiendo sugerencias y señales a cada momento.

Déjate guiar por tu alma, ella sabe. ¿Puedes oír su largo suspiro?

«Por fin» , dice, «Por fin escuchas. Confía en mí, querido. A partir de aquí, avancemos”.

 

Artículo original 
Fuente de la imagen principal


Autoría:

Karolina Boldt

Karolina Boldt es Coach, Sanadora, y Escritora.  Tiene un récord Ninja de supervivencia  (i.e. cáncer en etapa final), y, a menudo, se la puede encontrar en medio de un trabajo de transformación profunda, lo que  le ha permitido ganar bastante experiencia en fracasos y avances. Siente un gran amor por los cristales y los sigilos, y no puede vivir sin el chocolate. Puedes conectar con ella a través de su web Disobey With Grace o en Instagram.


 

 

La Sombra y los Sueños, una introducción a la Vía Nocturna

A partir del próximo 21 de marzo iniciamos la difusión en la lista de correo de Witch Hispana. Como agradecimiento por la confianza depositada en el proyecto, nuestros suscriptores tendrán acceso a «Sub Lunae», un taller enfocado al trabajo con la Sombra a través de los sueños.

El objetivo de este trabajo es redefinir y explorar nuestra experiencia en los reinos oníricos, así como mejorar  nuestra práctica mágica, centrándonos en la relación con la Sombra. Se trata de una serie de propuestas destinadas a favorecer, interpretar e integrar el contenido de nuestros sueños.

Está pensado como una semilla que contiene en sí la posibilidad de diversos desarrollos. Hasta dónde profundicéis en estas posibilidades dependerá de vuestras preferencias y necesidades. Podéis sacar de él algunos consejos que os parezcan útiles para el trabajo con sueños a nivel meramente psicológico, pero también podéis considerarlo un entrenamiento introductorio a la Vía Nocturna.

Aunque está concebido para practicantes, no necesitáis tener demasiados conocimientos previos, por otro lado, se ha procurado mantener la neutralidad necesaria para poder ser integrado en una rutina cotidiana o en conjunto con otros trabajos mágicos, independientemente del sistema de referencia o tradición que sigáis.

Para solicitar la suscripción a la lista podéis escribir a: badwitchsp@gmail.com o encrucijadapagana@gmail.com

 

3 Grandes malentendidos acerca de la Astrología

Por Veronica Smith.

En todos los años que llevo hablando de Astrología, me he dado cuenta de que, siendo sinceros, la mayoría de personas no acaban de entender qué es o en qué consiste en realidad.

Así que creo que ayudaré a aclarar algo las cosas hablando acerca de los tres principales malentendidos astrológicos que he encontrado.

1. La Astrología muestra exactamente cuál es tu destino y, en ocasiones, simplemente estas “jodido” por tus estrellas.

Hum, no.  Este malentendido es, a menudo, cosa de buscadores super fluffy que en realidad simplemente están esperando algo o alguien que les diga lo que deben hacer, dado que en su mayoría consideran las circunstancias de su vida como algo “fuera de control”.

Creo que este malentendido dice más de las personas que lo sostienen que de la Astrología en sí.

Se basa en la que creencia según la cual si algo difícil sucede es a causa de una falta externa, nunca propia.

En mi experiencia, la astrología es prácticamente lo opuesto a esto.

En lugar de una sentencia “gravada en piedra”, es más bien como un suave empujón en la dirección correcta, o un suave empujón en la dirección equivocada.

Se parece más a un sistema de GPS, si haces un giro a la derecha y necesitabas hacerlo a la izquierda, se detiene y luego ‘recalcula’ para crear una oportunidad diferente para que lo vuelvas a intentar.

Si escuchas estos “empujoncitos” (también conocidos como la verdad de tu alma y seguir la luz de tu propia guía), la Astrología puede ser una herramienta para ayudarte a vivir una vida vida colmada de tanta plenitud como tu Alma pueda imaginar.

Si no escuchas, bueno, simplemente seguirás ‘recalculando’ una y otra vez (es decir, seguirás repitiendo los mismos patrones disfuncionales ).

 

2. La Astrología no tiene sentido y es algo completamente inventado

Este malentendido se produce a menudo entre el tipo opuesto de personalidad a la de los “destinados” antes mencionados.

Estas son las personas que sienten que su vida está COMPLETAMENTE bajo su control, y sientes que hay una firme frontera que separa el “libre albedrío/ciencia” de la “espiritualidad/creencia”.

Aunque este argumento tiene sentido a primera vista, basta con echar un ojo a la psicología básica para darnos cuenta de que el «libre albedrío» y la «creencia» están mucho más entrelazados de lo que nos gustaría creer.

Nosotros, humanos, tenemos una capacidad limitada para asimilar aquello que nos rodea, y por lo tanto, regularmente «editamos» lo que vemos (es decir, lo filtramos) en función de lo que consideramos «importante.

Lo que es importante para nosotros se basa en la forma en que orientamos nuestras vidas, es decir, nuestras creencias.

La mayoría de las veces vemos intensamente lo que encaja en nuestra estructura de creencias y, literalmente, ni siquiera vemos lo que consideramos «no importante» (también conocido como lo que no encaja en nuestra estructura de creencias).

Un buen ejemplo de esto sería una multitud de personas que explicado lo que vieron después de una leve colisión entre dos coches.

Tal vez una mujer que estaba caminando por la calle cuando ocurrió el accidente vió que uno de los conductores era una atractiva pelirroja. Como recientemente su pareja la había dejado por una pelirroja, esto desencadenó que, de forma inconsciente, culpe a esa conductora como responsable del accidente.

Es posible que otra persona tenga un sesgo inconsciente hacia «las personas ricas que sienten que pueden hacer lo que quieran» y en consecuencia culpa al conductor del coche caro antes que al conductor del coche económico.

Puede que un tercer testigo tenga un sesgo inconsciente hacia las «personas pobres que se hacen la víctima» y por eso culpa al conductor del coche barato.

Tal vez el conductor que *realmente* causó el accidente tiene la creencia de ser un conductor fantástico, y literalmente crea que la otra persona fue la causante.

Y puede que el conductor que técnicamente no causó el accidente crea que es un conductor terrible y esté convencido de ser el responsable del golpe.

Al final, ¿qué tan probable es que todos estén de acuerdo con quien fue el culpable?

Si bien este es un ejemplo un tanto tonto, muestra que la «realidad» no es tan en blanco y negro como nos gustaría pensar que es. (¡Pregúntale a la física cuántica moderna!)

Así que vamos a llevar todo eso un paso más allá.

¿Qué pasaría si en lugar de mirar las cosas objetivamente, las miráramos psicológicamente, incluso simbólicamente?

¿Qué ocurriría si partiéramos desde la comprensión de que las personas y los eventos que nos rodean «ven» la realidad (también conocida como filtro de la realidad) de diferentes maneras, y puede ser imposible aplastar todo en una «verdad» que lo abarque todo?

¿Y si entendiéramos que las personas que tienen el filtro A siempre requieren tal o cual cosa para tener éxito, y las personas del filtro B requieren exactamente lo contrario?

¿Cómo sabríamos quién tiene filtro A y quién filtro B?

Lo sabrías observando sus reacciones.

