TERRA : Una oportunidad de re-conexión con el Territorio

Por Laura Lleonart.

Acabo de pasar uno de los cumpleaños más tristes de mi vida. Sola en casa, haciendo limpieza, tratando de recuperarme de una serie reciente de sismos existenciales, mi feed se llena de noticias acerca de los incendios en el Amazonas.

La alarma ha tardado en llegar a los medios, y mientras se derrumban los árboles, los animales tratan sin éxito de huir de las llamas y las comunidades indígenas asisten a la destrucción del territorio en el que enraízan sus vidas, desde el resto del mundo se alzan las voces por lo que está sucediendo en el “pulmón del planeta”.

Entiendo que se quiera subrayar la importancia del caso apelando al más puro etnocentrismo occidental. Sin embargo, teniendo en cuenta la manera en la que muchos tratamos nuestros pulmones – o a cualquier otra parte de nuestros cuerpos-, dudo que surta algún efecto duradero.

Se apunta a culpables, se identifica a los monstruos: La culpa siempre es de “otros” (si podemos pintarlos del color político del adversario, tanto mejor). No falta, tampoco, la mortificación: El ser humano es una basura que haría bien en extinguirse, en desaparecer de la faz de la tierra… Al fin y al cabo, es más cómodo desaparecer que trabajar por alguna forma de reparación del daño cargando con el peso de que ésta no pueda ser completa.

Aparecen los reproches y discusiones acerca de cuál de las causas anotadas en nuestra agenda común resulta más urgente o legítima: Que como no es Nôtre Dame no remueve conciencias, que nadie habla de los incendios en Siberia, que no está bien mirar tan lejos cuando aquí al lado tenemos bastantes problemas o, al contrario, que los problemas de aquí al lado no son nada comparados con lo que pasa allí.

Lo cierto es que hay trabajo para todos. Todo gesto útil debería ser bienvenido.

Aquí y allá florecen plegarias y propuestas de acción mágica comunitaria. Sin despreciar ni una sola de las buenas intenciones, resulta inevitable preguntarse qué fuerza va a apoyar esas acciones mágicas, qué poder en ellas puede compararse al de aquellos que respiran y laten con las selvas, forzosamente desterrados, quienes, además de apelar al mundo invisible, se están dejando literalmente la piel sobre el terreno.

En el fondo, corremos el peligro de que la intención de fondo de esas plegarias no sea otra que la de tratar de acallar a los demonios que asaltan nuestras conciencias en un momento puntual.

¿Dónde está nuestro (auténtico) poder para transformar la realidad? ¿Cuándo fue la última vez que nuestra magia dió un resultado contundente?

La noticia  de los incendios se convierte en tendencia, se abre camino como un caudal desbordado al que se suman los ríos de aquellos avisos y recordatorios acerca del estado de las cosas que hacemos todo lo posible por ignorar en nuestro día a día.

Cuando algo nos recuerda que el tiempo se nos acaba y nuestros mecanismos de defensa no consiguen ignorar el llamado, se despliega en nosotros un amplio surtido de emociones: rabia, culpa, miedo, impotencia, desesperación. Estas emociones, que deberían movilizarnos a la acción, nos superan, acaban proyectadas contra «el mundo» o «los otros», o nos ahogan en un mar de auto derrota que normalmente cubrimos con una densa capa de autocomplacencia.

Esta manipulación del caos emocional no deja de ser una forma de control y alienación por parte de un sistema que se alimenta de esto para seguir arrasando a sus anchas.

Queremos (necesitamos) hacer algo, pero no sabemos cómo, un Monstruo araña nuestras entrañas, nos agotamos, lo emborrachamos, le damos sedantes, hasta que conseguimos devolverlo al sótano del que ha escapado. Sus pasos nerviosos, el rascar de sus zarpas en el suelo de la prisión a la que lo hemos confinado, seguirán cuestionándonos desde las sombras.

