Chamanismo, Brujería y Psicología

Por la Dra. Catherine Winther.

Se han escrito muchos artículos excelentes sobre enfermedades mentales y psicología.

Es muy importante mantener abierta esta discusión porque muchas personas viven con una enfermedad mental.

Sin embargo, a pesar de la omnipresencia de los problemas de salud mental, el estigma que los rodea es inquietantemente real. El sistema médico occidental falla con frecuencia ante la salud mental, a menudo porque la salud mental es un reflejo de nuestra salud espiritual.

El mundo occidental carece de comprensión espiritual y respeto por la experiencia espiritual vivida.

Vivo con varios problemas de salud y salud mental. También soy psicóloga retirada y actualmente trabajo como consejera espiritual.

Tengo tumores cerebrales terminales y varios otros problemas de salud incapacitantes, incluidos problemas de salud mental como depresión y estrés postraumático complejo, que trae consigo alucinaciones, ataques de pánico, etc.

Mientras tomo medicamentos para tratar ciertos síntomas, honro muchos aspectos de lo que yo experimento como mi viaje espiritual.

Mi enfermedad mental puede ser una carga que amenaza la vida real. Algunos días todo lo que puedo hacer es aferrarme y sobrevivir.

Mi victoria es respirar. Pero esta excesiva presión de mis problemas de salud mental puede también producir epifanías como diamantes.

No estoy en guerra con mi enfermedad mental, estoy en conversación con ella.

Explicaré cómo la combinación de psicología y espiritualidad me ha ayudado a lograr esa paz mental.

La psicología intercultural es la rama de la psicología que analiza la intersección de la psicología con las diferencias culturales, incluido el chamanismo y la brujería.

Este brazo vital de la psicología explora y enseña cómo unir nuestra comprensión de la psicología con las perspectivas y creencias de los clientes acerca de sus experiencias.

Este enfoque complementario y cooperativo es esencial para la salud mental de las personas. Ignorar las creencias y perspectivas de una persona la invalida y aísla.

También limita nuestra comprensión del mundo.

Lo triste es que, cuando un cliente llega a mi consulta, ya ha vivido toda una vida de persecución, acoso y malentendidos por ser brujo, chamán, etc.

No es sólo el sistema médico el que necesita cambiar, sino la sociedad en su conjunto.

Hay una frase que dice: «La magia es sólo una parte del mundo que la ciencia no entiende …todavía«. Esto es, en general, correcto. Siempre habrá cosas que están más allá del alcance de la comprensión científica, pero que son importantes para mantener la mente abierta y respetuosa hacia la experiencia vivida de otras personas y otras culturas.

Si cerramos nuestras mentes a explorar y comprender otras culturas, también estamos cerrando nuestras mentes a la verdad y al conocimiento.

Independientemente de cómo se presente un cliente, si tiene una visión del mundo en la que experimenta visiones y voces chamánicas, entonces, a menos que los perjudique a ellos o a otros, no hay razón para desafiar la visión del mundo de otra persona.

Porque, seamos sinceros, lo que está experimentando un chamán, una bruja, un mago, un druida, etc., podría muy bien ser real.

Sé que muchas de las visiones y voces que escucho, especialmente cuando trabajo mis oráculos, son reales, aunque en gran medida no sean verificables.

Mis creencias en torno a la brujería dan a mi vida un significado profundo, tradición y riqueza. Mis creencias me salvaron la vida. Cuando estaba sola en el hospital, entrando en pánico, llena de dolor y sintiendo que estaba muriendo, lo único a lo que podía aferrarme era a mi brujería.

Comprendí que estaba en la parte más tenebrosa de mi viaje, las Tierras Sombrías, la larga noche oscura del alma. Mis creencias en la naturaleza y sus ciclos me recordaron que la luz vendría de nuevo. Y lo hizo.

Las creencias como el chamanismo y la brujería y todas las visiones y experiencias que vienen con estos puntos de vista dan sentido al mundo.

El significado es parte integral de una buena vida. Es la estructura sobre la que construimos nuestros sueños y esperanzas.

Robarle el significado a una persona es perjudicial y no es aquello para lo que los psicólogos se han entrenado … Pero sucede con regularidad.

La psicología intercultural es una rica área de estudio. También es compleja y puede ser difícil abordar todo cuando se trabaja con alguien desde una perspectiva cultural diferente.

Es por eso que hacer sesiones basadas en el cliente son tan importantes.