Cuando tal cosa sucede, responden de esta manera.

Y al reunir miles, incluso millones de ‘filtro A hace esto, y filtro B hace lo otro”, terminarías con un perfil psicológico bastante sustancial, uno que te permitiría, de manera constante, saber cómo interactuar con ellos, e incluso ayudarles a cambiar su realidad hacia una que creas que tiene más sentido.

(Ten en cuenta que seguirás siendo parcial).

Esa reunión de miles, incluso millones de ‘filtro A hace esto, y filtro B hace eso’, es exactamente lo que ha hecho la Astrología.

Es como echar un vistazo al perfil psicológico de la humanidad.

Muestra las categorías de «filtros» que nosotros, como humanos, hemos mantenido y continuamos manteniendo.

El filtro A podría ser un signo solar específico, ya que las personas comenzaron a darse cuenta y tomar registros que las gentes nacidas en esa época del año siempre parecían sostener un filtro particular de la realidad a través del cual habían visto todo.

Y luego probaron eso con las personas que nacieron en ese mismo momento al año siguiente, y al siguiente y al siguiente, así durante miles de años.

En cierto modo, la Astrología es como el estudio psicológico más antiguo y prolongado en el tiempo, jamás realizado.

Puedo prometer que hay MUCHA más lógica e investigación en esto de lo que conocemos.

3. La Astrología se reduce al Signo Solar

Permitidme dejar esto perfectamente claro, tu eres MUCHO MAS que tu Signo Solar.

Si sólo conoces la Astrología a través de tu horóscopo mensual (Estoy hablando a los fluffys del malentendido #1), entonces aún no tienes idea de lo que la Astrología es capaz.

Soy astróloga profesional – literalmente he dedicado mi vida a entenderme a mí misma y a otros a través de este antiguo arte, y aún así creo que los horóscopos mensuales son una tontería fluffy.

Simplemente son demasiado pequeños.

Sí, tu eres tu Signo Solar, pero vamos a suponer que tienes 6 Planetas en otro Signo, definitivamente resonarás con ese otro Signo más que con aquel en el que se encuentre tu Sol.

O si tu sol se encuentra en tu doceava casa y no estás orientado a nada espiritual o humanitario, definitivamente no vas a resonar con nada de lo escrito acerca de tu Sol (Etc, etc).

Este es el motivo por el que algunas personas realmente resuenan con sus horóscopos y otros no lo hacen nunca.

Es simplemente un filtro demasiado restringido para explicar a alguien a través de él.

Este es el motivo por el que se necesita ver tu Carta Natal al completo, no sólo tu Signo Solar. En ella hay más información acerca de lo que eres, lo que necesitas, y que has venido a hacer aquí de la que serás capaz de emplear.

Puedes estudiar Astrología por VIDAS ENTERAS, y aún tener más que aprender, de modo que ¿cómo pueden un puñado de frases, o, aún peor, un meme fluffy, acercarse si quiera a explicar quién eres?

Aunque las divisiones en Signos Solares pueden ser en ocasiones divertidos “resúmenes” no te dejes engañar creyendo que esto es todo lo que hay.

Hay otros 9 planetas principales por encima de tu Sol (y cientos de Asteroides) que se añaden a los significados de tus 12 Casas y Signos.

Cada Planeta, Casa y Signo (por no mencionar todos los ángulos, nodos y otros puntos) se combinan con los demás para crear una compleja sinfonía acerca de lo que tú, singular, único en tu tipo, eres y estás llegando a ser.

Definitivamente la Astrología es mucho más que simplemente tu Signo Solar.

Artículo original 
Fuente de la imagen principal


Autoría:

Veronica Smith

Veronica Smith trabaja con individuos para ayudarles a encontrar claridad en el propósito de sus vidas y reforzar su poder personal a través de sus habilidades astrológicas y empáticas. Para conocer más acerca de su trabajo y acceder a sus cursos podéis visitar su  página web: Soulmapmandalas.com


Eros y el Sendero de la Magia I

Por Carolyn Elliott.

Eros, por supuesto, es otro nombre para el deseo. Específicamente, Eros es el nombre del deseo puro sin apego o miedo. Es también la cualidad de la lascivia, la plenitud, del estar vivos. Fuego y luz.

Eros es el misterioso magnetismo que atrae a aquello que está vivo.

Mesmer lo llamaba “magnetismo animal”. Se lo denomina también por muchos otros nombres: los practicantes de tantra lo llamaban kundalini, los tibetanos tummo, Wilhelm Reich le dio el nombre de “orgone” y, más recientemente, el movimiento de la Meditación Orgásmica lo llama simplemente “orgasmo”.

A menudo se lo reconoce como una fuerza esencialmente femenina, aunque fluye tanto en hombres como en mujeres. Es enrevesada, impredecible, generativa, desafiante, reveladora. Es la sabiduría encarnada.

Yo sostengo que todo en el camino mágico gira entorno a la recuperación de Eros.

El problema

Nuestra sociedad actual – a la que tenemos que buscar un nuevo nombre dado que al extenderse a todos los rincones del mundo ya no se puede considerar “occidental”, así que usaré el término de Heidegger «Gestell» y la denominaré “Encuadre”-, es esencialmente anti-erótica.

Se podría objetar que “hay todo tipo de imágenes sexuales por todos lados en nuestra sociedad, y la pornografía es la mayor de las industrias”, pero la objetificación y la lujuria no son Eros.

La lujuria es la urgencia por poseer, conquistar, usar. Es en realidad parte del impulso de la muerte, Thanatos, porque busca eliminar la sensación y volver a una insensibilidad homeostática confortable.

Thanatos es el hermano gemelo de Eros. En realidad los dos no pueden estar separados, ni deberían estarlo. Resulta que vivimos en una cultura que está intensamente dominada por Thanatos, la voluntad-de-muerte, y esta cultura casi ha provocado la total extinción de Eros.

El Encuadre se centra en un ethos de extracción y almacenamiento de poder.

Es básicamente un ethos de acaparamiento, de acumulación. Esto es lo que las hacen las corporaciones y los bancos. Extraen recursos y buscan obtener ganancias de los mismos.

¿Por qué forma parte esto de la voluntad-de-muerte? Porque en el acto de la extracción, ocurre la muerte. Se matan bosques. Se matan especies. Se matan océanos. Se aniquila la salud y la felicidad de los seres humanos, y a menudo también los cuerpos de esos seres humanos.

Toda esta matanza ocurre porque es imposible extraer valor y poder de su lugar de origen sin interrumpir y, básicamente, destrozar, el sistema que ha creado ese valor.

El enfoque del Encuadre hacia el mundo, la extracción, se basa en la objetificación y la cosificación. Aquellos que extraen, mantienen la postura de ser sujetos cuyo bienestar está separado y aislado de alguna forma del bienestar del mundo “objetivo” que se muestra ante ellos.

No hay nada inherentemente malo en la destrucción. El equilibrio entre la creación y la destrucción es el propio equilibrio entre Eros y Thanatos, la vida y la muerte. Pero algo va mal cuando la destrucción se acelera brutalmente, y eso es lo que tenemos en la actualidad.

Heidegger propuso que lo contrario a la sociedad de Encuadre vendría a ser una sociedad basada en la Poiesis, que quiere decir, creatividad, que quiere decir, Eros.