Invertimos mucha energía en mantener al Monstruo encerrado.
Y, tal vez, ese no sea su lugar.

No entendemos lo que está pasando en realidad, ni nuestro papel en el escenario. Una parte de nosotros se ciega de manera refleja ante el dolor de la conciencia. Hemos perdido la referencia de lo que significa ser humanos y habitar un territorio que está tan vivo como nosotros.

Cuando extendemos nuestros vínculos a la tierra que nos sostiene, al aire que respiramos, al resto de seres que laten en un lugar concreto, el Territorio responde. Formamos parte de una realidad que va más allá de los límites de nuestra piel y, al mismo tiempo, es capaz de permearla y afectarnos.

A medida que tomamos conciencia de los vínculos que nos unen al entorno, empezamos a identificar los intercambios que se producen en esta relación, y del mismo modo que la afinidad puede hacer que dos personas ajusten el ritmo de sus pasos, de sus respiraciones, o del latido de sus corazones para sincronizarse, el Territorio nos acompaña.

Mientras el vínculo con el Territorio permanezca olvidado, nos perseguirá la insidiosa y criminal idea de que nada de lo que intentemos será suficiente. Al fin y al cabo, ya estamos bastante convencidos de no ser lo suficiente en otras áreas de la vida.

Hay otras maneras de hacer las cosas.

He dedicado toda mi vida al estudio y la práctica mágica, pero nada en este recorrido puede compararse a lo que supuso la reconexión con el Territorio y el trabajo con la Sombra. Literalmente, me llevaron a reconfigurar mi visión de la realidad y, de paso, a obtener resultados bastante maravillosos en la práctica mágica, que perduran en mi cotidianidad.

Con el objetivo de iniciar el rescate de los vínculos perdidos, orientar nuestra intención y cargar de poder nuestra palabra a través de un intenso trabajo con la Sombra, he decidido ofrecer TERRA, un entrenamiento de tres meses en trabajo con el Territorio.

Tomaremos como base la brujería tradicional, pero va a ser lo suficientemente abierto para que pueda acercarse un practicante de cualquier corriente. Sin embargo, la práctica y la participación serán esenciales para llegar a la clase de experiencias a cuyo encuentro salimos.

Vamos a salir de casa, a mancharnos las manos de tierra, e invitar a algunos de nuestros demonios a nuestra mesa. Hay que hacer el trabajo y nadie obtendrá un diploma al final… Ni lo echará de menos.

Más información en las próximas semanas. Por el momento:

TERRA es un entrenamiento en trabajo mágico con el Territorio y los espíritus que lo pueblan, incluyendo el Territorio urbano. Inicia el 21 de Septiembre y la duración estimada es de 3 meses, en los que se recibirán dos entregas de material por mes, realizando un seguimiento a través de un grupo privado en Facebook.

Puede participar cualquier persona desde cualquier lugar, sólo debe escoger el territorio con el que trabajar y un proyecto en defensa de la naturaleza, del patrimonio o de carácter humanitario con el que colaborar, ya sea a nivel global o local.

TERRA es una iniciativa altruista, tiene un precio y pagarlo es parte del mismo entrenamiento. 2/3 del importe irán destinados a la causa escogida por el participante, el 1/3 restante servirá para el mantenimiento de los proyectos Encrucijada Pagana y WITCH Hispana. El precio se determinará en función del sueldo mínimo interprofesional del país en el que resida el participante. Existe también la opción de convalidarse por horas de voluntariado.

Más información en:  www.encrucijadapagana.org/terra/
O escribiendo a encrucijadapagana@gmail.com

Imagen principal


Autoría:

Laura Lleonart ha dedicado los últimos 20 años de su vida a la investigación y difusión de las tradiciones mágicas y espirituales… Con unos cuantos más en la práctica, actualmente se dedica a hacer de editora de WITCH Hispana, y llevar los podcasts Encrucijada Pagana y Torre Negra.