En un sistema ideal de salud mental podríamos dirigirnos a cada cliente de forma individual y tener en cuenta todas sus diferencias culturales en lugar de tratar de colocarle nuestras etiquetas y obligarlo a ingresar en un hospital psiquiátrico.

Lamentablemente, no hay tiempo ni recursos para hacer esto. Incluso los mejores psicólogos que conozco están bregando por ofrecer el tratamiento, el tiempo y la atención que necesitan los clientes, debido a la falta de recursos.

Eso no quiere decir que no haya casos en que una persona, chamán o no, pueda ser un riesgo real para sí mismo y para los demás.

Mantener a estas personas en un lugar seguro hasta que ya no estén en riesgo es simplemente sentido común. Los problemas sólo surgen cuando los psicólogos tratan el chamanismo, la brujería, etc., puramente como problemas de salud mental.

Las creencias espirituales son sólo un asunto de salud mental si tienen un impacto negativo en la funcionalidad diaria de una persona, por ejemplo, escuchar voces que le dicen que renuncie a su trabajo, que regale todo lo que posee, que dañe a alguien que ama, que se convierta en un mesías en un país extranjero cuyo idioma desconoce, etc.

El sistema de salud está lejos de ser perfecto y con frecuencia falla ante problemas de salud mental.

Se han realizado experimentos en los se trató a un paciente con esquizofrenia llevándolo a África para trabajar con chamanes y como chaman, lo cual aportó un verdadero sentido a su experiencia de salud mental.

Funcionó para él y resultó más eficiente que meterlo en una institución de salud mental.

Esto no quiere decir que funcionaría para todos, pero sí sabemos que cosas como la tradición, el ritual, las creencias, la comunidad, los mitos personales ricos y la creatividad, todo esto ayuda a proporcionar a las personas un significado para su vida.

De por sí, un enfoque de la salud mental que sea espiritual, culturalmente respetuoso y abierto,  es vital para resultados positivos.

No olvidemos que el chamanismo y la brujería tienen mucho que decir para ayudar con los problemas de salud mental.

Sabemos que los estados alterados de consciencia a través de la meditación, el canto e incluso las micro-dosis de alucinógenos pueden ayudar a aliviar el estrés de la mente y a construir un significado.

Los rituales pueden enfocar y calmar la mente y brindar una sensación de arraigo. Tener un sistema de creencias rico y dinámico puede ser muy estabilizador y una buena defensa contra los aspectos negativos de la enfermedad mental.

Pasar tiempo en la naturaleza reduce inmediatamente las hormonas del estrés y puede inspirar asombro, la emoción más curativa de todas.

También he tenido éxito con la recuperación del alma para trabajar con el trauma.

Lamentablemente, en occidente no tenemos los recursos para implementar este enfoque.

Sólo podemos hacer lo mejor que podamos para equilibrar los temas de creencias culturales, salud mental y seguridad junto con el cliente a medida que construimos un significado.

Como psicóloga jubilada, soy consciente de cómo me afecta mi enfermedad mental.

Tomo medicamentos para ataques de pánico, pesadillas y depresión. También tomo medicamentos para el dolor. Y eso está bien.

Esos medicamentos tratan y calman los aspectos de mi ansiedad y depresión que no son útiles y que disminuyen mi poder y mi presencia en el mundo.

Al hacerme cargo de mi salud mental y mis creencias espirituales, diseñé junto con mis médicos y mis mayores un sistema personal de atención para mí.

Incluso en un sistema imperfecto, puedo dar luz y aliento a mis experiencias espirituales para poder compartir esa parte de mí misma con el mundo.

Tú eres el encargado de tu salud mental y espiritual. Tienes el poder, ahora mismo.

El sistema médico es imperfecto, pero tú tienes el poder de hacer uso de ese sistema.

Si estás luchando con la salud mental, intenta encontrar un psicólogo de mente abierta que pueda trabajar contigo para desarrollar tratamientos que respeten tus creencias.

Esto puede llevar tiempo, es posible que veas a varios psicólogos antes de encontrar uno a tu nivel. Recuerda, hay psicólogos que también son chamanes y brujos.

Yo era una psicóloga bruja e incorporé con éxito el tarot y los familiares en mis sesiones clínicas. Independientemente de lo que creas, puedes aprovechar el sistema en tu beneficio y vivir la mejor versión de tu vida, donde la salud mental se maneje de manera adecuada en todos sus aspectos de luz y sombra.