Él proponía que las tribus antiguas de toda índole mantenían existencias poéticas; existencias en las que vivian en una relación de cultivo creativo con los recursos del mundo, en lugar de en una relación de extracción aniquiladora.

Tenía razón sobre ello, y también tenía razón cuando sugirió que el futuro de nuestro mundo dependía de alejarse del Encuadre y volver a la Poiesis.

¿Qué es la magia?

En vez de apresurarnos a una definición hermética tradicional, vamos a pensar primero en el uso coloquial del término. ¿Cuándo dice la gente que ha experimentado algo “mágico”? A menudo, y sinceramente, es cuando hablan de la experiencia de una conexión intensa, marcadamente sensorial con otro ser humano, la naturaleza o el arte.

“Tenemos un romance muy mágico”.

“El momento en que cogí en brazos a mi bebe por primera vez, fue pura magia”.

“El pasado verano estuve visitando a diario el MOMA estaba enamorado de la magia de aquella obra.”

“Quiero mostrarte este lugar mágico en el bosque donde las libélulas se reúnen por la noche.”

Cuando la gente habla de esta forma, lo que están describiendo es un momento de Eros (un elemento de sus almas que queda fascinado por un elemento de otra alma) expresado en forma humana, natural, animal o artística.

A menudo este momento de fascinación tiene un cierto elemento de trascendencia, cuando en esta relación con otro ser hay un sentimiento de estar fuera del opresivo sentido del tiempo y de la ansiedad habituales.

Este elemento de atemporalidad y trascendencia es la forma en que Eros nos transporta a otra dimensión.

El término “magia” también se usa coloquialmente para describir experiencias de sincronicidad.

La sincronicidad es una correspondencia que se siente de forma subjetiva entre eventos del mundo interior y el mundo exterior.

Cuando ocurre una sincronicidad, experimentamos una conexión que no se puede explicar causalmente, entre símbolos y significados de nuestra vida interior y hechos del mundo exterior.

Es como si el universo estuviera giñándonos un ojo. Nos sentimos menos alienados y solos en estos momentos, y en vez de eso nos sentimos observados, sentidos y cuidados por una fuerza mayor que nuestros egos individuales.

Estos son momentos de Eros entre nosotros y el mismo tejido de la realidad.

Estas experiencias de sincronicidad nos dan una sensación de la naturaleza no dual de la realidad. La realidad no dual es aquello a lo cualquier clase de misticismo apunta: a la no-verdad de la convencionalmente percibida división entre sujeto y objeto, unión definitiva entre materia y conciencia.

Esta unión es en todo punto, por supuesto, antitética a la visión que mantiene girando las ruedas del Encuadre. Hace que la actividad de extracción se vuelva tan obvia como el patético chiste que es.

Mi visión es que el camino del Eros es el camino de la magia, y que este camino es tremendamente importante porque nos lleva hacia la realización experiencial de la verdad no dual, y eventualmente a la comprensión profunda de que no estamos separados, no estamos solos, ni alienados entre nosotros y del mundo que nos rodea.

Continuará en Eros y el Sendero de la Magia II.

Imagen 
Artículo original


Autoría:

© BELLATRIX PHOTOGRAPHY | CAMILA MENDES
Carolyn Elliott

Carolyn Elliott es editora de WITCH magazine y coach de peligrosa reputación. Es autora de Awaken Your Genius: A Seven-Step Guide to Uncovering Your Creativity and Manifesting Your Dreams.  Es conocida por su extraña e incómoda habilidad para sonsacar a personas mágicas realmente inteligentes y de alto rendimiento y conseguir que hagan las cosas que en realidad quieren hacer.

7 Características de la gente mágica

The Mad Magician, 1954.


1. Sabes que eres mágico.

Esta es la importante. En el centro de su corazón, todo el mundo es mágico. Pero la mayoría no lo sabe. Es muy triste, y no es culpa suya. La conciencia de esto ha sido expulsada de su camino de una manera u otra. Nuestra sociedad en general es muy anti-mágica.

La gente mágica siempre tiene una misión. Y parte de esta misión consiste en ayudar a la gente que aún está anclada a la tierra (que es mi manera de decir “gente que está anclada en un materialismo infantil y no es consciente de su propia magia”) a entender que la magia es real y está también en ellos.

Así que, básicamente, si sabes que eres mágico, llevas ventaja. Lo que significa que realmente no necesitas este artículo, pero mira, es internet y nos divertimos.

2. Encuentras toneladas de sincronicidades.

Y tienden a incrementarse cuando dedicas mucho tiempo a la meditación, el arte, el ritual, el movimiento consciente o la plegaria. A veces estas sincronicidades son simplemente bonitas o estúpidas, pero a menudo cambian la vida de forma dramática.

La mayor sincronicidad que le puede ocurrir a una persona mágica es conocer a otra persona mágica, o a un grupo entero de ellos. Es emocionante. Es abrumador. Es amor.

Cuando montones de sincronicidades están ocurriendo, me gusta decir que la red enjuyada se está moviendo. ¿Por qué?

Porque todos somos joyas en una gozosa red de seda infinitamente conectada. A veces la red se mueve replegándose sobre sí misma y de repente encontramos otras joyas. Y es genial.

3. Eres sensible a las estaciones y los ciclos lunares.

Cuanto más mágico eres (y recuerda, ser mágico es simplemente una cuestión de… ¡saber que eres mágico!) más afectan tus asuntos las energías de la luz y las dos grandes luminarias cósmicas de nuestra región (el sol y la luna).

Puedes descubrir que no puedes dormir las noches de luna llena (toda esa energía, ¡tan despierta!) y que pasas a través de los mitopoéticos ciclos emocionales de nacimiento y muerte del mismo modo que la primavera se convierte en verano, el verano se convierte en otoño y el otoño se convierte en invierno.

4. Tienes sueños realmente vívidos.

La gente mágica tiene cuerpos etéricos al menos parcialmente desarrollados. Esto significa, en última instancia, que uno o más de sus chakras (Rudolf Steiner los llamaba «flores de loto») están abiertos y activos.

Tal vez seas una persona mágica con un chakra del corazón gigante, vibrante y altamente empático. O tal vez tu tercer ojo está abierto y te resulta fácil percibir la fluida danza visionaria de todas las cosas.

Al final de este espectro, la gente mágica posee cuerpos etéricos completamente formados que pueden navegar libremente por los planos astrales.

Pero tener abiertos los sentidos de percepción etérica, aunque sea solo un poco, significa que puedes ver el mundo onírico de forma más vívida que otros. Así que esto funciona para ti. Lo cual es bueno.

5. Tu enamoramiento es psicodélico.

Olvida lo de “contigo pan y vino”. Cuando una persona mágica se enamora (muy probablemente de otra persona mágica), es más bien como “contigo ácido, e infusión de setas”. Y no estoy diciendo que las drogas están involucradas.

Me refiero a que la intensidad de dopamina y la oxitocina que se precipita en los cerebros mágicos tiende a producir algo más que un simple apego sexual. Tiende a desencadenar también fenómenos de percepción psíquica (puedes leer los pensamientos de tu amante, de verdad, no sólo «¡Estaba pensando en ti!» «Sabía que estabas pensando en mí, nena”), encuentros con tu amante en el mundo de los sueños, sexo extático que rompe los límites de tu identidad y otras cosas divertidas.