 


 

 

 

Trabajo de liberación – Amarte realmente a ti mismo

Por Joy KMT.

La magia es intimidad con el universo. Es lo que sucede en el momento en el que decides dejar que las puntas de los dedos de tus pies salgan de las aguas poco profundas y se muevan hacia lo desconocido.

Para todos nosotros, pero particularmente para las personas marginadas, el acto consistente de desatarse es la clave de la liberación, tanto individual como colectiva.

El primer paso para acceder a tu magia, permitirte dejar lo superficial y desatarte, es salir del molino de la superación personal.

Me gustan los rituales tanto como a cualquiera, y las herramientas son excelentes para acceder a tu magia, pero toda la magia proviene de tu intimidad contigo mismo y, por extensión, con el universo.

Si quieres cantar mejor, toma clases de canto, si quieres acceder a otros planos de la realidad, practica tu magia sexual, pero si alguna vez realmente quieres ser tú mismo, abandona el molino de la superación personal. «No es necesario caminar de rodillas durante cien millas a través del desierto, arrepintiéndose».

Estoy tratando de decirte que dentro de tu alma el milagro más salvaje y malvado de la creación está esperando que lo recuerdes. La función de la opresión y el trauma es borrar la memoria del milagro de que eres.

Hemos estado atrapados en una comprensión muy extraña de que hay algo más que lo que somos y estamos destinados a ser. Esta realidad se ve constantemente reforzada por la violencia. Intentamos volver a un jardín del que nos exiliamos. «Solo tienes que dejar que el suave animal de tu cuerpo ame lo que ama».

Sé un predicador de ti mismo. Sé tu mejor amante. Aprende las curvas de tus sombras y la mordedura de tus dientes y la canción de tu alma. Desátate.

¿Cómo puedes ser mejor si nunca has abordado lo que eres con compasión y amor? No al estilo de esas mierdas suaves repetidas hasta la saciedad en las que las personas ocultan su autodesprecio a base de memes de chicas blancas vestidas con falsos tocados indios y una cita de Rumi, o disimulan el odio que sienten por sí mismas bajo la apariencia de empoderamiento y adhesión a alguna causa.

Me refiero a abrir el armario donde has guardado lo peor de aquello que eres, mirarlo de verdad, y amarte de todas formas en cada jodido momento.

Estoy hablando de abrir las heridas de todas las angustias que soportaste bajo la superficie y permitir que la luz de la divinidad toque esos lugares que has escondido incluso de ti mismo. Estoy hablando de la peor mierda que te haya pasado jamás, y de que todavía te atrevas a soñar, a ser, a prosperar, por ser quien eres y no a pesar de ello.

Estoy hablando de sentir toda la desesperanza, la insuficiencia, el miedo, la falta de preparación y dar el jodido salto hacia quién eres de todos modos, no de una manera ingenua, con los ojos cerrados y las luces apagadas, sino completamente desnudo y con los ojos abiertos, dispuesto a hacer el amor a la bestia a tu manera. Con tu cabeza y tu corazón y tus manos y tu trabajo.

Estoy hablando de un tipo guerrero acojonante.

Amarte a ti mismo es una práctica feroz y devocional.

Este mundo está atado a los nudos y las mentiras de la escasez. Atado en espasmos de no merecimiento, de desesperación, de arrogancia, de retener y acaparar el camino a lo divino. De no tener suficiente, de no hacer lo suficiente, de no saber lo suficiente, de nunca ser suficiente. De necesitar que la gente muera más de lo que necesitamos que la gente viva.

Esta es una maldición que requiere la liberación de cada persona en esta tierra, incluyéndote a ti. Esto demanda un compromiso radical para desenmarañar tu magia y amarte realmente a ti mismo. Requiere una intimidad profunda y eterna contigo mismo y con tu universo.