Y si esto suena excesivo, entonces busca a un amigo que te ayude a asistir a las sesiones. No estás sólo.

Mantén esta verdad en tus horas más oscuras, confía en que tienes el poder, tú no estás definido por tus problemas de salud mental, como tampoco por tus visiones chamánicas.

Debajo de todo esto estás tú, tu alma pura, tu poder y tu fuerza. Puedes hacerlo.

Y, finalmente, la medicación no es mala. Si te ayuda, te ayuda.

No importa cómo retorzamos y cambiemos la sustancia por medio de la ciencia, todo lo que los humanos crean proviene de la naturaleza, incluidos los medicamentos.

Parte del papel de una bruja era ser herborista y saber cómo usar plantas, tinturas y pociones para ayudar a la gente.

La sociedad ahora está haciendo eso a una escala mucho mayor y precisa.

Tomar medicamentos no disminuye tu poder.

La salud mental y la espiritualidad pueden ser complementarias.

Nosotros, la gente, las brujas y los chamanes, tenemos la capacidad de conjuntar estos dos sistemas y hacer que funcionen para que podamos vivir nuestra mejor vida.

En la actualidad el poder y la responsabilidad recaen en nosotros. Hazte cargo. Se poderoso. Abraza todo lo que eres.

Tienes derecho a esta vida y derecho a tener una mente sana y un rico tapiz cultural.

Escucha a tus médicos, escucha a tus mayores y, finalmente, escucha a tu instinto.

Artículo original
Fuente de la imagen principal


Autoría:

Catherine Winther

La doctora Catherine ‘West’ Winther es psicóloga retirada y apasionada feminista LGBTQIA, y proviene de una larga línea familiar de creadoras, brujas y lobos. A través de su coven online  en WeaverTarot.com, ofrece lecturas, hechizos, curiosidades y asesoramiento. Su pasión es mantener espacios sagrados de sombra y fomentar la alquimia a través de la conversación. Ayuda a la curación y el crecimiento potenciando de la gran obra, la gran magia, la gran naturaleza, la risa, la sensualidad y la creatividad.


 

Brujería. Las fronteras de la fe y la duda.

“Fe. ¿Qué pasa con la fe? ¿Qué pasa con mis voraces dudas? » Quizá esa sea una de las preguntas más comunes que recibo como lectora, profesora, consejera, e incluso cuando era psicóloga.

La creencia es mantener algo como verdadero a pesar de la ausencia de una evidencia que lo apoye.

Teniendo en cuenta lo poco que los humanos sabemos sobre el Universo en que habitamos, la creencia es, cuanto menos, una construcción psicológica esencial, necesaria en el día a día para mantener nuestra cordura y nuestra sociedad.

Las preguntas acerca de la fe y la duda también me persiguen. La magia(k) me atraía ya a muy temprana edad, pero siempre me sentí como si fuera algo a lo que miraba desde fuera.

¿Cómo lo hacían todas esas personas hermosas y seguras que parecían tener una fe inquebrantable no solo en sí mismas, sino también en su camino y en las energías con las que trabajaban?

¿Cómo lo hacían para que pareciera tan elegante y armonioso? Mientras que, por contraste, yo estaba sentada en una esquina, como una cría repitiendo una y otra vez su molesta cantilena “¿pero, por qué?”.

Durante mucho tiempo vi mi duda como una carga.

Mi mente crítica nos hundió a mí y a mi magia(k) hasta el punto en el que renuncié a la brujería. ¿Por qué molestarse con la magia si no puedes creer en ella?

Me encogí de hombros y razoné que tenía demasiadas preguntas y una mente demasiado crítica para disfrutar de la magia(k).

Estudié una carrera científica y dejé el oficio atrás. Pero en algún lugar, en el fondo, sentía que aquello no estaba bien.

La brujería seguía perturbando mis sueños y llamándome de regreso.

Además, siempre había considerado la ciencia y la matemática como el lenguaje de la magia(k). Para honrarnos a nosotros mismos, a la Tierra y al Universo debemos entenderlas.

Eso es lo que hace la ciencia, permite la comprensión. Entonces, ¿cómo podría estar practicando el lenguaje de la magia(k) pero rechazando el sendero? Este dilema me desconcertó y me dolió durante mucho tiempo.

Mientras trabajaba en mis artículos y tesis, aprendí el arte de formular hipótesis y hacer pruebas, y surgió la pregunta: ¿dónde encajan las brujas si tenemos científicos, matemáticos, físicos, médicos, etc.?

