¿Es tu brujería una muleta?

Por Carisa Holmes

¿Entras en pánico si accidentalmente sales de casa sin tu cristal protector favorito?

¿Crees que necesitas el hechizo perfecto durante la fase lunar perfecta para lograr cambios positivos en tu vida?

En ese caso, puede que estés usando tu brujería como una muleta en lugar de como una práctica de empoderamiento.

Las «herramientas del oficio» de la brujería son tan variadas como las brujas que las utilizan, y pueden ayudar a la realización de nuestro potencial.

Sin embargo, nunca fue nuestra intención cederles nuestro poder.

¿Cuál es tu relación con las herramientas?

Cuando iniciamos un aprendizaje o cuando nos recuperamos de una mala caída, las ruedecitas auxiliares y las muletas son útiles. Sin embargo, cuando usamos la brujería o cualquier herramienta o práctica como muleta espiritual durante mucho tiempo, corremos el riesgo de entregar nuestro poder a algo que está fuera de nosotros.

Podemos comenzar a creer que un cristal tiene más capacidad para arreglar una relación jodida que hacernos cargo de nuestra mierda y decir nuestra verdad.

Nos aferramos a la esperanza de que sahumar nuestra oficina puede protegernos de los compañeros parásitos cuando lo que en realidad necesitamos es establecer mejor los límites.

Podemos quedar atrapados adorando plantas, planetas  y personas, como si fueran más grandes y poderosos que nosotros.

Creer que todo el poder está en la herramienta o en el ritual es como decirle a tu Ser Superior que no confías en su conexión con la Fuente.

Es como creer que tu propia luz es inadecuada y que necesitas un montón de otras cosas a tu alrededor para amplificar su potencia.

Y es obviar totalmente la necesidad de hacer el trabajo con tu sombra antes de poder hacer cualquier tipo de magia eficaz.

Porque no, no fue esa vela roja que faltaba lo que frustró tu hechizo, fuiste tú, amor.

Muchos de nosotros hemos venido aquí para recorrer el sendero de los venenos, para transmutar una tremenda oscuridad en una luz deslumbrante.

Con este camino viene una gran responsabilidad, y culpar a los cristales u otras herramientas de los resultados de tu vida te desvía del camino del empoderamiento y te lleva a los grises suburbios de la ciudad de las Víctimas Indefensas.

No me malinterpretes, me encantan mis cristales.

Mastico resina de olíbano y quemo copal. Me levanto algunas mañanas con un picor de ritual que debe ser rascado.

Invoco a las deidades y enciendo inciensos caseros antes de entrar a mi estudio para escribir y grabar música.

Sin embargo, continuamente me reviso a mí misma y mi relación con mi brujería, y te invito a explorar la tuya también.

En lugar de actuar como una bruja débil y básica, agarrando tu cristal de turmalina negra como protección y fingiendo que no estás segura en este mundo sin él, ¿por qué no elegir integrar el poder de ese cristal en tu caja de herramientas interna?

En lugar de inventar constantemente pociones vegetales para aliviar el dolor, la ansiedad o el malestar, ¿por qué no pedirle a las plantas que te ayuden a sentarte con tu mierda, encontrar su raíz y aprender a amarla para que puedas ser verdaderamente libre?

Aliados, no salvadores

Para mí las herramientas espirituales, así como los cristales, son para trabajar en equipo e  integrarlos, no para depender de ellos. Son aliados que simbolizan cosas como la protección y la claridad, y me permiten centrarme más claramente en mis intenciones.

Cuando monto un altar, sé que es un ritual que tiene poder, pero no todo el poder. Me recuerdo continuamente a mí misma que Yo Soy.

La brujería puede ayudarnos a convertirnos en expertos en ejercer intencionalmente nuestro poder, vivir de manera más auténtica y enfrentar las partes más oscuras de nosotros mismos con compasión y aceptación.

Y, en última instancia, creo que la parafernalia y las creencias de la brujería, como todo buen dogma, nos llevan en última instancia a darnos cuenta de que no necesitamos un dogma.

Somos el poder encarnado, y estamos destinados a vivir esa verdad.

Así que pregunto: Si la brujería se trata de erguirnos en nuestro propio poder, ¿qué necesidad tenemos de tantas muletas?

Artículo original
Fuente de la imagen


Autoría:

Carisa Holmes

Carisa Holmes es cantante / compositora / productora, artista, novelista y asesora de creatividad en el mágico medio oeste. Cree que los artistas son magos poderosos y no hay nada que ame más que cantar, bailar y facilitar el nacimiento del poder creativo en este mundo. Encuéntrela en Facebook y en su sitio web en Carisacreates.com.


 

Tags:

You May Also Like

Cómo liberar tu dolor con Magia de Fuego

A veces, para deshacerte de algo, solamente debes quemarlo. Durante meses, estuve arrastrando la ...

3 Grandes malentendidos acerca de la Astrología

Por Veronica Smith. En todos los años que llevo hablando de Astrología, me he ...