Debajo de las mentiras de la necesidad de ser una mejor persona, ahí estás. Allí estás trayendo la luz de lo divino al mundo. Ahí estás haciendo magia solo por existir. Ahí te estás recordando a ti mismo. Ahí estás deshaciendo los nudos de opresión y los patrones de abuso y trauma generacional. Ahí estás brotando con tu precioso regalo al mundo. Ahí estás.

No es necesario que vayas solo. Si estás listo para transmutar algo de mierda, llámame. Pero esto no es un cómodo paseo por el parque. Este es el trabajo más real que jamás harás.

No me dedico a la autoayuda. No soy un coach de vida. No soy luz y suavidad. Pero si necesitas transformar radicalmente la forma en que te ves a ti mismo y al mundo, si quieres saber cómo salvar tu propia vida, yo soy la indicada. Puedes enviarme un correo a yejidekmt@gmail.com.

* Citas de Los gansos salvajes de Mary Oliver

Artículo original 
Imagen principal: Portada de Wild Seed de Octavia Butler, arte de Wayne Barlowe


Autoría:

Joy KMT es autodidacta, queer, negra, femme, de barrio, poeta, madre y amante. Trabaja desde la posibilidad de lo personal para ser colectivamente transformacional. A menudo combina lo mágico con la realidad de vivir en la encrucijada de las multiplicidades. Es la productora de Her Voice: The Stories, Tales and Myths of Women of Color, que se estrenó en el Festival de música Sunstar y Testify: A Black Womanhood Series. Su poesía ha aparecido en Check The Rhyme: An Anthology of Female Emcees and Poets, Amistad: Howard’s Literary Journal, Black Girl Dangerous, Blood Lotus, an Online Literary Journal, Backbone Poetry Journal, The Feminist Wire, Pluck! the Affrilachian Journal of Arts and Culture, Fledgling Rag, Near Kin: Words and Art inspired by Octavia Butler, y se publicará próximamente en Sugared Water. Si estás interesado en trabajar con ella, puedes escribirle a yejidekmt@gmail.com.

 


 

¿Tu práctica New Age promueve la opresión y la meritocracia?

Por Angela Kaufman

Tal vez pensaste que adentrarte en el misticismo y la espiritualidad de la «Nueva Era» te mantendría a salvo de las actitudes críticas expuestas por las religiones descaradamente patriarcales.

Has trabajado duro para deshacerte de cualquier pensamiento o juicio negativo acerca de otros.

Estás tremendamente iluminado y ni se te ocurre juzgar a alguien por su tono de piel u orientación sexual. Adoras la diversidad, por eso vas a clase de Yoga y lees a Rumi.

Quieres seguir aprendiendo y creciendo, por lo que sigues a los Gurús que tienen las vibraciones más elevadas, sin miedo a decírtelo.

¿Qué pasaría si resulta que la búsqueda por liberarte de cualquier pensamiento “negativo” te ha cegado ante las injusticias que sufren aquellos que te rodean? Esas injusticias que otros no tienen el privilegio de poder ignorar.

Sí. Es una afirmación molesta. Y habrá más.

Porque, aunque no soy la única que habla de estos asuntos, el hecho es que aún hay demasiada gente vendiendo un estilo diluido de meritocracia y opresión.

Uno que se ha vestido con pantalones de yoga y cristales.

Del mismo modo, hay aún demasiada poca gente llamando a estos abusos espirituales por lo que son.

Es posible que estés sacudiendo la cabeza, insistiendo en que eres un ser de luz y amor y nunca oprimirías a otros.

Y posiblemente estés en lo cierto con esa afirmación.

Excepto por el daño que no sabes que estás haciendo.

Creo que quieras ser un catalizador de cambios positivos para otros.

Creo que realmente quieres abrir tu mente y tu corazón y conectar con otros a niveles más profundos.

Creo que tu deseo de no hacer daño es sincero.