También, ten cuidado con todo eso. Puede volverse peliagudo si tu amante es una de esas personas mágicas que no son demasiado sanas o estables. De los cuales hay bastantes.

La gente mágica se enamora, y todo es como, ¡Increíble!.

7. Tienes abundante prana.

O energía creativa. O genio, como quieras llamarlo.

Wilhelm Reich lo llamó orgon. Kant lo llamó geist. Emerson lo llamó alma. Mesmer lo llamó magnetismo animal. Es energía sexual que se transmute en diferentes tonos de sensación cuando se centra en diferentes chakras y canales en el cuerpo.

En otras palabras, aunque es energía sexual, tu abundante prana no tiene porqué sentirse necesariamente sexual (aunque probablemente ocurra en primavera y verano). Puede sentirse como algo vibrante o una urgente necesidad creativa.

Te obsesionas con la necesidad de escribir ese poema, planificar ese ritual, grabar esa canción, hacer esos brownies picantes de fondant de jengibre. Es implacable.

Además, no importa tu aspecto, te dicen que estás radiante. Y es verdad. Lo estás. Irradias la luz y el calor del cosmos. ¡Eres una estrella, querida criatura mágica!

8. Adoras esparcir la magia en el mundo.

Tu principal motivo para dedicarte al arte, cocinar grandes recetas, cuidar de tu jardín, lo que sea… no es ser rico o famoso, aunque esto estaría bien.

Si eres mágico, tu mayor motivo es difundir la magia a tu alrededor, porque simplemente no soportas no hacerlo. La magia es tan divertida, tan hermosa, tan cálida, tan real.

Esto significa que te desquicias cuando puedes ver claramente la magia en alguien, y ellos no pueden verla en sí mismos. Te desquicia incluso más cuando puedes ver claramente la magia en el mundo, y el mundo en general parece no apreciar su propia magia y cuidarla con ternura.

Por lo tanto, pon tu esfuerzo diario en hacer cosas que aumenten la suma total de magia y maravilla y alegría y amor y deleite en el mundo.

Sube el volumen de todo lo hermoso para que no pueda ser ignorado.

En conclusión,

Eres magia, y yo también, y te amo. Espero que te unas a mí y a un montón de otras personas mágicas en el grupo de Facebook Dreamer’s Tantra , donde hablamos de este tipo de cosas.


Autoría:

Carolyn Elliott es editora de WITCH magazine y una coach con una peligrosa reputación. Es autora de Awaken Your Genius: A Seven-Step Guide to Uncovering Your Creativity and Manifesting Your Dreams.  Es conocida por su extraña e incómoda habilidad para sonsacar a personas mágicas realmente inteligentes y de alto rendimiento y conseguir que hagan las cosas que en realidad quieren hacer.


 

10 Rasgos de una bruja

Hay muchas, pero muchas, más brujas que aquellas personas que se identifican como tales de forma consciente, deliberada o pública.

Permíteme dejar esto bien claro: para ser bruja uno no necesita ser Wicca, nisiquiera Pagano. En absoluto. Yo misma, soy una extraña especie de bruja híbrida budista-cristiana-existencialista dedicada a la magia folk en internet, así que imagínate.

Una bruja es una persona (de cualquier género o creencia) que vive desde su propia validación interior e inspiración creativa en lugar de buscar la aprobación de los poderes establecidos.

La reina Elizabeth I, Jesus de Nazareth, Cleopatra, Yeshe Tsogyel, Juana de Arco, y John Lennon fueron todos grandes brujas con enormes poderes de fascinación, que ejercían gran influencia a través del uso del símbolo y la pompa. Podría nombrar muchos más, pero seguramente ya captas la idea.

Ser bruja es una cualidad inherente al ser, como ser profundamente compasivo o tener buena mano para las plantas. Aunque la brujería venga de nacimiento, precisa del cultivo deliberado para alcanzar su máximo potencial. Se trata de un tipo particular de encarnación espiritual y emocional, no necesariamente una colección de creencias conscientes.

Dicho esto, vamos a ver cómo la propia brujería es algo maravilloso.

Una vez has aceptado y reconocido que eres una bruja, se abre un vasto campo de juego.

Cuando has aceptado que eres una bruja, puedes empezar a cultivar deliberadamente tu poder, puedes dar un sentido al mundo y a tu vida a través de una nueva visión, y puedes empezar a buscar conexiones con otras brujas.

Así que aquí van algunos rasgos comunes que he percibido en las brujas, prueba a ver si los reconoces en ti mismo; es posible que desees empezar a considerarte bruja.

Dado que nuestra forma de ser ha sido perseguida durante milenios, el hecho de considerarse bruja a uno mismo en este momento de la historia tiene gigantescas y positivas ramificaciones políticas e históricas. Podría decir mucho más acerca de esto, pero creo que basta con considerarlo un momento para entenderlo.

Así que, pasemos a los Rasgos de una Bruja.

1. No te importa una mierda.

La cualidad más sorprendente y notable de las brujas es que ellas están en contacto con un nivel de poder intuitivo e imaginativo que les confiere autoridad interior.

Se mueven por su propio genio y no por ningún dogma o fuerza externos. Pueden usar una amplia variedad de herramientas tradicionales o institucionales, pero su poder no depende de autoridades tradicionales o institucionales.

Han despertado la magia dentro de sus propios corazones y está viva y palpitante.

Las brujas son a menudo ofensivas para…  bueno, para casi todo el mundo. Las brujas tienden a ofender tanto la sensibilidad de las personas convencionales, no orientadas mágicamente, y también la de las personas involucradas con la magia que tienen ideas rígidas sobre lo que la magia debe ser.

Casi todo el mundo se alarma ante la presencia de una verdadera bruja como ante un cable de corriente suelto.

Esto incluye a mis controladores ex-novios magos más-sagrados-que-tu. (¡Hola, caballeros! No os preocupéis por mí, ¡mi magia está funcionando a lo grande, aunque jamás haga el Ritual Menor de Destierro del Pentagrama! ¡Espero que sigáis disfrutando de vivir con vuestra mamá! Sí, Bali es genial en esta época del año, y no os echo de menos! Xoxoxoxo, Carolyn)

Si estás muy comprometido con la práctica mágica y el desarrollo espiritual y no tienes ningín interés en cumplir con las expectativas de cualquier otra persona acerca de lo que tu magia o espiritualidad debería ser, entonces puedes ser simplemente una bruja.

2. En serio, no te importa una mierda.

Probablemente en tu vida has tenido un montón de experiencias de personas que han perdido los nervios ante tu característica extraña forma de estar en el mundo, y aunque esto es a veces triste o desafiante, en última instancia, no importa.

Tienes un trabajo que hacer –arte que realizar, gente que sanar, casas que construir, rituales que llevar a cabo, historias que escribir – y simplemente no tienes tiempo de estar calmando constantemente a aquellos que esperan de ti que te adhieras a algún estándar ajeno al de tu propio genio y autoridad interior.

Esto puede significar que eventualmente pasas al modo sigiloso para evitar crear una alarma continua, pero no porque te escondas o evites nada. Lo haces porque tienes cosas que hacer y sólo una cantidad limitada de tiempo disponible aquí, en la tercera dimensión.