Curiosamente, muchos de los científicos de hoy, aunque agnósticos, se inclinan hacia caminos y filosofías paganas y espirituales.

Las brujas, en mi opinión, trabajan con la ciencia y la comunidad para ayudar a unir a las personas y al medio ambiente alentando una relación sana entre la naturaleza y uno mismo.

Las brujas saben que los humanos estamos programados para creer en un poder superior, y usamos esa predisposición para alentar a las personas a creer  y enamorarse de todo un sistema de maravillas, que incluye el Universo, la Tierra, los animales, las otras personas y los prodigios de lo explicable y lo inexplicable.

Fomentamos el sentimiento de alegría, conexión, enraizamiento, plenitud, amor, transformación y misterio.

Alentamos a las personas a que ocupen su lugar en este sistema y a respetar el lugar de todos los demás seres en él.

Sin embargo, las brujas también se sientan a la orilla de la ciencia, junto con los artistas. Algunos teóricos ahora se refieren a este espacio como las «fronteras».

Las brujas y los artistas exploramos las preguntas de «¿qué pasaría si?» y «¿por qué?» cuando nos enfrentamos a lo inexplicable, al igual que los científicos. Pero no estamos limitados por las subvenciones o la imaginación.

Empujamos los límites más allá de lo mundano. Exploramos todas las cosas que la ciencia no puede explicar (todavía).

Nos apoyamos en los misterios y alentamos la admiración juguetona y la creatividad en lugar del miedo y la culpa.

Las brujas no queremos que la gente tenga miedo del universo en el que vivimos.

La humanidad y el Universo existen, mejor disfrutar de toda la belleza que podamos, tanto en lo conocido como en lo desconocido.

Y, seamos sinceros, el volumen de cosas que los humanos no comprendemos siempre eclipsará lo poco que realmente sabemos.

Podemos temer la vastedad de lo desconocido y servirlo entre capas de vergüenza y cólera, o podemos divertirnos con los misterios y probar nuestra creatividad en este creciente mar de estrellas y soles.

Las brujas y los artistas trabajan para tejer los mitos y los hechos del pasado en la sabiduría, los rituales y las tradiciones del presente.

Este tejido ayuda a mantener unidas la estructura y la memoria de nuestras comunidades. También intentamos empoderar a las personas para que exploren su propia magia(k).

Y tanto los artistas como las brujas crean. Reunimos ingredientes e inspiración para alentar, mover y cambiar a las personas en nuestras comunidades.

Esta inspiración a menudo impulsa a los científicos a avanzar en sus búsquedas. Todo está conectado.

Cuando se considera en estos términos, la brujería es una gran responsabilidad.

Incluso si sólo lo estás haciendo por ti mismo, hay mucho que considerar y aprender.

Cuando esta pequeña perla de sabiduría me golpeó, tuve un auténtico momento de «ajá» y «Dios, qué gran idiota soy».

La duda no es una debilidad, es un aliado.

Para explorar, crear y unir tenemos que hacer preguntas. Tenemos que cuestionarlo todo. Todo el tiempo.

La duda impide que nos volvamos complacientes y estancados.

El Universo se mueve y cambia muy rápido. Es absolutamente vital que hagamos preguntas a medida que avanzamos. Esto es lo que nos ayuda a aprender y crecer.

La duda es también un recurso muy protector.

Una mente crítica también te ayudará a evitar que te conviertas en una oveja más del rebaño, y te protegerá de caer bajo el hechizo del discurso de un líder narcisista.

Si hay algo torcido en un grupo o una persona, tu instinto te avisará con persistentes dudas.

La duda, el pensamiento crítico y la curiosidad son lo que te ayudará evitar seguir la corriente de cualquier tradición impostada.

Es perfectamente natural y normal crear significado y mitología en torno a tu propia vida, pero es importante que tengas una elección consciente al respecto… Aunque este es otro tema para otro momento.

Una mente crítica también ayuda a empatizar y conectar con los demás. Nos ayuda a entender su punto de vista.

Y, si escuchas a tu intuición y haces las preguntas correctas, puedes saber cuando alguien está mintiendo. Hay un gran poder en la duda y el cuestionamiento.

Está bien estar inseguro. Está bien tener dudas, grandes y pequeñas. Está bien hacer preguntas.

Está bien ser crítico. Si alguien te dice que dejes de preguntar, aléjate. Rápido.