Así que sigue leyendo, porque algunas de las cosas que te han enseñado son tóxicas y sin darte cuenta, tu perpetuación de algunas creencias comunes en la New Age puede estar contribuyendo a la opresión de otros.

Y ambos sabemos que no es eso lo que quieres.

¿Manifestación o Meritocracia?

Antes de que “Manifestación” se convirtiera en una palabra popular en el vocabulario de la Nueva Era, la práctica tenía otro nombre.

Magia(k).

Y sí, funciona. Aunque la extrema comercialización de la espiritualidad ha distorsionado el concepto de Magia(k) y manifestación en una nueva forma de abuso emocional.

Hay muy poca diferencia entre un Gurú de la Nueva Era que dice a otros que no han alcanzado aún la estabilidad financiera porque ellos no han trabajado lo suficientemente duro para manifestarla y un teleevangelista que dice a otros que no han logrado la independencia económica porque no han contribuido con suficientes donaciones a la iglesia.

Exacto, este es un suplemento herbal difícil de tragar.

Pero si prestas atención la próxima vez que oigas hablar acerca de la manifestación y podrás escuchar el trasfondo rezumante del Calvinismo y la meritocracia.

Escucharás a la gente decir, por ejemplo, que una persona que vive en la pobreza simplemente no ha aprendido a elevar su vibración lo suficiente

Tal vez la persona que dicta esta opinión ha levantado su propia vibración con la ayuda de una herencia, de una beca o de los ingresos de una esposa.

Aunque creo que necesitamos sintonizarnos con la energía de aquello que deseamos atraer, hay ciertos factores que no pueden ser ignorados.

Generaciones de desigualdad salarial entre hombres y mujeres, gente blanca y no-blanca, por ejemplo, crean barreras reales a la estabilidad económica.

Una persona de color en EEUU que no ha tenido el privilegio de movilidad de clase hasta épocas recientes debido al racismo institucional y a la denegación de créditos o seguros, por ejemplo, no ha fallado en “elevar su vibración”.

Ha sido mantenido en lo más bajo de la cadena salarial por un sistema de supremacista.

Considerando el contexto, esto hace que la vibración de la gente en lo alto de esta cadena alimenticia racista se vea algo… bien… “negativa” …

Por supuesto las personas pueden trascender la opresión, y por supuesto transformar la energía para alinearse con resultados positivos, puede tener cierto impacto incluso ante los desafíos, pero ignorar la opresión para promover la idea de que aquellos que no han alcanzado el éxito es porque no han trabajado suficientemente duro en el ámbito espiritual es peligroso.

Es peligroso porque contribuye a la misma opresión que mantiene a otros marginalizados. Crea una excusa conveniente para los desequilibrios de poder en nuestra sociedad.

Si realmente creo que he ganado por mí misma todos los recursos de los que dispongo (no lo he hecho) nunca veré honestamente cómo mi privilegio reserva para mi cuanto menos algunos de esos recursos, al mismo tiempo que priva de ellos a otras personas que no disfrutan de tal privilegio.

Si me suscribo a la versión comercializada de la espiritualidad de la Nueva Era, permaneceré ciega ante mi privilegio, y lo que es peor, a la opresión que priva a otros de “manifestar” estabilidad.

He aquí una muestra de mensajes de los gurús de la Nueva Era que perpetúan la opresión.

La pobreza es resultado de una baja vibración personal

Sin duda en algunos casos una actitud negativa nos mantendrá estancados en el círculo vicioso del autosabotaje.

Sin embargo, a mayor escala, ¿por qué no estamos examinando el papel que juegan en esto el estancamiento salarial, los préstamos abusivos, la destrucción de los sindicatos y la explotación de la clase obrera debidos a políticas influenciadas por las donaciones de campañas corporativas?

Parece que el uno por ciento ha manifestado una vida cómoda para ellos mismos a nuestras expensas, y no creo que esto tenga algo que ver con que su vibración sea más alta.