3. Pones nerviosa a la gente.

Sin importar lo discreto que te permitas ser en tu apariencia o comportamiento, pones a la gente nerviosa con tu sola presencia. Hay cosas que se pueden hacer para mitigar esto, pero posiblemente sea inevitable.

Para aquellos que buscan a autoridades externas que les digan lo que es bueno y hermoso y está bien, tu presencia – la presencia de una persona inherentemente salvaje totalmente ligada a su autoridad interior-, resulta perturbadora.

Tu presencia es inquietante porque los demás pueden sentir que hay algo en ti que es impredecible e incontrolable. No estás siendo dirigido por los programas convencionales, así que no eres inmediatamente legible para las personas que todavía se dejan dirigir.

4. La gente dice que tus ojos son “hermosos” (lo que quieren decir es que son penetrantes).

La mayoría de personas no encuentran palabras para describir tus ojos. Sólo perciben que hay algo diferente y atractivo en ellos. Ese algo es que tus ojos ven.

Puedes mirar a alguien y ver qué programas se están ejecutando, ver cómo están bloqueándose a sí mismos, ver también aquello a lo que están atados, ver cómo malinterpretan su propia energía sexual y su poder, ver su potencial de liberación. Simplemente es evidente para ti cuando miras a alguien porque tú ya has hecho este trabajo de liberación en ti mismo.

5. Puedes decir siempre cuando alguien está lleno de estas cosas.  

Volviendo a lo anterior. Tu visión penetrante es una especie de percepción psíquica. Puedes ver cómo la gente se engaña a sí misma porque has desentrañado muchos de tus propios engaños. Puedes oír cuando alguien está mintiendo porque puedes percibir que su ser no está en plena resonancia con sus palabras.

6. Has sido perseguido al menos una vez en tu vida.

Como pones nerviosa a la gente nerviosa y no te importa una mierda y probablemente no empezaste en el modo sigiloso, es muy probable que -si eres una bruja- hayas atraído la persecución real en algún momento. Esta podría adoptar la forma de acoso y burlas crueles en la infancia, o la persecución en el ámbito jurídico y profesional como un adulto.

A menudo la persecución se produce forma de rumores maliciosos de antiguos amigos que no pudieron mantener el ritmo de tu crecimiento mágico y luego se sintieron envidiosos. La bondad y la compasión en la práctica de brahmavihara son grandes antídotos a la persecución energética, así como los hechizos tradicionales para protección y una práctica constante en el desarrollo de tu comunicación y habilidades de relación.

7. Encuentras toneladas de sincronicidades y no siempre llevan a lugares bonitos.

Las brujas son básicamente bodhisattvas tántricas; su alma está comprometida a la liberación de sí mismas y de todos los seres lo más rápido posible, idealmente en una vida, utilizando la transmutación alquímica.

Esto significa que están en la autopista kármica, y la vida a menudo se les echa encima de formas muy rápidas y difíciles para ellas. Esto significa que incluso seguir magníficas sincronicidades puede llevar a las brujas competentes a lugares aparentemente oscuros – y esta visita a los lugares oscuros y sucios forma totalmente parte del viaje.

En otras palabras, la vida no es un pastel de “amor y luz” newagero para brujas, a veces puede ser un recorrido por los reinos del infierno.

8. Tu desaprobación maldice visiblemente a la gente.

Una de las razones por las pones nerviosa a la gente es que tienes tanto poder personal que si alguien te disgusta, lo insultas o desapruebas, lo sentirá, y mucho.  Su día quedará arruinado, y puede que también toda su confianza.

Cuando la gente es maldecida por una palabra o una mirada tuya, pierde la conexión con su propia orientación. Parecen aturdidos porque, en sus cabezas, sus pensamientos corren asustados en círculo.

Tu desaprobación afecta tanto a las personas por la misma razón que éstas pueden sentir que tu percepción es penetrante. Este es el «mal de ojo» que ha sido tan temido en tantas culturas a través de la historia.

Por supuesto que se resiente y teme a alguien que tiene el poder de aplastar con una mirada tu confianza porque sabes que, claramente, te está viendo.

Por lo tanto, como bruja, es una buena idea practicar continuamente la consciencia al respecto y transmutar tus propios resentimientos y miedos de forma que no andes salpicando a todos con mal juju sólo porque tienes un mal día.

9. Has experimentado tu magnetismo salvaje en acción.

Tú sabes que tienes el fuego. Has experimentado en abundancia tu habilidad mágica para magnetizar parejas, amigos y otras cosas hermosas.

En ocasiones la gente simplemente se acerca a ti y te dice lo fascinante que eres o cómo tu trabajo los ha conmovido profundamente.

Eres magnético y tienes montones de pruebas de ello, así que simplemente, acéptalo de una vez.

10. Tu experiencia de la cuarta dimensión es más vívida que la experiencia de la tercera dimensión de la mayoría de personas.   

“La cuarta dimensión” es una manera llamar al mundo del espíritu, la emoción, el deseo, la vibración, el sentimiento, la intuición y la imaginación. Es todo aquello invisible que puede tener el poder de afectar dramáticamente aquello que vemos.

En general, para las brujas resulta mucho más fácil navegar en las realidades de la cuarta dimensión que en las de la tercera dimensión.

La tercera dimensión es dura, literalmente. Incluye materia: patas de mesa en las que puedes golpearte los dedos del pie, coches que pueden chocar si no conduces bien, agua que se filtra través de los techos, cuentas que hay que pagar.

Para las brujas, integrar su destreza en la cuarta dimensión con la realidad cotidiana de la tercera dimensión es un desafío importante. La tercera dimensión es más difícil para nosotros que para otros por el simple hecho de que nuestras mentes y corazones en gran medida están habitualmente ocupados por la cuarta dimensión.

Las brujas tenemos menos poder de procesamiento para dedicar a cuestiones de la tercera dimensión, y por esto tenemos que dedicar deliberadamente una parte de nuestra práctica espiritual a tratar con la realidad material – de ahí la magia práctica.


Autoría:

Carolyn Elliott es editora de WITCH magazine y una coach con una peligrosa reputación. Es autora de Awaken Your Genius: A Seven-Step Guide to Uncovering Your Creativity and Manifesting Your Dreams.  Es conocida por su extraña e incómoda habilidad para sonsacar a personas mágicas realmente inteligentes y de alto rendimiento y conseguir que hagan las cosas que en realidad quieren hacer.


 

7 Apuntes acerca del Amor Fati

  1. Amor fati es una expresión latina que significa: “Amor por el propio destino”.

Amor fati  es una expresión latina que describe a la perfección el resultado de haber logrado la integración de la sombra.

La integración de la sombra –el abrazo inquebrantable de lo desconocido y de lo que ordinariamente se reprime, del tabú o de lo que se intenta evitar– es la raíz de toda magia eficaz.

Por lo tanto,  amor fati es un término poético y útil que podríamos emplear para sustituir la engorrosa expresión: “el estado mágico empoderado que resulta del éxito en la integración de la sombra”.