Cualquier bruja, brujo, druida, chamán, etc. que veas tiene preguntas y dudas.

La curiosidad combinada con una mente crítica genera una fantástica energía que te ayudará a avanzar y a crecer.

Es más que probable que esas personas a las que se idolatra llegaran a donde están gracias a su duda. Su duda los dejó hambrientos de saber más.

La duda solo se convierte en un problema cuando erosiona tu autoestima.

Ahí es donde realmente comenzó mi sanación.

Una vez que me di cuenta de que mi auténtico problema era dudar de mí misma, desarrollé una mejor comprensión del papel que desempeñaban las dudas en mi vida y mi camino en el oficio se hizo más fácil.

Trabajando para curar mis problemas de dudas sobre mí misma y autoestima, llegué a comprender que era digna del camino mágico y que tenía poder personal.

Llegué a comprender que todos nacemos con el mismo poder y magia(k).

Nadie nace inherentemente con más o menos alma / magia(k) / poder que otro. Todos somos poderosos, mágicos y valiosos.

Lo que hagamos con esa llama interior de la magia(k) depende de nosotros.

Pero, ¿cómo ayudó esto a mis preguntas sobre la fe y la duda? ¿Cómo llegué a manejar mi magia(k) con la misma gracia que esas brujas que había idolatrado?

No lo hice.

A medida que mi confianza y mi autoestima crecieron, aprendí a trabajar y expresar mi magia y mi poder a mi manera.

También aprendí que la perfección era un mito.

Mis hechizos no tenían que ser perfectos. Mi grimorio no tenía que ser perfecto.

En un momento dado era importante dar lo máximo de mí, pero era mejor explorar la magia(k) y practicarla del modo en que yo fuera capaz, que no practicarla en absoluto.

Las ideas de perfección, duda, fe, etc., no deberían detenerte.

La intención pura es importante, pero también es jodidamente rara, seamos realistas.

Esto es porque la fe es un verbo. Es algo en lo que trabajas.

La fe es muy parecida a la meditación. La mayor parte del trabajo de la meditación no se encuentra en losmaravillosos momentos de Nirvana, sino en el trabajo constante para devolver la mente a ese estado de bendito Nirvana.

Se necesita dedicación y trabajo para ser bueno en eso.

La duda es el status quo. La fe es el músculo que tú construyes.

Las investigaciones demuestran que cuanto más fuerte es tu fe, más bajas son tus habilidades de pensamiento crítico.

¿Por qué alguien querría dañar sus habilidades de pensamiento crítico? Ser bruja se trata de equilibrio.

De vez en cuando quiero ser capaz de confiar en el Universo que estoy explorando.

Quiero ser capaz de dejarme llevar en cada una de las expansivas y resplandecientes pulsaciones del espacio y creer, aunque solo sea por un momento, que hay un orden en todo esto, que hay un sentimiento de reciprocidad y amor entre mí y todo lo que conozco.

No sirvo para pensar en blanco y negro.

En mi opinión, la fe y la duda pueden vivir en perfecta armonía simbiótica.

El hecho de que a veces sea incómodo no significa que esté mal, solo significa que tengo más trabajo que hacer tanto para responder a mis propias preguntas como para apoyarme en mi fe.

La elección es siempre nuestra.

La duda no desaparece cuando trabajo con magia(k).

Trabajo arduamente para crear espacios sagrados y momentos que inviten a que se den instantes transparentes de fe y magia- no siempre funciona.

Pero eso no significa que deje de arriesgarme. Tampoco significa que sea un fracaso o una mala bruja.

Al igual que un artista dedica cientos de horas a perfeccionar su arte, un montón de errores forman parte del proceso de hacer una obra maestra.

¿Y esas brujas que solía idolatrar por su poder y gracia? Probablemente me las encontraré  un buen día.

Artículo original
Fuente de la imagen principal


Autoría:

Catherine Winther

La doctora Catherine ‘West’ Winther es psicóloga retirada y apasionada feminista LGBTQIA, y proviene de una larga línea familiar de creadoras, brujas y lobos. A través de su coven online  en WeaverTarot.com, ofrece lecturas, hechizos, curiosidades y asesoramiento. Su pasión es mantener espacios sagrados de sombra y fomentar la alquimia a través de la conversación. Ayuda a la curación y el crecimiento potenciando de la gran obra, la gran magia, la gran naturaleza, la risa, la sensualidad y la creatividad.