Esta creencia es la contraparte de la Meritocracia en el reino espiritual de la Nueva Era.

Dios/la Diosa/El Universo quiere que seas rico

Esta afirmación es un pariente demasiado lejano de la mentalidad de Monarquía por Derecho Divino que lleva a dictadores y reyes a creer que su ascenso se debe al poder de Dios o a un Plan Divino, que en principio parece inocente.

Se siente cálido y agradable creer que el Creador quiere que todos seamos ricos.

En algún nivel, creo que es cierto que nuestro Creador quiere que crezcamos, prosperemos y experimentemos lo que necesitamos para cumplir nuestra misión en esta vida. Incluso lo llamaría ‘abundancia’.

Pero uso este término con cautela porque las palabras abundancia y riqueza han sido distorsionadas por el comercialismo.

¿Quiere Dios que tengas un auto deportivo?

No lo creo.

Si tu misión requiere que tengas acceso a medios de transporte seguros y el Creador quiere que cumplas tu misión, entonces sí, el Creador te ayudará a manifestar medios de transporte.

El resto es tu ego hablando.

Honestamente ¿Cuál crees que sería la prioridad para un Creador benevolente, ver a un puñado de gente entregándose a la opulencia mientras las masas son empobrecidas o ver la riqueza distribuida de manera que cada quién pudiera prosperar y cumplir su misión?

La gente escoge la pobreza para aprender “lecciones”

Creo que escogemos un plan para nuestra encarnación con el fin de aprender lecciones. Aunque también es importante observar, en un contexto más amplio, qué estamos enseñando y aprendiendo los unos de los otros.

¿Es el sintecho alguien que manifiesta una vida de humildad y sacrificio porque es parte de su Karma?

¿O es parte de mi Karma ver al hambriento en la calle y reexaminar porqué estoy contribuyendo a un sistema que incumple nuestro deber social hacia aquellos que sufren económicamente?

¿Qué hay de las lecciones que nos rodean acerca del desequilibrio de poder, la desigualdad en el reparto de la riqueza y los salarios en nuestra sociedad?

Tal vez todos hemos encarnado en esta corrupción del materialismo para poder hacer elecciones conscientes que provoquen cambios significativos en el sistema.

Tal vez sea parte de nuestra lección ayudar a los desahuciados en lugar de contarnos a nosotros mismos entre los justos porque de alguna manera hemos escapado de ese destino.

Por ahora.

Sí, la gente encarna en ciertas circunstancias y papeles para aprender lecciones.

¿Cuál es la lección acerca de responsabilidad social que estás aprendiendo de tus privilegios?

¿Y qué vas a hacer para contribuir a empoderar aquellos cuyas circunstancias te recuerdan las ventajas sociales y económicas de las que disfrutas?

Ya es difícil hablar de dinero en círculos mundanos, aún lo es más explorar honestamente las finanzas y desigualdades en conversaciones espirituales.

El dinero es una medida de energía. ¿Qué dice esto de la energía que nuestra sociedad y cultura si permitimos que pervivan las desigualdades extremas?

¿Qué dice acerca de nosotros como individuos si sólo estamos dispuestos a llevar el dinero a la conversación espiritual cuando ésta está centrada en cómo manifestarlo en mayor cantidad? ¿Cuándo veremos la compulsión como el origen, en vez de la consecuencia, de la vieja guerra de clases?

 

Artículo original
Fuente de la imagen


Autoría:

Angela Kaufman

Angela Kaufman es Intuitive Empowerment Coach, y autora del libro, Queen Up! Reclaim Your Crown When Life Knocks You Down- Unleash the Power of Your Inner Tarot Queen (2018, Conari Press). Su especialidad es  combinar lo místico y lo mundano para ayudar a las mujeres en la encrucijada a conectarse con sus fuentes principales de poder para superar los obstáculos. También es activista y artista. Para obtener más información, visita intuitiveangela.com/inner-queen/