Nietzsche dijo acerca del amor fati en Ecce Homo:

“Mi fórmula para expresar la grandeza en el hombre es el amor fati: el no querer que nada sea distinto, ni en el futuro, ni en el pasado, ni en toda la eternidad. No sólo soportar lo que es necesario, y aún menos ocultarlo –todo idealismo es mendacidad frente a lo que es necesario–, sino amarlo.”

Y en La Gaya Ciencia:

“Quiero aprender cada vez más a ver como algo bello aquello que es necesario en las  cosas: entonces seré uno de aquellos que hacen bellas las cosas. Amor fati: ¡Que sea éste a partir de ahora mi amor! No quiero hacerle la  guerra a lo feo. No quiero acusar, no quiero ni tan siquiera acusar a los acusadores. ¡Que mirar a otro lado sea mi única negación! Y en general y en definitiva: ¡quiero, algún día, ser tan solo un afirmador!”

De la entusiasta descripción de Nietzsche deducimos que el amor fati puede constituir la “grandeza en el ser humano” ya que es sinónimo de la habilidad de estar plenamente presente en todas las dimensiones de la vida, incluyendo las más terribles, sin una reacción aversiva.

  1. El Amor fati constituye un acercamiento a la vida absolutamente libre de vergüenza.

El miedo, dice Frank Herbert en Dune, es el asesino de la mente.

La vergüenza es la asesina de la magia. Lo que es aún peor.

La Magia, o la fuerza bruja, es un tipo de poder que emana de dentro, que no puede ser comprendido de forma racional u objetiva, sino sólo de forma poética y subjetiva.

El poder que emana de dentro, la habilidad de efectuar cambios en el mundo a través de la numinosa cualidad del propio ser y las propias acciones, es distinto del poder que se impone, el uso de la coerción o la amenaza para alcanzar un fin deseado.

Hablando poéticamente, podemos decir que la fuerza bruja es un campo electromagnético de sincronicidad que rodea a una persona, el tono y la intensidad del cual está dramáticamente influenciado tanto por su experiencia de vida como por su reacción/respuesta a ésta.

La fuerza bruja de una persona a menudo actúa de forma semi-autónoma, funcionando sin intención deliberada por parte de su ego.

Con la integración de la sombra y su cuidado intencional a través del símbolo y el ritual,  la fuerza bruja de un individuo se puede aprovechar e integrar a una relación dinámica con la mente consciente.

Este trabajo de cultivo e integración de la fuerza bruja inconsciente con la intención consciente es la finalidad de todas las alquimias, tantras, iniciaciones chamánicas y mágicas que encontramos a través de todos los tiempos y culturas.

En la existencia humana, la vergüenza a menudo coincide con el dolor y el sufrimiento, y los prolonga.

En los últimos dos mil años de historia la dogmática religión organizada (incluyendo la dogmática religión organizada que es la ciencia materialista) ha sobrecargado incesantemente de vergüenza a todo el mundo.

Esta vergüenza y sus dolorosas consecuencias han sido promulgadas y dirigidas muy violentamente hacia las mujeres, las personas de color y las personas de género no conforme / LGBQT; si bien también hay que tener en cuenta que los hombres, incluidos los hombres blancos, sanos y cisgénero (que históricamente han tenido el nivel más elevado de privilegio dentro de la jerarquía de la vergüenza) también han sufrido traumas emocionales y espirituales en este estado de las cosas.

Básicamente, nadie gana realmente en la jerarquía de la vergüenza, porque incluso los “ganadores” –los hombres blancos privilegiados que acabamos de mencionar– reciben los beneficios de su “victoria” (prosperidad material, influencia política) al alto coste de su empatía, capacidad de conexión y acceso a su propia intuición y fuerza bruja, por ejemplo, desde la adhesión a una idea de “masculinidad” convencional, imparcial, que debe mantenerse en orden para conservar sus privilegios.

  1. El Amor fati connota la ausencia de contracción energética y la presencia de una fuerza bruja renovada.

La vergüenza que rodea cualquier aspecto de tu experiencia vital, las energías instintivas o cualidades personales, es una herida que causa una especie de contracción de tu fuerza bruja.

La vergüenza, lamentablemente, es un contagio social. Es una enfermedad únicamente humana, transmitida de persona a persona. Los monos, notoriamente, carecen de ella.

Esta contracción energética de tu fuerza bruja ocasionada por la herida de la contagiosa  vergüenza crea una especie de “cojera” energética. Cuando tienes esta especie de cojera a nivel mágico – como la mayoría tenemos – el campo de sincronicidad que te rodea se ve obstaculizado en su habilidad para provocar manifestaciones felices.

En lugar de esto, de forma bastante molesta, tu campo circundante de sincronicidad provoca manifestaciones que simplemente recrean una y otra vez (con varios matices de finura simbólica y un humor realmente oscuro) la situación original de daño.

Esto es muy poco divertido, y algunos dirían que «injusto» y, sin embargo, me atrevería a decir que es realmente un acto de amabilidad; es la manera del universo de enfrentarnos una y otra vez, con un aspecto jodidamente doloroso de la vida en la tierra que no hemos querido sentir y abrazar completamente, hasta que finalmente estemos dispuestos a querer abrazarlo.

Está de moda despotricar acerca del común y reconfortante dicho «Todo sucede por alguna razón», porque queremos enfatizar que el dolor, la tragedia, el pesar y la violencia no tienen sentido. Esto es también algo bueno y diplomático a tener en cuenta cuando empatizamos con alguien que recientemente ha sufrido algún daño o está de luto. Por supuesto el dolor se percibe absolutamente carente de sentido.

Sin embargo, a riesgo de parecer extremadamente antigua y ofensiva, de hecho mi propuesta es que Todo Sucede por alguna Razón.

La razón no tiene por qué ser particularmente agradable, o algo que se pueda reconocer automáticamente como benevolente, pero parece haber un principio evolutivo alrededor del cual se construye la experiencia humana: el retorno de lo que ha sido reprimido.

No consigues ir más allá de ningún tono de dolor que este planeta ofrezca hasta que estás dispuesto a enfrentarlo con valentía y sin vergüenza.

¿Por qué es la falta de vergüenza un requisito? Porque la vergüenza es el elemento que causará que inconscientemente recrees ese patrón doloroso. Experimenta el dolor sin vergüenza y habrás interrumpido con éxito el patrón.

Este sombrío proceso de recreación de patrones funciona tanto en los niveles individuales como sociales.

Pero no es demasiado útil frotarnos las manos pensando en la disfunción social que se encuentra más allá de nuestro control inmediato –la forma más directa en que la disfunción social llegará a sanarse, eventualmente, es a través de individuos que primero hagan este trabajo para sí mismos y que apoyen a sus amigos y familias en esta labor.

En otras palabras, no hay una salida, sino una vía que recorrer.

Ami James, artista tatuadora

Ahora volvamos a la “cojera”.

Del mismo modo en que el cuerpo físico compensa una herida “robando” energía de otros sistemas, la psique genera estrategias de resentimiento, culpa, codicia, agresión, compulsión, adicción –la panoplia completa del vicio humano– como compensación a la “cojera” energética, sincrónica, generada por la herida de vergüenza en la fuerza bruja.

Estas estrategias también conocidas como vicios –resentimiento, codicia, agresión, compulsión, adicción– funcionan como mecanismos apropiadores de energía.

En otras palabras, debido a que la herida de vergüenza crea una contracción que te deja temporalmente incapacitado para acceder a dimensiones clave de tu propia energía eléctrica-espiritual-sexual interna, los vicios tratan de “apropiarse” de la energía de fuentes externas –la aprobación de otras personas, las drogas, el alcohol, el sexo alienado, el juego, el trabajo compulsivo– para abastecerte.

Este mecanismo de “apropiación” del vicio es la raíz de lo que la gente a veces llama “vampirismo energético”. Todos somos vampiros energéticos, en cierta medida, siempre y cuando mantengamos estos vicios operativos en nosotros.

También estamos todos en una relación codependiente y adictiva con el mundo, otras personas, y con la vida, en la medida en que nos mantenemos en esta situación.

Si te gusta la astrología y te preguntas dónde puede estar tu herida más profunda y tu contracción más intensa, una estrategia simple es echar un vistazo a tu carta natal en astrolabe.com, y buscar la casa y el signo en los que se encuentran tu Saturno y tu Plutón. El libro de Liz Greene Saturn: An New Look at an Old Devil y el de Steven Forest’s The Book of Pluto: Finding Wisdom in Darkness with Astrology son fuentes excelentes para este tema.

  1. El Amor fati nos indica el significado real de la integración de la sombra.

El trabajo de integración de la sombra, tal como se describe en prácticamente todas las fuentes contemporáneas, se explica a menudo como un esfuerzo por “poseer” o responsabilizarse de las cualidades negativas (como por ejemplo las estrategias de compensación/los vicios) que uno preferiría negar que posee.

En este discurso, es común hablar de “poseer la propia codicia” o “poseer la propia agresividad”.

Esto me parece una versión débil y bastante patética de la integración de la sombra.

Porque aunque salir de la negación al contemplar nuestras estrategias compensatorias y sus consecuencias es un movimiento clave para el trabajo con la sombra, según mi experiencia en realidad éste es sólo el primer paso.

En otras palabras, si simplemente te quedas en la fase de dejar de negar tu codicia,  agresividad o resentimiento, aún permanece el hecho de que estás lleno de codicia, agresividad y resentimiento.

Por lo tanto, has logrado reconocer los efectos de tu sombra no integrada, pero todavía no has llegado a integrar tu sombra y su poder.

Esto es debido a que el contenido esencial de tu sombra no es esa codicia, agresividad o resentimiento, o cualquiera que sea el tipo de vicio que tu psique prefiera.

Como hemos señalado, estos vicios son sólo estrategias compensatorias que te ayudan a sobrevivir “apropiándote” de energía.

El contenido real de tu sombra, lo que realmente estás reprimiendo y evitando, es el abrumador recuerdo-sensación del encuentro con energías tabú.

A menudo estas energías tabú son aquellas del deseo sexual (eros), y su más esotérico e inseparable gemelo, el deseo de muerte (thanatos).

Estas energías son tabú por la sencilla razón de que sus efectos son realmente abrumadores para la psique y, si no se contienen, son perjudiciales para las relaciones sociales.

La mitad del trabajo en la magia efectiva consiste en el esfuerzo de crear sólidos contenedores simbólicos y rituales en los que encontrar y abrazar estas abrumadoras energías tabú. Si te fijas, en casi cualquier tradición indígena chamánica se puede ver este trabajo de creación de contenedores.

En la sociedad civilizada dirigida por los Saturninos dogmas gemelos de la religión y la ciencia materialista, prácticamente nadie tiene acceso a contenedores simbólicos y rituales para el encuentro con estas abrumadoras, pero inevitables, energías.

Así que, en ausencia de contenedores mágicos deliberados, el limitante mecanismo contenedor de comprobación por defecto para las experiencias abrumadoras del deseo sexual y el deseo de muerte, de la sociedad civilizada, es la vergüenza.

Y, como hemos señalado, la vergüenza daña. Es básicamente el mecanismo contenedor más jodido y perjudicial que ha existido jamás.

En otras palabras, a pesar de que Freud tenía una severa ceguera centrada en sí mismo que afecta en gran medida su interpretación de la experiencia psicológica (especialmente  su interpretación de la experiencia femenina del trauma), yo diría que estaba muy en lo cierto en su atribución de casi la totalidad de las neurosis (la “cojera” energética de la que hablábamos) a la represión y la vergüenza hacia las sensaciones de deseo sexual y del deseo de muerte.

La teoría de la sombra de Jung (en la que se basan casi todas las débiles versiones modernas del trabajo con la sombra) no tomó en plena consideración la escandalosa base de vergüenza sexual y respecto a la muerte de la sombra, probablemente debido a la propia necesidad de Jung, comprensible pero egoísta, de distanciar su trabajo del de Freud, su mentor convertido en rival.

Como resultado de esta evasión de la sensacional naturaleza vergonzante de la sombra, el propio proceso de integración de Jung, el cual practicó en su ahora famoso Libro Rojo y aplicó con sus clientes…

… si bien es un proceso hermoso y a menudo efectivo a la larga…

… resulta innecesariamente oblicuo, arduo, largo y arcano.

En otras palabras; el símbolo, el sueño, el ritual y la imaginación siempre serán elementos de comunicación efectiva con el inconsciente –Jung estaba en lo cierto al respecto– pero yo diría que la total dependencia de Jung de estas herramientas para llevar a cabo el trabajo de integración también se debió, en parte, a su falta de voluntad para sencillamente confrontar sin rodeos  la sombra y todas sus escandalosas sensaciones.

Freud, a pesar de todos sus fallos de interpretación provocados por su narcisismo, tenía la virtud de una incesante voluntad de confrontar y denominar al contenido de la sombra como lo que es: sexo y muerte, eros y thanatos, el reino del tabú.

  1. Amor fati significa abrazar toda sensación sexual y sensación de muerte, pasada y presente.

Cuando uno está dispuesto a confrontar de forma consciente, deliberada (podríamos decir “ritual») y sin vergüenza alguna y sentir plenamente toda sensación, incluyendo las abrumadoras  sensaciones del recuerdo del encuentro con el tabú, el eros y el thanatos, uno alcanza el amor fati afirmando la esencial y misteriosa “bondad” de la experiencia vital de uno mismo en su totalidad, incluyendo experiencias muy dolorosas y traumáticas.

Quiero ser clara: no estoy hablando en absoluto de una visión fluffy-bunny, de un bypass espiritual, de una “aceptación” pasiva de las dificultades de la vida o de una resignación a la violencia y a la miríada de opresiones de nuestra sociedad.

De lo que estoy hablando es de una forma de crear una “interrupción del patrón” masiva y sanadora en el doloroso ciclo de la vergüenza y sus viciosas estrategias compensatorias, las cuales siempre crean… más dolor y más vergüenza.

Esta “interrupción del patrón” está en el corazón del tantra y la alquimia, los senderos “del rayo” hacia el despertar no-dual. Los caminos del rayo se reconocen ampliamente por ser tan rápidos como potencialmente peligrosos –dado que la simple indulgencia en la sensación del tabú no provoca la iluminación.

El proceso de confrontar con sabiduría, sin vergüenza alguna y sintiendo plenamente  la abrumadora sensación del tabú, obviamente no es fácil. Si fuera fácil y divertido, no nos habríamos dedicado durante miles de años a invertir nuestras energías colectivas en evitarlo.

En mi experiencia, se trata de algo tremendamente desafiante, y requiere un inmenso coraje, fuerza  y una gigantesca y urgente voluntad de despojarse de estrategias compensatorias.

Algunas personas son capaces de hacer este trabajo en solitario, algunas requieren apoyo. Yo no aconsejo intentarlo a menos que tengas una mente sana y estés realmente preparado para tomar máxima responsabilidad como adulto para aceptar el trabajo en toda su extensión.

Yo enseño un método meditativo para realizar este tipo de integración de la sombra al que llamo Existencial Kink (Kink Existencial), y aunque es súper intenso y no apto para cualquiera, también puede ser inmensamente rápido y efectivo, como muchos de mis clientes y participantes de mis cursos pueden atestiguar.

  1. El Amor fati es el estado mágico más eficiente que se pueda experimentar.

Amor fati, el total y extático amor por el propio destino, incluyendo sus dimensiones más dolorosas, es una condición liberada.

Es la condición que Jung llamó “individuación” –porque, para experimentar el amor fati, debes realizar el trabajo de separarte (individuarte) a ti mismo de la vergüenza familiar o social respecto al eros y el thanatos.

También es una forma bastante valiosa y dinámica de conciencia no dual.

El Amor fati otorga a un poder mágico inmenso, primero, porque es la habilidad de tener una relación no-contracturada (no emocional, dañada, aversiva, reactiva) con el dolor y la adversidad.

Piensa en ello durante un minuto. Imagina que tienes el poder de conocer cualquier circunstancia, cualquier emoción, desde una atención despreocupada y sensible.

Imagina que no existe nada ante lo que te tengas que encojer, nada que tengas que evitar.

Es relativamente fácil ver cómo esta capacidad confiere una apertura hacia la vida, hacia otras personas y hacia lo desconocido, que es la condición ideal para la «buena suerte».

La Fortuna favorece a los valientes, reza el dicho.

Arcano de la Rueda de la Fortuna del tarot de SoftAnatomies

Y es muy cierto, cuanto más valiente eres en tu voluntad de sentir de forma plena y de estar presente incluso en las sensaciones más extremas, más abierto estás al amplio campo de la vida y, por lo tanto, estás mucho más expuesto a que la buena fortuna te encuentre.

La buena fortuna no puede contactar fácilmente a los que se pasan la vida evitando el eros y el thanatos, cojeando con los vicios compensatorios.

De hecho, la buena fortuna en sí misma es sumamente sensacional, y si habitualmente bloqueas la sensación con vicios compensatorios, también estarás rechazando inconscientemente los dones de la buena fortuna, porque tu ser ni siquiera los verá como algo bueno: los verá simplemente como algo sensacional, y tu ser ha aprendido a considerar la sensación intensa como algo inaceptable y peligroso.

Así que una clave para obtener un alto nivel de buena fortuna, salud, prosperidad, etc., es este tipo de trabajo intenso con la sombra, en el cual aprendes a recibir sensaciones fuertes.

En segundo lugar, el amor fati proporciona un inmenso poder mágico, ya que corresponde a tener un campo energético sincrónico sano, no debilitado por la vergüenza, y que no recrea la escena original, tristemente dolorosa, para obligarte a lidiar con ella.

En otras palabras, en el amor fati, tu fuerza bruja está capacitada para llevar a cabo una función más alegre, generando relaciones y situaciones positivas a tu alrededor. En esta condición no necesitas estrategias compensatorias para “apropiarte” de energía, por lo que eres capaz de tener una relación no abusiva y comprensiva con la realidad.

Cuando tienes amor fati como fuerza bruja, resultas mucho más atractivo a los aliados de todo tipo que te rodean; humanos, deidades, animales, elementos, –por la sencilla razón de que ya no estás aprovechándote de su fuerza, sino que estás arraigado en tu propia fuerza.

Considera lo siguiente: “vir” es una raíz latina que significa literalmente “fuerza”. Cuando eres “virgen”, te fertilizas a ti mismo, estás lleno de tu propia fuerza. Cuando eres “virgen” también eres “virtuoso” en vez de “vicioso” porque no estás robando energía inconscientemente de otras personas o sustancias.

En términos mágicos, ser virgen y virtuoso no tiene ninguna relación con ninguna forma específica de conducta sexual o inexperiencia o con ser un santurrón/na. Tiene relación con estar en una condición de amor fati, unido con la propia, fuerza divina.

  1. El Amor fati es una afirmación de la identidad divina.

¿Quién crees que eres?

Quiero decir, en verdad. ¿Qué revelan tus actos, elecciones, relaciones, respuestas a las situaciones de la vida, acerca de quién, en lo más profundo de ti mismo, crees que eres?

Si eres como la mayoría de nosotros los humanos, es probable que en algún punto te creas profundamente incapaz de encontrarte cara a cara con la vida y la muerte.

Eso es mentira, y es una parte importante del contagio social de la vergüenza. La vergüenza, como mencionamos anteriormente, es un esfuerzo realmente pobre por crear contenedores para el abrumador encuentro con las sensaciones de eros y thanatos.

Parte de lo que hace a la vergüenza tan pobre como estrategia de contención es una actitud de “Uh, ¡yo no puedo lidiar con esto! ¡Fuera! ¡Fuera!” en lugar de asumir una actitud de “esta experiencia realmente intensa es parte de la vida, vamos a ver qué puedo hacer para encontrarme sabiamente con ella sin volverme loco”.

Mientras creamos profundamente que somos incapaces, es inevitable que nos hundamos en la autocompasión.

Puesto que la sincronicidad es un patrón de significado, y la identidad es lo que nosotros «significamos», cuando nos identificamos con esta ilusión de lamentable incapacidad, generamos circunstancias sincrónicas en nuestra vida que significan: lamentable incapacidad.

De modo que una manera de entender el valor del amor fati es reconociendo que el abrazo del amor fati es una actitud divina.

Y cuando practicamos de todo corazón esta actitud divina, pasando de una postura de autocompasión a una de capacidad de clara visión, alteramos fundamentalmente aquello que creemos que somos, nuestro «significado». Cambiamos este significado, y la firma energética de nuestro ser.

Dado que la sincronicidad, de nuevo, es un patrón de significado, cuando nos identificamos con esta verdad divina de poder asombroso para recibir cualquier cosa con un profundo abrazo dentro de un contenedor de sabiduría, generamos circunstancias sincrónicas que significan: poder asombroso.

En Conclusión

Ahí lo tienes. El menú de hoy: Amor fati. Es impresionante, ve a buscarlo, enciende tu fuerza bruja.

Además: Nietzsche y Freud, como muchos de nosotros, eran imbéciles a veces pero también resultaban estar totalmente en lo correcto en algunos puntos importantes.


Autoría:

Carolyn Elliott es editora de WITCH magazine y una coach con una peligrosa reputación. Es autora de Awaken Your Genius: A Seven-Step Guide to Uncovering Your Creativity and Manifesting Your Dreams.  Es conocida por su extraña e incómoda habilidad para sonsacar a personas mágicas realmente inteligentes y de alto rendimiento y conseguir que hagan las cosas que en realidad quieren hacer.


Imagen destacada: Amor Fati rings, Jason Alton